Redacción BLes – Corea del Norte se ha comprometido a la completa desnuclearización de la península coreana y Estados Unidos a aportar garantías de seguridad al régimen de Pyongyang. Estos son los históricos compromisos alcanzados durante la cumbre bilateral celebrada hoy en Singapur entre los dos estados. 

Se trata de un acuerdo histórico, ya que es la primera vez que se produce una reunión entre mandatarios de estos dos países en toda su historia.

Breve historia de las relaciones entre EE.UU y Corea del Norte

Las relaciones diplomáticas entre EE.UU. y la dinastía Joseon de Corea (1392-1910), entonces no dividida en dos países, se establecieron en 1882 con un Tratado de Paz, Amistad, Comercio y Navegación; el primer enviado diplomático norteamericano llegó a Corea en 1883.

Los dos países mantuvieron contactos hasta 1905, año de la ocupación de la península de Corea por Japón que, tras la firma del Tratado de Eulsa, la declaró su protectorado y luego la anexó con el Tratado de Anexión en 1910.

 

La vida de los coreanos bajo la dominación japonesa fue muy dura

Días después de la rendición japonesa, en agosto de 1945, fuerzas soviéticas ocuparon el norte de la Península. Con el sur administrado por Estados Unidos, el país fue dividido en dos zonas ocupadas.

Las dos Coreas 

En 1947 EE.UU. propuso a la Asamblea de la ONU la creación de Corea unificada independiente. Como resultado, esta aprobó una resolución que llamaba a celebrar elecciones en la península con observadores de Naciones Unidas.

Sin embargo, los comicios se celebraron solo en la parte sur, en mayo de 1948, debido a que la Unión Soviética negó el acceso de los observadores a los territorios que controlaba. El 15 de agosto de 1948 en el sur se creó la República de Corea.

Los habitantes de la zona controlada por la Unión Soviética celebraron sus propios comicios cuyo resultado fue la proclamación de la República Popular Democrática de Corea el 9 de septiembre de 1948.

Las tensiones entre los dos estados, con diferentes sistemas políticos y sociales, junto con la influencia de Estados Unidos y la Unión Soviética que se encontraban en plena Guerra Fría, desembocaron en un conflicto bélico en 1950 y concluyó con la firma de un armisticio en la localidad de Panmunjom el 27 de julio de 1953.

Ambas Coreas técnicamente siguen en guerra porque siguen sin firmar un tratado de paz.

Hasta el día de hoy, no había relaciones diplomáticas entre Corea del Norte y Estados Unidos; los intereses de EE.UU. en Corea del Norte los representa la embajada de Suecia, mientras que Corea del Norte está representada en EE.UU. por su misión ante la ONU.

Tras la guerra de Corea, Kim Il-sung, Primer Ministro de Corea del Norte, cambió la ortodoxia marxista-comunista por su propia doctrina, que llamaba a la auto-suficiencia en todos los aspectos del desarrollo nacional.

Sus políticas convirtieron a Corea del Norte en un país aún más aislado y hostil hacia Occidente. El comercio internacional declinó y Kim comenzó a perpetuar un culto a la personalidad, colocándose a sí mismo en el lugar del “Gran Líder”. En la década de los 70 Corea del Norte comenzó a desarrollar su programa nuclear.

Con la caída del Muro de Berlín y de la URSS a finales de los años 80, el aislamiento de Corea del Norte se intensificó tanto a nivel militar como comercial. A mitad de los años 90, series de sequías e inundaciones se sucedieron, provocando el colapso económico del país y una seria crisis de refugiados. 

La escalada nuclear de Corea del Norte y sus consecuencias

En 1994, tuvo lugar la reunión entre el presidente norcoreano Kim Il-sung y el ex-presidente estadounidense Jimmy Carter. En este encuentro se intentó encontrar una solución al problema nuclear. Se alcanzaron ciertos avances que posteriormente constituyeron la base para el Acuerdo Marco entre los representantes de EE.UU. y Corea del Norte firmado en Ginebra en octubre del mismo año.

Kim Il Sung se reunió con el expresidente Jimmy Carter en 1994

Este documento recogía que Corea del Norte renunciaría a su programa nuclear, volvería al Tratado de No Proliferación Nuclear y restablecería la cooperación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Además, los dos países reiteraron su compromiso a establecer las relaciones diplomáticas.

Según este acuerdo, Corea del Norte desmantelaría su reactor en Yongbyon, la fuente de su plutonio, a cambio de la construcción de dos centrales térmicas nucleares de uso civil, generalmente consideradas de menor riesgo de proliferación. Hasta que se construyeran esos reactores, Corea del Norte recibiría envíos de combustible líquido financiado por los Estados Unidos.

Sin embargo, la Administración de George Bush (hijo) que llegó a la Casa Blanca en enero de 2001, declaró que Corea del Norte, Irak e Irán forman parte del “eje de mal” y rompió el acuerdo alcanzado en 1994.

Las relaciones entre los dos países se deterioraron drásticamente: Corea del Norte anunció su salida del Tratado de No Proliferación Nuclear, en 2005 se proclamó potencia nuclear y en octubre de 2006 realizó su primera prueba nuclear.

¿Cómo financió Corea del Norte su escalada nuclear?

Años de sanciones económicas y pobreza extrema no parecen el mejor escenario para la creación y la proliferación de armas nucleares, un desarrollo que requiere inversiones económicas muy fuertes y la más avanzada tecnología, sin ayuda exterior.

Según las recientes investigaciones que ha emprendido la administración de Trump, las armas nucleares a Corea del Norte pudieron llegar a través de compañías vinculadas a la CIA. Desde que Trump llegó al poder, el FBI y la CIA han estado bajo un fuerte escrutinio por el poder excesivo que estas dos agencias disfrutaron durante las administraciones de los dos Bush, de Clinton y de Obama.

En 2009 el expresidente Clinton visitó Corea del Norte y se reunió con Kim Jong-il, padre de Kim Jong-un. Nadie sabe qué se discutió durante el encuentro. Pero lo que sí es constatable es que a partir de esa fecha, hubo un notable avance en el programa de misiles del régimen norcoreano.

(En el centro, sentados) Bill Clinton y Kim Jong-il  durante la visita del ex presidente demócrata a Corea del Norte en 2009.

De hecho, posteriores ensayos nucleares tuvieron lugar en 2009, 2013, 2016 y 2017.

¿Podría haber estado Corea del Norte bajo el control de la CIA?

Solo meses después de la reelección de Obama como presidente de los Estados Unidos, Erich Schmidt, CEO de Google visitó Corea del Norte. Nadie sabe exactamente cuál fue el propósito de este viaje, dado que era una visita privada, pero lo cierto es que sorprendió e intrigó a la comunidad internacional.

Existen teorías que especulan acerca de la posibilidad de que esta visita tenía como objetivo digitalizar Corea del Norte para facilitar el control del arsenal nuclear remotamente por parte de la CIA. Estas teorías se apoyan, entre otras fuentes, en las advertencias del informante anónimo “Q”.

Este enigmático usuario de la plataforma 4chan, que se cree utiliza información de la inteligencia militar estadounidense, mencionó el plan para destruir EE.UU. en 16 años bajo los mandatos de Obama y Hillary Clinton. De acuerdo a esta fuente, Obama, durante su segundo mandato, tenía que empezar con el plan para provocar una Tercera Guerra Mundial que abriría el camino a un Nuevo Orden Mundial.

De esta forma, si con Erich Schmidt a la cabeza, los técnicos de Google instalaron la tecnología necesaria, esto podía significar un control completo de las comunicaciones de Corea del Norte. Es decir que cada paso y movimiento de Kim estarían bajo vigilancia, controlados remotamente por la CIA.

Visita de Erich Schmid (centro, con bufanda roja y campera negra) a Corea del Norte.

Llama la atención que Erich Schmidt fue uno de los primeros CEO en renunciar repentinamente, sin razón, inmediatamente después de que Trump firmara la orden ejecutiva para embargar los bienes de abusadores de derechos humanos.

Esperanza de lograr paz con Corea del Norte

Sin embargo, este 2018 empezó con un alivio de las tensiones que culminó con el anuncio de un encuentro entre el presidente de EEUU, Donald Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

El 21 de abril de 2018, Kim declaró que Pyongyang suspendía sus pruebas nucleares y de misiles y cerraba el sitio de ensayos nucleares Punggye-ri en el norte del país, decisión que apoyaron muchos países.

El encuentro de hoy entre los líderes de EEUU y Corea del Norte se estuvo gestando desde las negociaciones entre Kim y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, los primeros de este tipo en una década, que se celebraron el 27 de abril y el 26 de mayo de 2018.

En un hecho histórico, el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se dan la mano en la Zona Desmilitarizada que divide las dos Coreas, el 26 de abril de 2018.

En la Declaración de Panmunjom, adoptada durante la cumbre de abril, las dos partes reafirmaron el objetivo de lograr la desnuclearización completa de la península de Corea, poner fin a las acciones hostiles, celebrar una reunión de las familias separadas por la Guerra de Corea con motivo del Día de la Liberación del 15 de agosto y mejorar las relaciones bilaterales, incluida la apertura de una oficina de enlace conjunta en la ciudad fronteriza de Kaesong.

Y todos estos avances han empezado a verse, desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca y asumió la responsabilidad de las relaciones exteriores de Estados Unidos.

Pese a la falta de información objetiva sobre los avances que la administración Trump está logrando, con sus claros y sus oscuros, a nadie se le escapa el hecho de que el día de hoy será recordado en los años venideros como uno de los hitos diplomáticos del siglo.

Crónica de un acuerdo histórico: la génesis y evolución del conflicto nuclear en Corea del Norte
Califique esta publicación

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds