Redacción BLes – Los recientes acontecimientos han motivado que se reavive el interés en un discurso pronunciado por Vladimir Putin en la clausura plenaria del ‘Valdai International Discussion Club’ del 19 de septiembre de 2013, en el que se abordaron una serie de desafíos a los que se enfrenta la Rusia contemporánea, sin perder vigencia alguna. 

Durante su discurso, enfatizó la degradación moral que asolaba a Europa y Occidente en general -en relación con los estándares políticos habituales- con una excepcional muestra de franqueza.

En medio de la alarma reinante en EE.UU. motivada por un sinnúmero de casos que abarcan desde las múltiples sospechas de tráfico y agresión sexual de niños que recaen sobre las figuras del más alto escalafón de Washington (Hillary y Bill Clinton, Obama, Podesta…) en causas como el PIZZAGATE, a los repetidos casos de extrañas muertes de celebridades vinculadas con redes de pedofilia, los arrestos masivos de pedófilos, etc.

¿Podría significar la alianza surgida entre EE. UU. y Rusia el comienzo del fin de la ‘epidemia pedófila’ que azota el mundo occidental?

Un discurso explosivo

El mandatario ruso, centrándose en los desafíos que afronta la identidad de Rusia a nivel mundial, tanto en lo político como en lo moral, hizo una clara alusión a la amenaza de la imposición y normalización del “satanismo” que sufre EE.UU. y occidente, a través de las corrientes políticas modernas.

El presidente ruso Vladimir Putin durante su intervención en el ‘Valdai International Discussion Club’, en 2015.

“Vemos que muchos de los países euroatlánticos están rechazando sus raíces, incluidos los valores cristianos que constituyen la base de la civilización occidental. Niegan los principios morales y todas las identidades tradicionales: nacionales, culturales, religiosas e incluso sexuales”.

Están implementando políticas que equiparan a las familias numerosas con las parejas del mismo sexo, y la creencia en Dios con la creencia en Satanás”, añadió.

“Los excesos de lo políticamente correcto han llegado a un punto en el que la gente está hablando seriamente sobre el registro de partidos políticos cuyo objetivo es promover la pedofilia”, afirmó acto seguido.

Cabe mencionar, que de acuerdo a un informe del New York Times, a finales de 2012 (durante la administración Obama), Putin aprobó un controvertido proyecto de ley con el apoyo de la Duma Estatal (Cámara Baja rusa) que prohibía que los estadounidenses adoptaran a huérfanos rusos para dejar, al parecer, de exponer a los pequeños a las redes de tráfico de niños que controlaban estas operaciones internacionales.

“Multiculturalismo” o pérdida de la identidad cultural y religiosa

Al adentrarse en el asunto del empeoramiento de la crisis moral, Putin criticó la erosión de la religión tradicional y sus fundamentos morales, y se burló implícitamente del “multiculturalismo” y de sus efectos insidiosos:

“En muchos países europeos, la gente se siente avergonzada o temerosa de hablar de sus afiliaciones religiosas. Las vacaciones se suprimen o incluso se llaman algo diferente; su esencia se oculta, al igual que su fundamento moral. Y la gente está tratando agresivamente de exportar este modelo a todo el mundo”.

Instantánea de la Cumbre histórica entre EE.UU. y Rusia de mediados de julio.

“Estoy convencido de que esto abre un camino directo hacia la degradación y el primitivismo, lo que resulta en una profunda crisis demográfica y moral”, agregó.

El líder ruso criticó explícitamente las formas contemporáneas de “multiculturalismo”, llamándolo “en muchos aspectos un modelo trasplantado, artificial… basado en pagar por el pasado colonial“. 

Hablando abiertamente de que observa conatos de totalitarismo, de pensamiento cerrado y único, donde no hay lugar para la disidencia, solo para un pueblo sometido: 

“Vemos intentos de revivir de alguna manera un modelo estandarizado de un mundo unipolar y de desdibujar las instituciones del derecho internacional y la soberanía nacional”.

“Un mundo tan unipolar y estandarizado”, continuó Putin “no requiere Estados soberanos, requiere vasallos. En un sentido histórico esto equivale a un rechazo de la propia identidad, de la diversidad del mundo dada por Dios”.

¿El principio del fin?

Las evidencias muestran que con la salida de Obama del Despacho Oval y la entrada de Trump, Rusia y Estados Unidos tienen más en común ahora de lo que la memoria reciente alcanza, si tenemos en cuenta la defensa que hace el dignatario norteamericano de la identidad nacional y del disgusto que manifiesta ante las olas de crímenes perpetradas por pedófilos:

“Tengo que hacer algo con estos niños desaparecidos agarrados por los pervertidos. Demasiados incidentes…”, escribió en Twitter el 8 de octubre, “Juicio sumario, pena de muerte”.

@realDonaldTrump

Esta recién nacida coalición hace que muchos “elitistas” estén con mucha preocupación y miedo, inclusive en pánico.

Años y décadas de libre ejecución de pedofilia con tanta impunidad, gozando de protección y apoyo de los más poderosos, que ya hasta en este último tiempo no se esconden más y propagan esta perversa preferencia sexual que atraviesa la línea más bajo de los seres humanos.  

Trump y Putin -ambos líderes conservadores- le dan mucha importancia a revivir la moralidad, los valores tradicionales para la trascendencia de la humanidad y la eliminación de la maldad. Esta es una de las bases principales de su coalición.

Lea: La compilación completa de “El nuevo orden mundial”.

El día en que Putin advirtió que Occidente vive bajo una maléfica amenaza
5 (100%) 2 votos
Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds