La ola de calor extremo que azota a Australia está afectando la salud de las personas, la infraestructura (el asfalto se funde en lugares como Sidney donde la temperatura ha llegado hasta los 47.3 grados centígrados) y también los animales: miles de zorros voladores han sido encontrados sin vida el pasado fin de semana.

Según han reportado medios locales y ONGs, los cerebros de muchos ejemplares de este género de murciélagos han sido ‘hervidos’ al no poder soportar el calor. Miles de ellos -ante las temperaturas extremas- terminaron pereciendo colgados de los árboles.

En la localidad de Campbelltown, un suburbio de Sidney, el termómetro superó los 40°C el pasado fin de semana, lo que causó que los murciélagos “básicamente hirvieran”, afirmó Kate Ryan, directora de la colonia de Campbelltown en diálogo con Camden Narellan Advertiser.

“Había cadáveres por todos lados”, lamentó Ryan describiendo que el calor extremo afecta de manera irreversible el cerebro de los mamíferos. “Su cerebro simplemente se fríe y se vuelven incoherentes”, explicó.

Ilustración fotográfica toma de pantalla

En un recuento preliminar, la organización Help Save the Wildlife and Bushlands in Campbelltown reportó un total de 3000 muertes de zorros voladores.

Algunos de los zorros voladores, exigidos por el calor, tratan de refrigerarse recogiendo agua de lo ríos próximos. Ilustración fotográfica Facebook

Esta entidad, dedicada a la protección de la vida silvestre y los arbustos de Campbelltown, está liderando una campaña para movilizar a la comunidad en ayuda a las especies animales que están siendo castigadas por el calor excesivo en la región.

Ilustración fotográfica. (Google)

Las campañas de protección adelantadas por las organizaciones afines han emitido recomendaciones a la población en el sentido de ayudar a protegerlos, siempre y cuando evitando el contacto directo con ellos puesto que transmiten ciertas enfermedades al causar pequeñas heridas por rasguños o mordeduras al sentirse acosados.

Tratar de hacerlos llegar a un área sombreada es una de las indicaciones, y en caso de que no fuese posible colocarle encima una toalla húmeda o una especie de sombrilla para evitar que los rayos directos del sol incidan sobre los animales. En todos los casos dar aviso a las instituciones que cuentan con personal entrenados en su preservación.

No solo los zorros alados son afectados por las temperaturas elevadas, la fauna en general sufre el estrés propio del calor del verano. En algunos casos se procede a rociar con agua a los animales, tal como se aprecia con un koala en el video siguiente.

Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds