Compartir

En medio de la pronta llegada de los juegos de invierno en Corea de Sur y el reciente informe de seguridad nacional de la Casa Blanca, se ha suscitado un llamado de atención a los riesgos procedentes de Corea del Norte.

El régimen de Kim Jong Un ha declarado por medio de un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores: “Con nuestros cañones haremos que Estados Unidos se arrepienta amargamente de su estrategia” en respuesta al informe de seguridad Nacional del país americano.

Andrew C. Weber, ex secretario adjunto para programas de defensa nuclear, química y biológica del departamento de defensa, ha declarado la posibilidad de un ataque de tipo biológico con misiles de largo alcance.

De hecho, una de las actividades más preocupantes del régimen está precisamente en el desarrollo de armas de tipo biológico. El factor que agrava su amenaza está en la posibilidad de su envío por medio de misiles intercontinentales.

En cuanto a los análisis realizados a esta problemática, la universidad de Harvard publicó un informe en el que evidencia el potencial desarrollo de armas biológicas encubierto en el programa de agroquímicos auspiciado por el régimen.

De acuerdo con la investigación, los norcoreanos cuentan con 13 patógenos entre los que se incluyen: Ántrax, aleucia tóxica, tifus, estafilococo, brucelosis, disentería, fiebre tifoidea, fiebre amarilla, peste, viruela, fiebre hemorrágica coreana, cólera y botulismo.

Pyongyang se estaría concentrando en la producción de ántrax y viruela. De hecho, en una fotografía, cuya fecha resulta en incógnita, se nuestra a Kim Jong Un en una instalación del instituto de investigación biológica de Pyongyang junto tanques de fermentación que pueden ser usados en la producción de ántrax.

Visita del líder norcoreano al instituto de investigación en tecnología biológica de Pyongyang. Agencia Central de Noticias Norcoreanas (KCNA)

Para Weber “la atención y los recursos que amerita este tema han sido bastante menospreciados”. Este exmiembro del Departamento de Defensa considera que la amenaza de las armas biológicas debería debatirse mucho más en Estados Unidos.

Melissa Hanham, investigadora adjunta del Centro James Martin de No proliferación, asegura que Pyongyang ha tenido logros acelerados gracias a sus científicos inteligentes y un mayor acceso a la información técnica.

A pesar de todo el peso otorgado por las pruebas que evidencian la creación de armas biológicas en las instalaciones de investigación biológica norcoreana, el Centro Belfer de la universidad de Harvard concluye, con cierta dosis de escepticismo, que Corea del Norte tiene capacidad de cultivar y producir armas biológicas.

Un punto que puede explicar esta sugerencia con tono escéptico es que dentro del mismo informe los autores mencionan: “Mientras que los programas nucleares pueden ser monitoreados por el número de pruebas nucleares y el éxito de las pruebas de misiles, los patógenos de cultivo y armas pueden permanecer invisibles a puertas cerradas”.

Evidentes riesgos de un ataque biológico de Corea del Norte encienden las alarmas mundiales
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: Mundo

Video Destacados