(Redacción BLes) En la actualidad, con el desarrollo masivo de la tecnología y la crisis ética, muchos optan por usar todo tipo de herramientas para lograr sus fines comerciales.

En un artículo anterior, titulado El poder de los mensajes subliminales en la publicidad, habíamos abordado las estrategias que utilizan algunas empresas para promover la venta de sus productos o servicios, manipular y estimular el consumo a través de los diferentes tipos de publicidades subliminales o engañosas, invirtiendo grandes sumas de dinero, incluso si su eficacia no está totalmente comprobada.

En el caso de la política estaría ocurriendo algo similar. Hay una confianza que se da por hecho, los receptores de la comunicación no piensan que se tratará de engañarlos o causarles perjuicio, pero la falta de ética en el mercado y la publicidad se traduce también en la falta de ética en las campañas electorales y partidos políticos.

Además de dar convincentes discursos para seducir a las masas para que le den su apoyo mediante el voto, muchos candidatos y sus partidos arman todo tipo de estrategias como si se tratara de la venta de un producto: la imagen, publicidades, campañas en redes sociales, entrevistas en diferentes tipos de medios de comunicación y hasta el logo o eslogan de la campaña.

Según dicen los expertos, la publicidad subliminal es “una publicidad que supuestamente funciona a nivel subconsciente”, está presente tanto en mensajes visuales como en imágenes en movimiento y buscan manipular e influir en la voluntad del individuo a la hora de realizar una determinada actividad (consumir un producto, una marca, sentir algún tipo de sensación o incitar alguna necesidad).

Estos son algunos casos notorios en el mundo de la política internacional y también en países hispanos que han llamado la atención por intentar ejercer algún tipo de influencia en la intención de voto con mensajes ocultos.

Las primeras publicidades detectadas

En el caso de los mensajes visuales, alterar los niveles de una imagen con un programa de gráficos a veces puede revelar mensajes ocultos. Los niveles controlan las sombras, los tonos medios y las luces de una imagen y modificar esos niveles puede revelar partes que antes no eran visibles.

El tono y la saturación son otros dos aspectos que se pueden modificar para revelar un mensaje oculto. Los mensajes revelados de esta forma a menudo se encuentran en imágenes que están compuestas de muchos colores diferentes mezclados entre sí que no parecen hacer nada. Un ejemplo es una imagen llena de puntos coloreados; cuando se cambia el matiz de la imagen, los patrones ocultos dentro de los colores se vuelven visibles.

Esta foto de George W. Bush tiene una multiplicidad de palabras “sexo” y “obedecer” incrustadas subliminalmente en su cara:

La palabra “sexo” aparece frecuentemente escondida en propaganda política, anuncios y marcos de televisión y cine. El simple símbolo de tres letras, usualmente invisible para la conciencia, es perceptible en el nivel inconsciente.

Su uso se justifica amparándose en las teorías psicológicas de Freud y la estructura del cerebro humano relacionada con fomentar estímulos y promover el deseo. Según el Dr. Wilson Bryan Key, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) los mensajes subliminales a menudo se concentran en los tabúes de la sociedad. Investigaciones psicológicas han demostrado que el efecto de estas palabras es elevado porque poseen una implicación emocional importante.

Se cree que estas técnicas de incrustaciones sexuales se han utilizado en todas las campañas políticas de cualquier magnitud en Estados Unidos y Canadá durante al menos cincuenta años o incluso mucho más tiempo.

Estas palabras incrustadas también están presentes en imágenes en movimiento. Según The New York Times, se detectó un mensaje subliminal en un spot electoral de una campaña de George W. Bush, con una técnica visual que buscaba desprestigiar al oponente y aventajarlo.

Mientras hablaba del sistema de salud y se refería a la propuesta de los demócratas como “Burócratas”, su equipo publicitario entremetió la palabra “Rats” (Ratas), que es resultado de un ángulo de acercamiento de la palabra “Burocrats” (Burócratas), con el objetivo de lograr una asociación entre ambos términos en el segundo 0:24”, casi imperceptible. Si tuvo realmente efecto en influenciar las opiniones de los electores o no, es imposible saberlo.

videoPlayerId=6f83aa9c5

Ad will display in 09 seconds

En otro caso, en las elecciones presidenciales de Francia de 1988, una imagen subliminal del Presidente François Mitterrand apareció durante varios días consecutivos en la secuencia del título del programa de noticias diarias de la televisión nacional francesa. Luego, en 1992, se aprobó una ley para prohibir el uso de imágenes subliminales con fines publicitarios.

La imagen de François Mitterrand, reflejada en el número 2, casi imperceptible a simple vista.

Durante el Mundial de 1986, justo después de que la selección española marcara un gol y el entusiasmo de los aficionados estuviera en su apogeo, apareció por un instante la abreviatura PSOE (Partido Socialista Obrero Español). Esto se convirtió en el episodio más controvertido del mandato de Enric Sopena como director de informativos de TVE.

La aparición de las siglas ‘PSOE’ en la repetición de un gol durante un telediario de TVE. Fuente: Captura de pantalla.

