Redacción BLes – De acuerdo a la información aparecida en los medios que recabaron las declaraciones de familiares y allegados de los 12 niños tailandeses integrantes de un equipo de fútbol que quedaron atrapados en una cueva tailandesa el 23 de junio, el rol que desempeñó su entrenador Ekapol Chanthawong fue decisivo para que los menores hayan podido mantenerse con vida hasta ser rescatados.

Ekapol, un exmonje de 25 años, sin embargo era “uno de los que se encuentran más débiles en el grupo” cuando llegaron los oficiales de rescate, después de compartir con los niños su ración de alimentos y de agua de los primeros días, informó Washington Post. 

Para hacer frente a tan duras condiciones y a un lugar tan inhóspito el entrenador que ha enseñado a meditar a sus pupilos, los animó a practicar con el fin de que permanecieran tranquilos y conservaran su energía. 

El entrenador Ekapol Chanthawong (centro) con sus pupilos durante un viaje de meditación el 10 de julio de 2017.

Esto es algo que conoce bien, porque según reveló el medio, después de perder a sus padres a la edad de 10 años, ingresó en un templo donde vivió gran parte de su vida hasta empezar a entrenar al recién formado equipo ‘Moo Pa’. 

Tanto los amigos del técnico juvenil como los familiares de los niños cautivos reaccionaron ante las acusaciones que algunos hacían pesar sobre el entrenador argumentando que gracias a él han conseguido sobrevivir: “Si él [Ekapol] no hubiera estado con ellos [los niños], no sé qué le habría sucedido a mi hijo…”, advirtió la madre de uno de los adolescentes atrapados en un canal de televisión tailandés.

A su vez, Joy Khampal, amigo de Ekapol, afirmó abiertamente que el entrenador ama a los niños “más que a sí mismo“, añadiendo que conociendo a su amigo, sabe que siempre “va a sentirse culpable” por lo ocurrido. 

La meditación mantiene vivos y esperanzados a los menores

Pese a la adversidad de la situación y la escasez de alimentos el grupo consiguió mantenerse con vida practicando la meditación.

Parece ser que no es algo nuevo, sino que el conocimiento asiático en este campo sobrepasa en mucho al occidental. Así lo demostró un estudio sobre los beneficios cerebrales y la energía emitida a niveles increíblemente altos por monjes tibetanos, publicada en 2004 por el neurocirujano Richard Davidson, en la Universidad de Stanford.

Otro experimento descrito en un artículo de la Gaceta de la Universidad de Harvard de 2002, precisa que los monjes en meditación, con vestimenta liviana, tras ser ubicados en una habitación donde la temperatura era de 4º C permanecían cálidos en condiciones que una persona podría llegar a encontrar la muerte.

Un testimonio próximo sobre las bondades de estas técnicas ancestrales lo encontramos en el Medallista Olímpico Martins Rubenis, quien acuciado por el desgaste físico producido por la competición (cinco veces olímpico), pensó en buscar los beneficios de las prácticas tradicionales de meditación, y en ese mismo sentido, encontró en 2005 la disciplina espiritual Falun Dafa (también conocida como Falun Gong).

Martin Rubenis realizando los ejercicios de Falun Dafa durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014.

“En aproximadamente un mes y medio, todo el dolor que tenía en la espalda y mi cuerpo desapareció… Esto ocurrió sólo cuando empecé a estudiar las enseñanzas de Falun Dafa. Empecé a entender el significado de cómo el cuerpo, el alma y la mente están conectados. Cuando la mente cambia, entonces el cuerpo le sigue”, señaló el atleta, ahora convertido en entrenador nacional y activista de los derechos humanos para pedir a China que detenga la injusta persecución contra los practicantes de Falun Dafa.

Un final feliz

La exitosa conclusión de la misión del martes culminó tres días seguidos de buenas noticias poco esperadas. Ocho fueron sacados el domingo y el lunes.

Kitipon Nithibenchapol, que se ofreció como intérprete, expresó su alegría después de que todos los deportistas fueran evacuados.

“Sólo soy un engranaje que movió esta operación. La felicidad cuando uno conoce las buenas noticias es indescriptible”, comentó Kitipon, quien ha estado ayudando en los esfuerzos de rescate durante cinco días.

Kitipon Nithibenchapol, intérprete voluntario, mostró su alegría en los medios.

La difícil situación que vivieron los chicos y su entrenador ha mantenido en vilo a Tailandia y a gran parte del mundo. Pero finalmente han sido evacuados en una operación exitosa que, según las autoridades, dio comienzo a las 10:08 de la mañana y duró ocho horas y 42 minutos, involucrando a más de 100 buzos, comunicó el diario tailandés Khaosod.

El 23 de junio, el equipo de fútbol juvenil de los “jabalíes salvajes” compuesto por menores de entre 11 y 16 años desapareció junto a su entrenador en la popular red de cuevas de Tham Luang, ubicadas en la provincia de Chiang Rai. Días después fueron hallados con vida en una isleta de tierra en una de las galerías inundadas, tras lo cual se comenzó a organizar un concienzudo rescate.

Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds