Redacción BLes– En España se suscita una gran polémica por la censura a libros clásicos de la literatura infantil como “Caperucita Roja”, “La Bella Durmiente” o “La leyenda de San Jorge” que -según la escuela pública Tàber de Barcelona- son “tóxicos” y “reproducen patrones sexistas”.

El debate ya ha saltado a esferas políticas. Isabel Ayuso, la candidata del PP a la Comunidad de Madrid, manifestó que “los cuentos tradicionales han educado a generaciones enteras de niños felices. Los clásicos son maravillosos, a mi no me han traumatizado (…) Si los padres no están de acuerdo, pues lo que pueden hacer es no comprárselo y no leérselo, pero no demonizar los cuentos tradicionales”.

También algunas personas de los medios de comunicación -aunque una gran minoría- se mostraron críticos, como el periodista Carlos Herrera.

En la red social Twitter también varios usuarios expresaron sus opiniones:

“Esto forma parte de un proyecto pionero para asentar la “igualdad de género” en las escuelas. Una vez más, optan por la censura en lugar de educar ¿A dónde vamos a parar con estas burbujas y posturas extremas? Esto NO es activismo”, opinó la usuaria madamemina.

“Censuran 200 cuentos infantiles incluido Caperucita Roja en Barcelona por “sexistas”. De ahí a la quema de libros de los Nazis hay solo un chasquido de distancia. Pero Eeee que son gente democrática y tolerante…. Lo siguiente será leerles el manifiesto comunista de Marx no?” opinó otro usuario.

Pero hay muchas más opiniones en contra de la medida, por considerarla extrema, irracional y opuesta a los valores tradicionales.

Retiro de los libros

La institución educativa decidió retirar de sus estanterías 200 cuentos infantiles, informó 20 minutos.

Esto ha supuesto remover el 30% de los volúmenes de la biblioteca infantil. Desde el colegio han explicado que el 60% tienen algún estereotipo de género, pero que han optado por dejarlos para no vaciar las estanterías. 

La comisión de género de la escuela ha tomado esta decisión tras un análisis, junto a la Asociación Espai i Lleure (Espacio y Ocio), de parámetros como el grado violencia y los roles desempeñados por los hombres y mujeres en la historia.

Después de analizar 600 libros, esta comisión concluyó en que la mayoría de los personajes femeninos eran “secundarios” y se les atribuían tareas de curas o maternidad o roles relacionados con el amor. En cambio, los masculinos eran “protagonistas” y con actitudes más competitivas y de valentía. 

Ir a la portada de BLes.com.

Video Destacados