Un informe de la Guardia Civil incluido en el sumario de la ‘operación Rabé’ que investiga las circunstancias de la muerte de Julen, el pequeño de dos años que cayó el pasado 13 de enero a un pozo ilegal de 73 metros de profundidad y 23 centímetros de diámetro en Totalán (Málaga), desvela cómo se formó el tapón de tierra que había sobre el cuerpo del pequeño.

Le puede interesar: España: Esto reveló la autopsia del pequeño Julen.

Según el informe, al que ha tenido acceso el diario El Mundo, el tapón de arena que tanto dificultó el rescate se formó por el desprendimiento de arena que provocó la propia caída de Julen y los primeros intentos de rescatarle.

Los agentes aseguran que los elementos introducidos en el pozo provocaron pequeños desprendimientos de las paredes, que eran “arenosas e imperfectas” tal y como ya apuntó el delegado del Gobierno en la rueda de prensa posterior al hallazgo del niño.

La bolsa de gusanios se extrajo del sondeo después de que la piqueta la ensartase / ARCHIVO
La bolsa de gusanios se extrajo del sondeo después de que la piqueta la ensartase / ARCHIVO

“El contacto entre cualquier elemento que se introdujo en el interior del pozo con las paredes del mismo hizo que se desprendiera con gran facilidad granos de arena, pequeños trozos de arena compactados e incluso piedras de pequeñas dimensiones”, señalan en el informe.

Le puede interesar: Las incógnitas que aborda el informe que apunta a los rescatistas del pequeño Julen.

“Las paredes eran blandas y rugosas, compuestas de materiales sueltos y arenosos fácilmente desprendibles por rozamiento con cualquier elemento”, abundan.

A través de 20 Minutos.

Ir a la portada de BLes

Categorías: Mundo

Video Destacados