Un profesor de un parvulario en la ciudad china de Jiaozuo (centro) fue detenido bajo la sospecha de que había envenenado premeditadamente a 23 alumnos de entre 4 y 5 años añadiendo nitrito de sodio a su comida, informan hoy medios locales.

Los niños tuvieron vómitos y algunos se desmayaron luego de la comida. El incidente se produjo el 27 de marzo en una escuela de la ciudad de Jiaozuo, en la provincia de Henan. Cinco días después, un niño sigue hospitalizado en estado grave, y siete están en observación.

El nitrito de sodio es un producto químico utilizado para la conservación de carnes pero es tóxico cuando se lo ingiere en estado puro.

Los motivos son aún desconocidos

Aunque la Policía especificó en un comunicado que continúa con las investigaciones y afirmó que todavía no se han esclarecido los motivos del incidente, fuentes policiales citadas por medios chinos aseguran que el profesor, apellidado Wang, podría haber envenenado a los niños para vengarse de uno de sus compañeros.

Padres de algunos de los niños afectados relataron que fueron avisados por la escuela de la situación y que, al llegar allí, se encontraron a sus hijos pálidos y vomitando o incluso desmayados. La información agrega que los niños habían sufrido una intoxicación “relativamente grave”, y que ocho de ellos –incluido el que se encuentra en estado crítico– continúan ingresados en un hospital local.

La escuela ha sido clausurada y el resto de alumnos –el total de niños matriculados ronda los 50– han sido trasladados a otros centros de la zona.

Fuente: DW

Ir a la portada de BLes

Categorías: China Mundo

Video Destacados