Durante las elecciones de 2000 en España, junto al presentador de noticias Alfredo Urdaci, aparece el logo del Partido Popular (PP) en época de campaña electoral. También se ve una imagen del candidato José María Aznar y las palabras “pensión”, “empleo”, “salud”, “progreso”, “bienestar”, “educación”, etc. No tan sutil, en este caso.

El logo de TVE cambia a PP y también lo hacen las palabras de fondo.

En Argentina, Juan Domingo Perón incluía su imagen y la de su esposa Evita en libros de texto escolares con una evidente asociación parental, como parte de la Doctrina Peronista y los objetivos educativos del Segundo Plan Quinquenal (1952) a través de libros de lectura y cuentos infantiles de Educación Primaria. Dichos libros contaban con oraciones como “Mamá y papá me aman. Perón y Evita nos aman”, “Esa es mamá, esa es Evita”, “Sara y su esposo son peronistas, votaron a Perón”.

Contenido asociando la imagen de Perón y Evita con los vínculos familiares.

Ola de “cambio” en países hispanos

En estos últimos años, algo curioso se vio en las elecciones de España y de varios países de Latinoamérica. No entraría directamente en los casos de publicidad subliminal, pero sí llama la atención la masiva campaña de influencia en redes sociales.

Muchos candidatos y partidos políticos usaron una imagen y slogan similar, que abogaba por un “cambio”, con una estética cuidada también en el material visual de las publicidades y fuertes estrategias por Internet. Es probable que hayan capturado la expresión de deseo de los potenciales votantes. Si fue algo planeado o meras coincidencias culturales, no lo podemos afirmar.

Para las elecciones del 19 de febrero de 2017 en Ecuador, el empresario Guillermo Lasso se presentó en la contienda electoral con su lema “Vamos por el cambio”. Los asesores publicitarios conservaron la imagen “clásica” de la convocatoria, que ha permanecido en la publicidad electoral latinoamericana desde 1973: la multitud marchando por un ideal que recae en un candidato.

En Argentina, el actual presidente Mauricio Macri ganó las elecciones presidenciales con el partido “Cambiemos”, también abogando por el cambio en contrapartida de los candidatos opositores.

En España, Súmate al cambio fue el lema con el que el candidato del PP para las elecciones generales, Mariano Rajoy, se presentó a los ciudadanos durante la campaña electoral centrada en la economía y el empleo.

Campañas en España, Argentina y Ecuador con el lema de “cambio”.

¿También mensajes ocultos en discursos? 

Otro tipo de publicidad subliminal tiene que ver con el backmasking, una técnica sonora en el que se graban sonidos a la inversa en una pista musical, aunque la conciencia solo lo capte al escuchar al revés, el inconsciente lo recibe aún cuando lo escuche normalmente.

En 2009, Rachel Maddow, presentadora televisiva estadounidense, habló en su programa sobre un curioso suceso que se estaba difundiendo masivamente en las redes sociales: “Al reproducir partes específicas de los discursos de Barack Obama al revés se puede escuchar la ‘verdad’ sobre él, que es que le ha jurado lealtad a Satán, es verdad, creéme, lo vi en YouTube”, dice Rachael. 

videoPlayerId=43aa7f24a

Ad will display in 09 seconds

Como ejemplo, menciona un discurso en el que Obama repite una frase dos veces: “Let me express…” (Déjeme decirles…), al reproducirlo a la inversa en el minuto 01:03′ del video que verás a continuación, se escucha como “Serve Satan!” (¡Servir a Satán!). En otros discursos, cuando Obama dice “Yes, we can(Sí, podemos), a la inversa se escucha como “Thank you, Satan” (Gracias, Satán) [ver minuto 01:54′].

La periodista menciona esto como “espeluznante”, se ríe e ironiza al respecto, y afirma que hay una tonelada de usuarios hablando sobre ello en las redes sociales más populares.

En cuanto a la imagen de Obama en medio gráficos, también se encontraron fotos en las que es retratado con una especie de aura angelical, en un intento de mostrar una imagen que se asocie con una especie de santo o salvador.

Las capturas e imágenes gráficas que buscan emular un aura de santidad.

¿Es necesario recurrir a esto?

Si bien la publicidad refleja las actitudes y valores de la cultura que nos rodea, sin duda, tanto ella como los medios de comunicación social, actúan como un espejo que ayuda a dar forma a la realidad que reflejan. Se nutren en un ida y vuelta.

Estos ejemplos que mencionamos anteriormente, aunque generan curiosidad y sorpresa, o indignación por sus intentos manipulativos, nos llaman a reflexionar sobre el rol del publicitario en el mundo de la política, que debe poseer altas normas éticas y un enorme sentido de responsabilidad.

Si una persona tiene una fuerte conciencia y una actitud despierta y cuestionadora, estos intentos de manipulación no le afectarán. Sin embargo, lo que tiene un impacto no es la publicidad subliminal en sí, sino el intento y su justificación para utilizarla y la falta de respeto a los derechos e intereses del público.

No vale todo para lograr un fin. Cuando se es noble y honesto, no hará falta recurrir a engaños ni artimañas para comunicar un mensaje, aunque sea político.

Los mensajes subliminales detrás de las campañas políticas
Califique esta publicación
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds