Compartir

“No, no hagas eso” le dicen sus amigos con preocupación, sin embargo, él lo hace. Sus amigos quedan atónitos y como es de esperar muchos creen que es un acto de magia, pero en realidad es un acto de ciencia.

¿Y qué pasó?, ¿qué es eso que generó tanta controversia entre sus amigos? Pues ha introducido su mano en hierro fundido sin que en ésta haya quedado el más mínimo indicio de tan irracional acto.

Muchas escenas de este tipo se muestran en redes sociales y otros medios, al final quien ejecuta el acto termina mostrando su cara de satisfacción y los demás solo pueden demostrar su asombro.

En realidad, para que este acto pueda realizarse se necesita el uso de un principio científico llamado Efecto Leidenfrost, el cual fue descubierto en el año 1756 por el físico alemán Johann Gottlob Leidenfrost.

El fenómeno ocurre cuando se forma una capa de vapor alrededor de un líquido. Cuando se encuentra sobre una superficie caliente con temperatura superior a su punto de ebullición, el líquido puede generar una capa gaseosa que lo “protege” del entorno.

Existe un punto óptimo de Leidenfrost que se puede definir como la temperatura para la cual una gota dura flotando más tiempo sobre una superficie caliente.

Este fenómeno es tan peculiar que a finales de 1700 se pensaba que las gotas que quedaban suspendidas sobre superficies calientes representaban un nuevo estado de la materia llamado “estado esferoidal”. Cosa que no es cierta.

Un recurso para usar en el cine y la literatura

Entre los medios, el efecto Leidenfrost ha sido usado múltiples veces. En la película británica de 1955 “Simba, la lucha contra Mau-Mau” se muestra una escena donde se toca un machete al rojo vivo con la lengua.

De igual modo, Julio Verne utiliza el efecto Leidenfrost para explicar por qué un personaje no queda ciego cuándo le acercan una espada caliente a los ojos.

En YouTube se encuentran miles de resultados del efecto y no solo se realiza con metales fundidos a altísimas temperaturas, también aparecen experimentos con hidrógeno líquido.

El alcance más poderoso del fenómeno

La aplicación más poderosa de este efecto se utiliza en tecnologías de fusión nuclear a temperaturas cercanas al millón de grados centígrados, allí una capa de plasma actúa como aislante en el proceso.

Ningún material en la Tierra puede resistir esas temperaturas, solo lo hace el plasma, además las tecnologías de fusión están enfocadas a la creación de micro-soles por lo que el simple efecto de Leidenfrost adquiere un matiz más profundo que el de solo impresionar a nuestros amigos. ¡Ahora se trata de crear soles!

Efecto Leidenfrost, un fenómeno popular en las redes sociales que parece magia pero no lo es
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: Mundo

Video Destacados