Varios dirigentes del movimiento prodemocracia de Hong Kong fueron declarados este martes (09.04.2019) culpables de conspiración para perturbar el orden público por haber participado en 2014 en la llamada “revolución de los paraguas” en la excolonia británica.

Tres veteranos dirigentes y seis coacusados son pasibles de penas de cárcel por haber participado en las manifestaciones que pedían reformas políticas y más democracia al poder central.

Chan Kin-man, profesor de sociología de 60 años; Benny Tai, profesor de derecho de 54; y Chu Yiu-ming, pastor bautista de 75, fundadores en 2013 del movimiento “Occupy Central”, fueron reconocidos culpables de conspirar para alterar el orden público.

Los tres podrían recibir penas de hasta siete años de cárcel, pero por el momento se ignora cuando serán pronunciadas las sentencias.

Tai y Chan y los otros seis -dos actuales legisladores, unex legislador, dos líderes estudiantiles y un activista político- también fueron declarados culpables de incitar la alteración del orden público.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) expresó en un comunicado que el veredicto manda un mensaje “terrible” porque “animará al Gobierno hongkonés a procesar a activistas más pacíficos, lo que frenará aún más la libertad de expresión en Hong Kong”.

Activistas a favor de la democracia en Hong Kong
Activistas a favor de la democracia en Hong Kong

Movimiento demandaba elecciones libres en Hong Kong

El objetivo de “Occupy Central” era bloquear el barrio financiero de Hong Kong, un territorio chino semiautónomo, para exigir la elección del presidente del gobierno local por sufragio universal.

Los dirigentes fueron desbordados por la juventud y el movimiento estudiantil. En el otoño de 2014 la policía reprimió la manifestación disparando gases lacrimógenos.

Los estudiantes se protegieron con paraguas, que se convirtieron en el símbolo de la protesta.

La “revolución de los paraguas” paralizó durante más de dos meses una de las capitales mundiales de las finanzas.

Tras el fin de la rebelión, varios militantes fueron juzgados y condenados. Algunos purgan penas de cárcel, otros fueron despojados de sus derechos cívicos y otros expulsados del Parlamento.

 

Fuente: DW

Ir a la portada de BLes

Categorías: Mundo

Video Destacados