(Redacción Bles) Un exfuncionario de la ONU declaró que las Naciones Unidas, la fundación británica Oxfam y la Fundación Clinton trafican con niños, vendiéndolos con fines sexuales y también para satisfacer sus propios deseos perversos.

Puede resultar impensable que las organizaciones de ayuda humanitaria que trabajan en nombre del mundo para aliviar algunos de los peores sufrimientos del mundo como el hambre, los terremotos y otros desastres naturales, se manejen bajo las sombras haciendo tales negocios con menores vulnerables e inocentes, mientras que las donaciones y exenciones de impuestos les aseguran la ejecución de sus actividades abusivas.

Vale aclarar –aunque parezca una obviedad- que el sexo con niños es violación, porque las víctimas están por debajo de la edad legal de consentimiento, por eso involucra violencia o secuestro, generalmente de parte de personas muy poderosas que se mantienen impunes desde hace años en una red de pedofilia que atraviesa fronteras.

Testimonio clave

De acuerdo al exjefe de la ONU el Dr. Andrew Macleod, las principales agencias internacionales de ayuda son responsables del tráfico sexual de niños en muchos de los países en los que operan.

El profesor Andrew MacLeod fue jefe de operaciones del Centro de Coordinación de Emergencias de la ONU en Pakistán, y ahora es profesor visitante en King’s College, Londres, y asesor jurídico de Hear Their Gries, que lucha contra el abuso y la violación infantil.

En declaraciones al medio británico Daily Mail en una publicación con fecha 13 de febrero, el exjefe de la ONU proporcionó detalles para demostrar que las organizaciones benéficas de todo el mundo, incluída la Fundación Clinton, cuentan con un número increíblemente alto de pedófilos que son responsables de tráfico sexual.

Asimismo el exfuncionario afirmó que el Servicio Nacional de Inteligencia Criminal del Reino Unido advirtió -hace 20 años- que la pedofilia organizada se estaba extendiendo a los países en vías de desarrollo.

De acuerdo a sus declaraciones, este organismo advirtió que los pedófilos estaban trabajando para organizaciones benéficas internacionales con el fin de tener acceso a los niños. La naturaleza de las fundaciones (supuestamente brindando asistencia humanitaria) también les proporcionó un marco de contención a los abusadores.

Sin embargo, según MacLeod, estas advertencias fueron ignoradas, tal vez porque para ese entonces ya era demasiado tarde.

“Quienes lo niegan están mintiendo o tienen la cabeza tan enterrada en la arena que su ignorancia es deliberada” declaró MacLeod.

Además él afirma que este tema ha sido “de conocimiento común en los círculos de ayuda durante casi 30 años“. De hecho, en 1996, cuando trabajaba para la Cruz Roja en Yugoslavia, se enteró de un club nocturno “Florida 2000” en la ciudad bosnia de Zenica, donde las prostitutas estaban trabajando desde los 14 años.

Estas chicas habían sido traficadas por la ONU, de la nación de al lado, Moldavia, para satisfacer los propios deseos de algunas figuras claves de esta organización.

Kathryn Bolkovac trató de exponer esto en ese momento y MacLeod fue testigo de eso.

La entonces funcionaria se animó a denunciar el crimen y por eso primero fue degradada, y luego despedida. Y no solo eso sino que se lanzó una campaña sistemática para silenciarla y destruir su credibilidad. En el año 2010 su historia se convirtió en una película, “Whistleblower“, protagonizada por Rachel Weisz.

Los trabajadores humanitarios generalmente ganan 41.000 dólares al año, pero ejercen sus labores en países donde las ganancias anuales pueden ser tan bajas como 400 dólares. Esto les proporciona una riqueza relativamente enorme, lo que les permite vivir como reyes y satisfacer a demanda sus gustos pervertidos.

Los pedófilos tienen una gran influencia trabajando para poderosas organizaciones internacionales, como la ONU u Oxfam, y la plataforma perfecta para orquestar el abuso y la explotación de los seres humanos, en particular los más vulnerables de la sociedad: los niños.

Los escándalos de las ONG

MacLeod claramente se animó a hablar por las revelaciones de los trabajadores humanitarios de Oxfam que contrataron prostitutas infantiles en Haití en el año 2011, luego del gran terremoto que asoló en la isla.

La misma ONG envió un investigador experto a Haití para averiguar qué había sucedido, pero cuando no le gustó lo que descubrió, lo terminaron enjuiciando por fraude. Este patrón es bien conocido, destruir al investigador para proteger sus crímenes.

Siete años después, el encubrimiento de Oxfam se está desmoronando y el mismo exdirector de la ONG en Haití, Roland Van Hauwermeiren, admitió haber contratado los servicios de prostitutas en la isla caribeña con fondos de la ONG, según una investigación interna de 2011.

Junto a otros dos líderes de la organización, después del escándalo, el belga Roland van Hauwermeiren, de 68 años, se vio obligado renunciar.

Recientemente la actriz Minnie Driver cortó las conexiones con Oxfam, renunciando a su papel de “embajadora” de la organización benéfica.

Mientras tanto, el Presidente Internacional de Oxfam fue arrestado por fraude en Guatemala hace unos días.

Con estas terribles verdades que se revelan al público, muchos donantes están desconcertados.

A su vez, en un escenario similar, los abusos de la Fundación Clinton en Haití son bien conocidos.

A través de la Fundación Clinton se recaudaron miles de millones de dólares para ayuda humanitaria en la isla caribeña, sin embargo estos nunca llegarona destino y el denunciante apareció muerto de un tiro en la cabeza el año pasado en un hotel en Miami, al igual que tantos otros que han intentado exponer las irregularidades de esta fundación.

Pero no solo esto salpica a la Fundación Clinton en el escándalo de Haití, sino las fuertes implicaciones con casos de tráfico de niños.

Hillary y Bill Clinton brindaron asistencia a la traficante de niños, Laura Silsby, lo que resultó en una reducción de la pena por trata de niños.

Silsby fue arrestada en la frontera con Haití cuando intentaba sacar por contrabando a 33 niños de este país sin documentación después del terremoto, a donde acudió como ayuda humanitaria. Más tarde se descubrió que estos niños no eran huérfanos, sino que tienen padres.

La sentencia de Silsby y los cargos se redujeron después de una intervención de Bill Clinton. Tras el arresto de Silsby, su abogado original, Jorge Puello, fue arrestado en relación con una red internacional de contrabando acusada de tráfico de mujeres y menores de Centroamérica y Haití.

La revelación de esta noticia fue ignorada por los principales medios de comunicación. Debe ser una gran conspiración, ya que, Monica Petersen, Asistente  del Director de the Human Trafficking Center de EE.UU, que fue a Haití a investigar, fue encontrada muerta en Haití sin explicación.

De acuerdo a investigaciones independientes Clinton también estaba relacionada con el pedófilo convicto Jeffrey Epstein, ya que Clinton viajaba con frecuencia en el avión de Epstein lleno de niñas menores de edad, el “Expreso Lolita” e hizo varias visitas a la residencia privada de Epstein conocida como “Isla Orgía”. Clinton tomó su avión privado 27 veces durante su mandato en la Casa Blanca y todos estos destinos no figuraban en la lista.

¿Donald Trump está accionando para detener estos crímenes? 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La orden ejecutiva de Trump dirigida a “Traficantes de personas e individuos corruptos”, firmada el 21 de diciembre de 2017, sugiere que sí lo está.

De hecho, justo antes de que se filtrara ese informe condenatorio, ciertas ONG pro-aborto y de dudosa reputación por casos de pedofilia, reclamaban que la Administración Trump había recortado sus fondos.

Con la campaña global para #pedogate continuando a buen ritmo, es difícil no tener en cuenta que estas organizaciones de beneficencia corruptas han perpetrado los delitos más graves manteniéndose impunes durante demasiado tiempo. Según expertos como MacLeod, se aproximan muchas más revelaciones inquietantes.

Con crímenes perturbadores como estos que tienen lugar en todo el mundo e involucran las vidas de millones de niños inocentes, se necesitan más voces valientes revelando la verdad.

Lea: La compilación completa de “El nuevo orden mundial”.

La ONU y otras organizaciones que ‘salvaguardan’ el mundo en la mira por tráfico de niños y pedofilia
Califique esta publicación
Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds