Redacción BLes – El Ayuntamiento de Córdoba aprobó ayer la creación un banco de ADN de perros que permita identificar las heces que se encuentren en la vía pública para poder sancionar a las personas responsables. 

La medida, que tiene como objetivo identificar a los dueños de perros que no recojan las heces de sus mascotas, logró ayer martes el apoyo de todos los grupos parlamentarios.

La moción consiste en crear un registro de ADN obligatorio para conservar las huellas genéticas de los perros, poder contrastar el ADN de las heces encontradas en la calle y encontrar así al animal responsable y por ende, al dueño. 

Esta idea surgió en 2011, ante la gran cantidad de quejas ciudadanas que llegaban al consistorio de esta ciudad andaluza por la gran cantidad de excrementos de perro y suciedad que había en los parques de la capital cordobesa.

Por ello, la institución local encargó un estudio para valorar la posibilidad de implantar un sistema que permitiera identificar a los perros por sus heces y, por tanto, se pudiera sancionar económicamente a sus dueños.

El consistorio cordobés es consciente de que este proceso es caro. No obstante, tal y como está planteada la moción, serán los propietarios de mascotas los que tendrán que abonar los gastos de identificación de su animal, unos €20 ó €30 (US$18-US$27). Además, en caso de infracción, el dueño del perro sancionado tendrá que pagar los gastos del análisis de las heces. 

En cualquier caso, crear un banco genético de los perros de la ciudad es más barato, aseguran desde el Ayuntamiento, que aumentar la vigilancia de los policías locales para pillar ‘in fraganti’ al infractor. 

Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds