Compartir

Redacción BLes – En mayo de este año, una de las últimas oradoras del evento Ted Talks TEDX, la alemana Mirjam Heine, hizo un polémico llamamiento para pedir al público que aceptara a los pedófilos, afirmando que el asunto de que los adultos quieran abusar sexualmente de los niños es un comportamiento “normal”. La disertación, como era de esperarse, estuvo sujeta a críticas y cuestionamientos, sin embargo, al parecer, no fue difundida por los grandes medios de comunicación y hasta fue encubierta por los organizadores.

La conferenciante de TEDx —que causó profunda indignación en la audiencia— continuó diciendo que aquellos que desaprueban la pedofilia son “inmaduros”, aseverando que la percepción pública de los pedófilos debe cambiar”, según los informes replicados en numerosos medios independientes.

La organización TEDx, por su parte, ha intentado encubrir la polémica disertación ofrecida el 5 de mayo por esta estudiante de medicina alemana de la Universidad de Würzburg que versó principalmente sobre las razones por las cuales nuestra percepción de la pedofilia es errónea y tiene que cambiar.

Heine estableció como premisa que la pedofilia no es un trastorno sexual psicopático sino que “según las investigaciones actuales” se trata de una orientación sexual “inmutable” semejante a la heterosexualidad.

“Nadie elige ser pedófilo y nadie puede dejar de serlo. Por lo tanto, es nuestra responsabilidad reflexionar y superar nuestros sentimientos negativos hasta lograr tratarlos con el mismo respeto con el que tratamos a cualquier otra persona”, afirmó.

“Podemos hacer que se sientan miembros valiosos de nuestra sociedad, aunque sean pedófilos”, continuó diciendo.

“No debemos aumentar su sufrimiento excluyéndolos, culpándolos y burlándonos de ellos, porque eso podría resultar el detonante para que cometan nuevos abusos sexuales”, aseguraba mientras intentaba marcar una línea entre los pedófilos que violan a niños y los presuntamente inocentes que no han llegado a hacerlo.

La estudiante de medicina reiteró que lo políticamente correcto es clasificar apropiadamente a la pedofilia como una “orientación sexual inalterable”, en base a los trabajos del Profesor Dr. Beier, director del Instituto de Sexología y Medicina Sexual del Hospital Universitario de Berlín y de la red de prevención “Kein Täter Werden” (“Sin ofender”).

Concluyó su exposición afirmando que dado que los pedófilos no pueden cambiar sus deseos sexuales, a la comunidad solo le resta enseñarles a controlarlos en una sociedad inclusiva.

TED intenta desvincularse de sus contenidos pedófilos

Para tomar distancias del contenido de Heine, TEDx Talks eliminó la citada conferencia tanto de su plataforma como de otros canales de Youtube que declaran que “ya no está disponible el vídeo debido a una reclamación de derechos de autor por parte de TED Talks”, a pesar de que TED publica todos sus vídeos bajo los acuerdos de licencia de Creative Commons —que permite copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato—, y anima a los usuarios a difundir su contenido.

En el Blog de Ted apareció la siguiente entrada confirmando el hecho el miércoles pasado: “Se eliminó una charla que publicamos en el canal de TEDx en YouTube que la organizadora de un evento Talk TEDx independiente había titulado: Por qué nuestra percepción de la pedofilia tiene que cambiar”.

“La decisión de retirar la charla [de Youtube] fue a petición de la ponente… Por su seguridad”.

“En nuestra revisión de la charla en cuestión, en TED creemos que las investigaciones que cita están abiertas a graves interpretaciones erróneas”.

“El TED no apoya ni aboga por la pedofilia”.

A pesar del intento de TED por encubrir a la conferencista, el video ya se hizo viral en las redes sociales.

videoPlayerId=5cef90693

Ad will display in 09 seconds

TED apoyó otra conferencia similar en favor de la pedofilia

Sin embargo, no es la única noticia sobre aceptación de pedófilos en los tiempos recientes ya que en abril encontramos que en otro evento independiente de TEDxSittardGeleen 2018, organizado en los Países Bajos, bajo el tema “Maravilloso mal comportamiento”, la psicóloga y criminóloga Madeleiene van der Bruggen, realizó un llamado al público similar al de Heine pidiéndoles que “maduraran sobre la pedofilia“, cuyo vídeo aún se encuentra alojado en Youtube.

Madeleiene van der Bruggen.

A continuación le mostramos una transcripción de una parte de la conferencia de van der Bruggen —cortesía de los medios alternativos que parecen ser los únicos que se hacen eco de tan extraordinarias noticias—, en la que intenta “normalizar” e instar a la aceptación social de los pedófilos —después de lo cual explica que se sentirán más inclinados a buscar tratamiento:

“¿Cómo podemos tratar abiertamente el problema en la actualidad? ¿Cómo podemos romper el tabú? Bueno, antes que nada, paremos el odio, paremos las vibraciones negativas en los medios y dejemos de tirar piedras a las casas de los delincuentes [sexuales]”. 

“Porque eso no nos va a llevar a ninguna parte. Eso nunca va a resolver este problema. Por favor, seamos racionales con este problema. Hablemos de ello, seamos abiertos y seamos una sociedad madura. ¿Qué pasaría si su hijo se acercara a usted un día y le dijera que está luchando contra los sentimientos pedófilos? ¿Le pegarías o querrías ayudarle?”.

¿Estamos asistiendo a una progresiva legitimación de la pedofilia?

Si analizamos los discursos de las dos ponentes de TED algunos sospecharían que la respuesta a la pregunta de este apartado es “sí”, porque se ha pasado en poco tiempo del discurso de van Der Bruggen de considerar a la pedofilia como una enfermedad y un acto criminal, al de Heine que la declara una orientación sexual inmutable y de algún modo irreprochable.

Esta alarma social no es nueva, ya que muchas figuras sociales, como el sacerdote peruano Mario Arroyo, advierten de que si cambiamos el modo de referirnos a las cosas, aún siendo la misma realidad, se modificará también el modo de percibirla, y gracias a una sugerente “prestidigitación intelectual”, como por arte de magia, lo que antes era malo, aparecerá como bueno, lo que era un crimen, se convertirá en derecho… ¿Sucederá lo mismo con la pedofilia?

Para Arroyo, quien es además Doctor en Filosofía, esta “metamorfosis conceptual” es un proceso bien planeado.

Lo primero es convertir al criminal en víctima —haciendo hincapié en el “sufrimiento y la incomprensión” que padece un pederasta y en la “injustificada estigmatización social”—, un rápido y razonable cambio de enfoque.

El segundo paso consiste en no considerar a estas personas como criminales sino como enfermos, lo cual les exime en gran medida de responsabilidades. Así que más que un castigo necesita terapia porque “es inútil negar lo que uno es”, “ir contra su propia naturaleza, contra sus deseos más vehementes”. “Mejor es aceptar lo inevitable y encauzarlo del modo adecuado, de forma que produzca menos estragos”.

En el tercer paso se elimina completamente su carácter de enfermedad. “Es algo natural, que nadie elige, así que lo más probable es que se haya nacido así”, “¿por qué considerarlo una patología?” “Más que enfermedad de los pedófilos, la enfermedad social será la de aquellos que se dejan llevar por sus prejuicios culturales heredados”. “No son enfermos los pedófilos, sino los ‘pedofóbicos'”. 

La fase definitiva y la más difícil del proceso se activa cuando el pederasta ha sido aceptado por la sociedad. Entonces los “científicos e investigadores” culpabilizarán a los prejuicios sociales en materia sexual de ser la raíz de la enfermedad de los violentos “pedofóbicos”, hallando soluciones al “problema” en la deconstrucción de los criterios sociales heredados y los tabúes sexuales, proclamando que se hace necesario liberar la sexualidad “reprimida” de los niños mediante programas pornográficos de sexualización —dentro de la agenda de ideología de género— y la erotización de sus juegos infantiles.

Cada vez aparecen más mensajes desmitificando la pedofilia tanto en redes sociales como en medios de comunicación: “Soy un pedófilo no un monstruo”; “No podemos probar que el sexo con niños les haga ningún daño”; “La pedofilia es una enfermedad no un crimen”; “Conocí a pedófilos que están bien”; “Si el niño hace el ‘primer movimiento’…”.

Con la última fase, los pederastas podrán prestar un “valioso servicio de acompañamiento sexual, de iniciación con la autoridad de una voz experimentada, que los orientará de forma que estén ‘informados’ y no corran el riesgo de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual”.

El único criterio será ‘el consentimiento del infante’.

La diferencia entre la violación y la vida sexual “plena” (termino más adecuado que “precoz”) sería el consentimiento del menor (no importa que sea a cambio de un helado o de un juguete). Llegados a este punto, hemos culminado la prestidigitación intelectual y moral a un tiempo, concluye Mario Arroyo.

Una joven defiende la pedofilia en una conferencia de TEDx
5 (100%) 1 voto

Compartir
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds