Redacción BLes – El israelí Guy Erlich, que ha fundado una granja de plantas desérticas amenazadas en un asentamiento israelí cerca de la ribera occidental del Mar Muerto en el Valle del Jordán, en Cisjordania, saltó a la fama después de que sus abejas produjeran una miel de sabor muy exótico, describió un informe de AP replicado en los medios.

El kibutz de Erlich, llamado “La Granja del Bálsamo de Galaan”, en honor a los 10.000 arbustos bíblicos homónimos que se extienden a lo largo y ancho de este asentamiento israelí conocido como Almog, también alberga 1.000 plantas de incienso (Boswellia Sacra), de las cuales las abejas liban el néctar que confiere su atípico sabor a tan aclamado producto.

“Me concentro en plantas que pocas personas en el mundo cultivan. Así es como aprovecho la oportunidad para triunfar en años venideros”, declaró el israelí quien afirma que espera que las propiedades curativas de estas plantas remedien muchos males, e incluso el conflicto palestino-israelí. 

Ejemplar de Boswellia Sacra del asentamiento de Almog, Cisjordania.

“Estas también son plantas muy importantes, y si no son cultivadas, desaparecerán”, añadió dejando entrever el deseo de fomentar la cooperación con sus vecinos palestinos y convertir su granja en un centro para la investigación de estos cultivos medicinales y sus propiedades.

Conflicto de fondo

Por su parte, tanto los palestinos como la mayor parte de la comunidad internacional no dudan en afirmar que tanto los asentamientos israelíes en la Ribera Occidental ocupada como el consecuente uso de sus recursos naturales son ilegales, indicó el documento de AP.

Ahora, cuando los árboles de Boswellia todavía no han madurado lo suficiente como para extraerles el preciado incienso, Erlich vende la miel producida por las abejas que liban el néctar de sus diminutas flores a 1.000 dólares el kilogramo. El codiciado producto es “de color ámbar, excepcionalmente dulce, tiene un trasfondo terroso y un final ligeramente picante”.

Guy Erlich atiende a los medios en sus plantaciones de Boswellia Sacra de Cisjordania.

“Personalmente, tengo un poco de miedo a las abejas, pero parece que tendré que superarlo”, confesó el israelí.

“Estaría muy contento de ver algún día esto como un proyecto internacional”, comentó Erlich mientras supervisaba sus cultivos con la ciudad palestina de Jericó en el horizonte. “Estamos sentados en un triángulo de fronteras: Tenemos a Palestina, tenemos a Jordania e Israel”, indicó.

En contraposición, el gobernador palestino de Jericó, Majid Fityani, sostiene otro punto de vista aduciendo a que este asunto no es económico sino político. “Los asentamientos israelíes son la encarnación de la ocupación israelí de nuestra tierra”, aseveró. 

“Este colono ha robado tierra palestina y si es honesto habría dejado nuestra tierra y regresado a su país, Israel”, sentenció el mandatario.

Cultivador israelí produce miel muy exclusiva en territorio palestino
5 (100%) 2 votos
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds