Compartir

Redacción BLes – La Fundación Bill y Melinda Gates se ha asociado con la compañía británica Oxitec, e invertirá 4.1 millones de dólares para desarrollar mosquitos genéticamente diseñados para erradicar la malaria (o paludismo), según informó Business Insider. El proyecto, al igual que otros similares ejecutados en el pasado, no está exento de críticas y cuestionamientos.

Esta controversial iniciativa es parte del plan global de la Fundación Gates para erradicar “en una generación” la malaria, enfermedad que se transmite de persona a persona a través de un parásito unicelular que los mosquitos hembras transmiten cuando chupan nuestra sangre.

Philip Welkhoff, director del programa de malaria de la institución, explicó que el enfoque de Oxitec complementaría otros tipos de intervenciones que se utilizan para detener la propagación de la enfermedad.

Desde el año 2000, Bill Gates ha invertido más de dos mil millones de dólares para combatir la malaria, pero por el contrario, los casos de la enfermedad, que habían disminuido en un 62% entre 2000 y 2015, han aumentado desde entonces en todo el mundo.

De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), unas 429.000 personas han muerto por malaria solo en 2015.

¿Cómo trabajan estos mosquitos “transgénicos”?

Los mosquitos son examinados para la detección de enfermedades en un laboratorio del estado de Massachusetts, Estados Unidos.

Oxitec es una empresa de ingeniería genética que surgió de la Universidad de Oxford en 2002, y ha registrado a sus insectos modificados genéticamente como friendly mosquitoes (mosquitos amigos, en inglés). 

Estos “mosquitos amigables” son ejemplares machos de Aedes aegypti que portan un gen “autolimitante”. Cuando los mosquitos se aparean con hembras salvajes, sus crías heredan una copia de este gen, que los matará antes de llegar a la edad adulta. Debido a que las crías no maduran para reproducirse, hay una reducción en la población de la plaga. 

Los mosquitos machos genéticamente modificados serán liberados en la naturaleza para aparearse con las hembras portadoras de la malaria. Debido a que solo los mosquitos hembras pican, los machos diseñados en el laboratorio no pican a nadie una vez que se sueltan.

Un técnico de Oxitec inspecciona larvas de mosquitos Aedes aegypti en Campiñas, Brasil.

Andrew Hammond, ingeniero genético del Imperial College London, dijo: “Vamos a usar esto para modificar el genoma e integrar en él nuestra unidad genética. Si podemos esterilizar a las hembras, en realidad podemos eliminar a toda una población de mosquitos sin afectar a los mosquitos que no tienen la capacidad de transmitir la malaria”.

Oxitec ya ha desarrollado una técnica de ingeniería genética para controlar a las poblaciones de mosquitos portadores de Zika y fiebre amarilla. Pero el proceso no es perfecto. En un ensayo con mosquitos portadores de la fiebre amarilla en Panamá, Oxitec terminó liberando cerca de una hembra genéticamente modificada por cada 10.000 machos que suelta, pero la compañía dice que esas hembras están libres de la enfermedad y mueren en menos de una semana.

Mosquitos controversiales

Los nuevos mosquitos de Oxitec podrían estar listos para las pruebas de campo en el otoño de 2020, pero la compañía se ha encontrado con cierta resistencia por usar técnicas de ingeniería genética antes.

La compañía espera probar este verano algunos de sus nuevos mosquitos, hechos en sus laboratorios de Key West, Florida, Estados Unidos, a pesar de que en el pasado los residentes han expresado una feroz oposición a la idea.

El Dr. John W. Norris de Key West se ha opuesto a la tecnología, citando la posible creación de un escenario resistente a los antibióticos que podría representar una amenaza para la salud humana.

Un biólogo libera los mosquitos genéticamente modificados de Oxitec en un ensayo de campo en Piracicaba, Brasil, en febrero de 2016.

Los residentes votaron en contra de permitir la salida de los mosquitos genéticamente modificados en 2016.

Este año, Oxitec ha presionado a algunas asambleas públicas y se ha reunido con funcionarios locales en Key West, con la esperanza de ampliar los barrios que votaron a favor de sus planes hace dos años, reportó The Keys Weekly.

Oxitec no es la única compañía que trata de usar mosquitos “transgénicos” para la prevención de la malaria. Un grupo de científicos del Imperial College London también está trabajando en una mutación que esencialmente esterilizaría los mosquitos hembras portadores de malaria, informó NPR en 2016. Los mosquitos aún no han salido del laboratorio.

Grupos ambientalistas como Friends of the Earth se han pronunciado enérgicamente contra los mosquitos genéticamente modificados, argumentando que no se sabe cómo estas criaturas hechas en laboratorio podrían afectar al frágil equilibrio del ecosistema de la Tierra.

La Fundación Gates es reconocida por donar sumas astronómicas en nombre de erradicar la pobreza, la contaminación y las enfermedades, promoviendo la vacunación y otras tecnologías en países del tercer mundo, que se presentan con bombos y platillos y alcanzan los titulares apelando a la esperanza y la desesperación de la gente, pero que han sido enormemente cuestionadas

¿Qué impactos reales podría traer este tipo de experimentos? ¿Qué efectos colaterales puede generar en el hombre y el ecosistema? ¿Tienen este tipo de experimentos una intención oculta? ¿Su vasto imperio de caridad está cambiando el mundo para mejor? ¿O Bill Gates está jugando a ser Dios?

Cuestionan a Bill Gates por producir mosquitos “transgénicos” para combatir la malaria
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: Ciencia Mundo Salud

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds