A través de La Gran Época le presentamos el libro: “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo”, del mismo equipo editorial de “Nueve comentarios sobre el Partido Comunista chino”, que publicó el mismo medio.

Este artículo es la continuación de: Capítulo 8: Cómo el comunismo siembra el caos en la política (Parte 1)

Tabla de contenidos

4. Violencia y mentiras: los principales métodos de control en la política comunista

a. Violencia y mentiras bajo el totalitarismo comunista

b. Cómo el comunismo instiga la violencia en Occidente

c. Cómo las mentiras comunistas confunden a Occidente

5. Totalitarismo: la consecuencia de la política comunista

a. El totalitarismo erradica el libre albedrío y suprime la bondad

b. De la cuna a la tumba: el sistema de asistencia social

c. Un exceso de leyes pavimenta el camino hacia el totalitarismo

d. Utilización de la tecnología para ejercer el control

6. La guerra total del comunismo contra Occidente

Conclusión

***

4. Violencia y mentiras: los principales métodos de control en la política comunista

En la doctrina comunista no hay métodos considerados excesivos. Los partidos comunistas proclaman públicamente que la violencia y las mentiras son sus herramientas para conquistar y controlar el mundo. Desde la primera aparición de un régimen comunista en la Unión Soviética hasta hoy, dentro del corto espacio de un siglo, el comunismo ha causado la muerte de unas 100 millones de personas. Los miembros del Partido Comunista han asesinado, quemado, secuestrado y mentido. Han utilizado todo método extremo posible. El grado de su maldad es estremecedor. Lo que es peor, la mayoría de los participantes no sienten remordimientos.

Las mentiras inventadas por el perverso espectro del comunismo varían en magnitud, tanto en países comunistas como en Occidente. Una farsa, noticias falsas o una artimaña contra un oponente político –estas son mentiras relativamente pequeñas. Crear una serie de mentiras sistemáticas a una escala considerable mediante operaciones complejas puede ser considerado una mentira de mediana escala. Por ejemplo, para incitar el odio contra Falun Dafa, el PCCh armó el incidente de la autoinmolación en la Plaza Tiananmen, una farsa montada.

También se utiliza la Gran Mentira, y esta es la más difícil de lidiar porque la Gran Mentira es casi el equivalente a la esencia del espectro perverso. Su escala es tan enorme, sus operaciones tan multifacéticas, su duración tan larga y la población afectada tan numerosa –incluyendo algunos que están sinceramente dedicados a la causa– que se pierde la realidad de que todo es parte de la Gran Mentira.

El espectro comunista inventó la mentira de la “gran unidad” como el objetivo del comunismo. Debido a que tal afirmación no podía ser desmentida, al menos no en el corto plazo, esta fue la Gran Mentira en la cual se basó el proyecto comunista en su totalidad.

El capítulo anterior analizó la noción del progresismo que fue usurpada por el comunismo, y esto es también parte de la Gran Mentira. En las últimas décadas, el comunismo se ha apropiado de varios movimientos sociales y ha llevado a la gente hacia el caos y la revolución, que es lo que quiere el espectro perverso. Un ejemplo de ello es el movimiento ambientalista, del que hablaremos en el capítulo 16.

a. Violencia y mentiras bajo el totalitarismo comunista

Los partidos comunistas incentivan el conflicto de clases, y dicho conflicto es una lucha a muerte. Tal como dice el Manifiesto Comunista: “Los comunistas desprecian el tener que encubrir sus puntos de vista y objetivos. Ellos declaran abiertamente que su fin solo puede ser alcanzado derribando por la fuerza todas las condiciones sociales existentes”. [1]

Lenin también escribió en El Estado y la revolución: “Ya lo hemos dicho arriba, y lo demostraremos completamente más tarde, que la teoría de Marx y Engels sobre la inevitabilidad de la revolución violenta se refiere al estado burgués. Este último no puede ser reemplazado por el estado proletario (la dictadura del proletariado) mediante el proceso de ‘debilitamiento’, sino, como regla general, solo mediante una revolución violenta”. [2]

Durante el proceso de apropiarse del poder, sea durante la Comuna de París, la Revolución Rusa o el Movimiento de Trabajadores-Campesinos instigado por el PCCh, los partidos comunistas utilizan métodos extremadamente violentos y sangrientos. Sin importar si sus enemigos son viejos o débiles, los agentes del comunismo han incendiado, robado y asesinado, exhibiendo una crueldad que estremece el alma. Los crímenes cometidos por los regímenes comunistas violentos son tan numerosos que es casi imposible numerarlos.

La secta comunista emplea violencia y mentiras para mantener el poder. Las mentiras son lubricantes para la violencia y también una manera de esclavizar al público. La mentira es necesaria para enfatizar la violencia, y aunque a veces se suspende la violencia, las mentiras continuas son la norma. Los partidos comunistas están dispuestos a prometer cualquier cosa, pero nunca consideran cumplir sus promesas. A fin de satisfacer sus necesidades, cambian sus historias todo lo que quieren, sin ninguna base moral ni sentido de la vergüenza.

Los comunistas declararon que estaban estableciendo un Cielo en la Tierra, pero esta es precisamente su mentira más grande, y el único fruto que produjo fue un infierno en la Tierra.

Mao Zedong de China, Ahmed Ben Bella de Algeria y Fidel Castro de Cuba afirmaron que nunca establecerían regímenes totalitarios. Pero una vez en el poder, inmediatamente comenzaron con un totalitarismo de alta presión, con purgas en el partido y persecución de disidentes y de ciudadanos en general.

Los partidos comunistas distorsionaron astutamente su lenguaje. La manipulación del lenguaje es uno de los métodos principales que utiliza la secta comunista para engañar a la gente –esto es, alterar el significado de las palabras, e incluso convertir a las palabras en sus opuestos. A medida que el lenguaje alterado se usa repetidamente, sus significados distorsionados se arraigan en lo profundo de las mentes de las personas. Por ejemplo, “dios” se equipara con “superstición”; “tradición” equivale a “retraso”, “tontería” y “feudalismo”; “sociedad occidental” se equipara con “hostil” o “fuerzas antichina”; el “proletariado” se convierte en “los amos de los activos estatales”. Aunque el público general no tiene poder, los comunistas dicen que “todo el poder pertenece al pueblo”. Señalar la injusticia es “incitar la subversión del poder del Estado”, etc. Por lo tanto, cuando se habla con personas que han sido envenenadas profundamente por la perversa secta comunista, la gente tiende a darse cuenta de que ambos lados suelen carecer de una base en común para la comunicación porque los significados de las palabras han sido alterados.

La secta del comunismo no solo cuenta sus propias mentiras, sino que crea un ambiente para hacer que toda la población se le una mintiendo –incluyendo mediante el estudio político forzado, la declaración de la postura política y el escrutinio político. Esto es para obligar a la gente a decir cosas que no creen y así desmoralizarlos y degradar su sentido de hacer lo correcto. Los Diez Mandamientos advierten “no levantarás falso testimonio”. Confucio dijo: “Si el pueblo no tiene fe en sus gobernantes, no hay lugar para el Estado”.

Cuando la gente se da cuenta de las mentiras de la secta comunista, responden con más mentiras. La perversa secta comunista sabe que la gente le está mintiendo, pero esto es aceptable porque mentir es parte del juego. El peligro para los comunistas es cuando la gente comienza a decir la verdad. La imposición de una cultura de falsedades es un medio para la degeneración moral ideado por los comunistas. Esta serie de ensayos ha señalado repetidamente que el régimen chino no solo quiere asesinar al cuerpo físico, sino también provocar una corrupción moral extrema. En este sentido, el régimen ha alcanzado parcialmente su objetivo.

b. Cómo el comunismo instiga la violencia en Occidente

El perverso espectro comunista está compuesto por la fuerza elemental del odio, y sus teorías están empapadas de odio. Promueve la lucha de clases y atribuye la raíz de todos los problemas a la estructura social tradicional. Dice que los ricos explotan a los pobres, a fin de fomentar el resentimiento y el odio contra los ricos e incitar la revolución y la violencia. Con la expansión de los movimientos comunistas, la manipulación, la violencia y las mentiras del espectro se han convertido en algo común en Occidente y han llenado a la sociedad de odio y rencor.

Además de la promoción generalizada y explícita de la violencia por parte de los partidos comunistas, varios paramarxistas también han promovido la violencia bajo el control del perverso espectro del comunismo. Saul Alinsky, el favorito de la izquierda en Estados Unidos, estuvo en una pandilla antes de unirse a la izquierda y convertirse en un líder político. Él negaba ser un comunista, pero su ideología política y la manera de lidiar con los conflictos era idéntica a la del comunismo.

El Tratado para radicales de Saul Alinsky es considerado un libro de estudio para los partidarios del movimiento callejero en EE. UU. Alinsky escribió que su libro es específicamente para ‘los que no tienen’, cuyo punto de vista del mundo es maquiavélico y quieren tomar de los ricos para darle a los pobres, y además convertir a Estados Unidos en un país comunista.

Alinsky parece enfatizar la infiltración gradual en vez de una revolución sangrienta, pero de hecho, es un admirador de la violencia. Es solo que es más sutil sobre ello. El Partido Pantera Negra, un grupo revolucionario violento, ha adoptado creencias maoístas y utilizado el lema maoísta de “El poder político crece del cañón de un arma de fuego”. Alinsky primero prefería las urnas de votación, pero con armas para quizás utilizar más adelante. Su enfoque es entonces similar al del Partido Comunista Chino: mantener un perfil bajo y luego dar el golpe. Una de sus reglas insta a los radicales a usar métodos agresivos para intimidar a sus oponentes y así alcanzar el objetivo de perturbar y destruir.

David Horowitz, autor y exradical con una profunda comprensión de Alinsky, dijo que Alinsky y sus seguidores no piensan en reformar el sistema actual. Saben muy bien que su objetivo es destruirlo completamente y consideran a tal proceso como una guerra [3]. Por lo tanto, intentarán lograr su objetivo por todos los medios posibles, decidiendo cuándo emplear la violencia, qué tipo de violencia utilizar y qué tipo de mentiras decir.

En la sociedad de Estados Unidos, algunos políticos y agentes políticos atacan a sus enemigos con métodos inescrupulosos, como el engaño, ataques personales, entre otros. Al igual que los comunistas, también recurren frecuentemente a la violencia. Una sociedad con una mayor tendencia a la violencia se volverá más inestable y dividida. En la actualidad, la relación entre el principal partido de izquierda y el principal partido de derecha en EE. UU. parece idéntica al enfrentamiento entre el bloque comunista y el mundo libre durante la Guerra Fría. Son incompatibles como el agua y el aceite debido a diferencias irreconciliables.

Después de la elección del nuevo presidente en 2016, los extremistas de izquierda conocidos como Antifa comenzaron a involucrarse en conflictos violentos. Los activistas de Antifa siguieron de cerca a su objetivo –los partidarios del nuevo presidente y otros conservadores– y fueron tras ellos en actos públicos y otras partes. Los activistas de Antifa impidieron que seguidores de Trump se expresaran e incluso los atacaron directamente.

En los últimos años, el flujo de inmigrantes de Medio Oriente y África provocó muchos problemas sociales en países europeos. Debido a la “corrección política”, la élite de izquierda en esas naciones ha atacado y abusado verbalmente a los opositores de las actuales políticas de inmigración. [4]

En junio de 2017, Steve Scalise, miembro del Partido Republicano y coordinador de la banca mayoritaria de la Cámara de Representantes, recibió un disparo que lo hirió de gravedad durante una práctica de béisbol por parte de un seguidor de otro partido. Un político de la izquierda incluso dijo que le “alegraba” que Scalise hubiera recibido un disparo. Poco después este funcionario fue removido de su cargo de presidente de un comité de su partido a nivel estatal.

Detrás de estos conflictos violentos hay factores del espectro comunista. No es que todos quieran que haya conflictos, pero solo hacen falta unos pocos activistas comunistas para encender la mecha.

Bajo la influencia del espectro comunista, cuando ciertos partidos y políticos son débiles, dicen que protegerán los derechos del pueblo y siguen las regulaciones de una sociedad democrática. Pero cuando crecen en poder, utilizan todos los métodos a su disposición para reprimir la disidencia y privar arbitrariamente a la gente de sus derechos. En febrero de 2017, en una sesión del Senado de un estado del oeste de Estados Unidos, una senadora estatal vietnamita-estadounidense se dirigió a la cámara para hablar contra los elogios hacia Tom Hayden, un exradical y activista anti Guerra de Vietnam que se convirtió en senador [5]. Sin embargo, su micrófono fue apagado abruptamente y ella fue forzada a retirarse de la cámara del Senado. Si las cosas siguen yendo en esta dirección, el resultado final será una autocracia comunista.

c. Cómo las mentiras comunistas confunden a Occidente

La reputación del comunismo es pésima en Occidente, por lo que las mentiras son la única manera que tiene para expandir su influencia.

Los grupos comunistas y de izquierda utilizan lemas como “libertad”, “progreso” y “el interés público” como un pretexto para ganar el apoyo del público. De hecho, su objetivo es llevar a cabo su plan de avanzar con el socialismo. Sus tácticas imitan las promesas comunistas del “Cielo en la Tierra”. Algunos partidos promueven políticas que son básicamente comunistas, pero las empaquetan con otro nombre. Por ejemplo, el establecimiento de un sistema de cobertura de salud socialista no es llamado socialista, sino “cobertura universal de salud” o lo justifican diciendo que está basado en la opinión pública. Cuando quieren forzar a los empleadores a pagar un salario mínimo, lo llaman “sueldo base”. Todo mientras los gobiernos occidentales se vuelven más poderosos e intervienen cada vez más en las vidas de las personas.

Los políticos y grupos de interés procomunistas hacen promesas vacías para ser elegidos, algo muy similar a lo que hicieron los partidos comunistas para tener cierta aprobación cuando recién comenzaban. Estos políticos prometen mayores prestaciones sociales o dicen que todos tendrán un empleo y seguro médico. Nadie se preocupa por hablar de quién lo pagará o cómo funcionará el sistema en el largo plazo. De todos modos, muchas veces ni siquiera están pensando en cumplir su promesa.

Benito Bernal, candidato al Congreso de la Costa Oeste de EE. UU. que antes se ubicaba a la izquierda de la política, reveló recientemente que una vez un partido político construyó una organización política con miembros que incluían secretarios de departamentos federales, senadores federales y congresistas, además de miembros de consejos estatales y municipales. Él dijo que organizaron un plan de 25 años para manipular diferentes niveles del gobierno a fin de hacer campaña por un futuro presidente. Bernal descubrió que la organización decía que destinaba sus recursos a ayudar a las comunidades a resolver problemas como la violencia de las pandillas, la deserción escolar, el embarazo adolescente, la inmigración ilegal y la injusticia social. Pero su objetivo era que todas esas personas dependieran del gobierno. Bernal lo describió como un “sistema de esclavitud” [6] y dijo:

Cuando le pregunté a gente de la organización, ellos respondieron haciéndome tres preguntas. “Primero, si se resolvieran todos los problemas, ¿qué podría proponer el próximo candidato presidencial? Segundo, ¿tienes idea de cuánto capital ha llegado a nuestra ciudad para resolver estos problemas? Tercero, ¿sabes cuántos empleos se han creado para resolver estos problemas?” En ese momento, me pregunté si realmente estas personas me estaban diciendo que me beneficiara del dolor de la gente, la violencia de las pandillas y de los niños matándose entre sí.

Bernal dijo que si alguien se tomara el tiempo de mirar el registro de votaciones del partido, se daría cuenta de que el partido quería que la gente estuviera decepcionada, reprimida y empobrecida para así beneficiarse de sus infortunios. Por eso es que luego decidió abandonar ese partido.

En las elecciones presidenciales de 2008 en EE. UU., se descubrió que la Asociación de Organizaciones Comunitarias para la Reforma Ahora (ACORN), un grupo liberal con 40 años de historia, había registrado miles de votantes fraudulentos. [7]

En 2009, el grupo estuvo nuevamente involucrado en un escándalo a nivel nacional. En nombre de defender la justicia y luchar por los hogares de menores ingresos, recibió una gran cantidad de subsidios del gobierno y auxilio financiero federal para que utilizara en ayudar a las familias con necesidades en cuestiones de cobertura de salud y vivienda. Dos investigadores caracterizados como una prostituta y un proxeneta fueron a las oficinas de ACORN de varias ciudades grandes para ser asesorados sobre cómo operar su negocio, y filmaron en secreto las entrevistas. Sus videos muestran a empleados de ACORN aconsejándolos sobre cómo operar un burdel con una empresa y una identidad falsas, y les mostraron cómo lavar dinero, esconder el efectivo, evadir la investigación, mentir a la policía y evadir impuestos [8]. Aunque ACORN se defendió repetidas veces, su reputación quedó devastada y perdió el financiamiento, y tuvo que cerrar un año más tarde.

Muchas promesas políticas parecen tentadoras en la superficie, pero una vez puestas en práctica, resultan en una ruina para el futuro de la gente. Esto se conoce como el “Efecto Curley”, estudiado por dos profesores de Harvard. [9]

Forbes resume al Efecto Curley de esta manera particular: “Un político o partido político puede lograr un dominio de largo plazo al inclinar la balanza de los votos en su dirección mediante la implementación de políticas que estrangulan y asfixian el crecimiento económico. Ilógicamente, empobrecer una ciudad lleva al éxito político de los ingenieros de dicho empobrecimiento”. [10]

En concreto, los políticos utilizan políticas fiscales y tributarias retorcidas y redistribucionistas –como otorgarles incentivos fiscales a sindicatos, programas gubernamentales y empresas de minorías– al tiempo que aumentan los impuestos a otras empresas y a los de mayores ingresos. El resultado es que los beneficiarios de dichas políticas (incluyendo los pobres, los sindicatos, etc) se vuelven dependientes de esos políticos que los favorecen y luego los apoyan en las elecciones. Estas políticas de “quitar a los ricos” y de altos impuestos se utilizan para apoyar proyectos gubernamentales que empujan a los ricos y los emprendedores (que no quieren que les quiten su dinero y lo malgasten) a irse de la ciudad, con el resultado de que disminuyen los opositores a las políticas. Tales políticos tienen un pie firme y de largo plazo en esa región y pueden así construir su maquinaria política. Al mismo tiempo, los impuestos y las oportunidades de empleo en la ciudad disminuyen año tras año, y al final la ciudad cae en bancarrota.

El artículo de Forbes señala que la influencia del Efecto Curley está generalizada y afecta a las diez ciudades más pobres de Estados Unidos con una población mayor a los 250.000 habitantes. Hoy en día, un estado rico de la costa Oeste, que ha estado controlado mayormente por políticos de izquierda, está enfrentando las consecuencias de estas políticas. [11]

La izquierda también cambia el significado de las palabras. Por ejemplo, para los conservadores, “igualdad” significa, a rasgos generales, tener igualdad de oportunidades. De esta manera, la gente puede competir equitativamente y se forma una meritocracia natural. Para los izquierdistas, por otro lado, el término significa igualdad de resultados, lo que significa que sea que la gente trabaje duro o no, todos recibirán el mismo resultado.

Los conservadores creen que la tolerancia es inclusiva con respecto a diferentes creencias y opiniones; cuando los intereses personales se ven afectados, la gente debe mantener una mente abierta y ser generosa. La izquierda suele entender tolerancia como la tolerancia al pecado. Su comprensión de la libertad y la justicia difiere enormemente de los conceptos tradicionales. Políticas de ingeniería social, como la celebración de la homosexualidad, tener a hombres y mujeres en el mismo baño, legalizar la marihuana y otras políticas que socavan la ética humana son consideradas “progresistas”, como si se trataran de avances morales. En realidad, todas estas políticas sabotean las leyes morales establecidas por Dios para el hombre. Así es cómo las políticas de la izquierda terminan socavando la moral. El perverso espectro del comunismo utiliza este tipo de política para sus propios fines.

En el pasado, la gente creía que Estados Unidos era una sociedad realmente libre y el último bastión contra el comunismo. Pero hoy en día, la gente ve claramente que los altos impuestos, un Estado benefactor altamente desarrollado, el colectivismo, el gran gobierno, la democracia social, la “igualdad social”, etc, son consagrados en las políticas y puestos en práctica; todos ellos derivan de una u otra manera del ADN ideológico socialista y marxista-leninista. En particular, la generación joven simplemente no conoce la historia de brutalidad de los países comunistas. Ellos anhelan y persiguen un ideal ilusorio y son engañados por el nuevo disfraz que ha asumido el comunismo. El resultado es que, sin saberlo, caminan por el camino hacia su ruina.

5. Totalitarismo: la consecuencia de la política comunista

Es ampliamente sabido que los países comunistas totalitarios controlan todos los aspectos de las vidas personales de sus ciudadanos. Las formas no violentas de comunismo expanden gradual y continuamente el poder gubernamental, incrementando el control sobre la vida social y finalmente avanzando hacia un sistema autoritario. En países donde aún no se ha establecido un poder comunista totalitario, la gente también corre peligro de perder sus libertades en cualquier momento. Lo que es incluso más aterrador es el hecho de que el totalitarismo moderno utiliza la ciencia y la tecnología para llevar a cabo la vigilancia personal y un control extremo sobre la vida de las personas, algo nunca antes visto.

a. El totalitarismo erradica el libre albedrío y suprime la bondad

Cuando los seres humanos siguen los valores tradicionales establecidos por lo divino, Dios guiará a las personas para que esa cultura continúe desarrollándose. Tener una cultura fundada en la inspiración divina es un canal importante para que las personas se conecten con lo divino. Con base en esta cultura, se derivan una variedad de métodos de organización social, es decir, la vida política.

Dios da a las personas el libre albedrío y la habilidad de manejar sus propios asuntos. Las personas deben manejarse mediante la autodisciplina, la conducta moral y la responsabilidad para con sí mismos y sus familias. Luego de estudiar política estadounidense del siglo XIX, el científico político francés Alexis de Tocqueville llegó a apreciar enormemente dicha sociedad. Le impresionó la habilidad de los estadounidenses para la introspección, su entendimiento de la maldad, su voluntad para resolver problemas con paciencia y la falta de violencia en general a la hora de resolver problemáticas sociales. Él pensaba que la grandeza de Estados Unidos yace en su habilidad de corregir sus propios errores. [12]

Por otro lado, lo que el espectro perverso del comunismo quiere es que haya una política totalitaria para poder instigar a la gente a oponerse a la tradición y a la moral, y bloquear el camino para que la gente se incline hacia la bondad y hacia lo divino. La gente de países comunistas pasan de ser personas de Dios a convertirse en súbditos del diablo, todo sin darse cuenta. Gradualmente, obedecen voluntariamente las normas que concuerdan con el diablo.

En países comunistas, el gobierno monopoliza los recursos sociales, entre ellos la economía, el sistema educativo y los medios de comunicación. Así, todo debe realizarse siguiendo las instrucciones de los líderes del Partido Comunista, y sus métodos de gobierno están basados en mentiras, maldad y violencia. Aquellos que intentan seguir su conciencia e inclinarse hacia la bondad terminan violando la ideología y las reglas del partido, y son calificados de enemigos del partido. Luego se convierten en la clase marginal, obligados a luchar en lo más bajo de la sociedad, o simplemente mueren.

En las sociedades libres, el gobierno también está yendo hacia el autoritarismo, con el “gran gobierno” en control de casi todo. Una de las características de la política autocrática es un fuerte gobierno central que planea y dirige la economía. Actualmente, los gobiernos occidentales han fortalecido cada vez más su capacidad de intervenir y controlar la economía para cumplir con los planes del gobierno; utilizan los instrumentos de ingresos y gastos del Estado, los impuestos y el financiamiento de deudas.

Al mismo tiempo, su esfera de control ha llegado a abarcar las creencias, la familia, la educación, la economía, la cultura, la energía y los recursos, el transporte, las comunicaciones, los viajes, y más. Desde la expansión del poder administrativo central al control de gobiernos locales sobre las vidas de sus ciudadanos, con numerosas leyes y dictámenes, el resultado ha sido una expansión total del poder del gobierno y un control de la sociedad sin precedentes. Por ejemplo, es obligatorio asociarse a una cobertura de salud, o la gente recibe una multa. En nombre del interés público, los gobiernos pueden privar a la gente de su propiedad y sus derechos personales.

Un gobierno totalitario utiliza la “corrección política” como una excusa para privar a la gente de su libertad de expresión y dictar lo que se puede y lo que no se puede decir. Quienes denuncian abiertamente las políticas siniestras son desestimados y acusados de “discurso de odio”. Quienes se atreven a oponerse a la corrección política han sido marginalizados, aislados, en algunos casos han perdido sus trabajos, y en casos extremos han sido amenazados o atacados.

Utilizar estándares políticos desviados para reemplazar los estándares morales rectos, e imponerlos mediantes leyes, regulaciones y ataques públicos, crea una atmósfera de terror social y presión que suprime el libre albedrío de la gente y la libertad de elegir la bondad. Esta es la esencia de la política totalitaria.

b. De la cuna a la tumba: el sistema de asistencia social

Hoy en día, las políticas de asistencia social se han convertido en un fenómeno mundial. Sin importar qué país o partido, sea conservador o liberal, no hay una diferencia fundamental. Las personas que han vivido en países comunistas y llegan a Occidente quedan impresionadas con los beneficios: educación para los niños, seguro médico y cuidado para los ancianos, todo gratuito. Ellos creen que de eso se trata del “verdadero comunismo”.

¿Acaso la sociedad de hoy, llena de prestaciones sociales, no se trata precisamente de un conjunto de ideas comunistas aplicadas en una sociedad capitalista? La diferencia es que no se hizo mediante una revolución violenta.

Querer una vida mejor no está mal en sí, pero detrás de los grandes Estados de bienestar establecidos por los gobiernos hay grandes problemas. Nada es gratis en este mundo. Los altos niveles de prestaciones sociales están basados en impuestos forzados, y las prestaciones mismas terminan creando problemas.

El jurista británico Dicey observó:

Ahora, antes de 1908 la cuestión de si un hombre, rico o pobre, debía asegurar su salud era una cuestión que quedaba completamente a la libre discreción o indiscreción de cada individuo. Su conducta no le concernía al Estado más que la cuestión de si debería vestirse con un abrigo negro o un abrigo color pardo. […] Pero, a largo plazo, el Acta Nacional de Seguros traerá sobre el Estado, es decir, sobre los contribuyentes […] seguro de desempleo. […] Es de hecho la admisión por parte del Estado que su deber es asegurar a un hombre contra la maldad resultante de la falta de trabajo. […] El Acta Nacional de Seguros concuerda con las doctrinas del socialismo. […] [13]

El modelo nórdico de prestaciones socialistas ha sido reconocido y adoptado por muchos países. Ha sido considerado un ejemplo positivo de prosperidad socialista para que Occidente imite. Pero en el norte de Europa, la relación entre tasa impositiva y PBI está entre las más altas del mundo, y muchas de las tasas impositivas de esos países son de alrededor del 50%.

Varios analistas han señalado que hay seis problemas fatales en las prestaciones médicas socialistas que brinda el gobierno: no es sustentable, ya que la gente quiere beneficiarse de los servicios gratuitos más de lo que pagan por ellos. No hay recompensas ni multas por desempeño, y quienes trabajan en la industria médica no asumen ninguna responsabilidad legal por lo que hacen, pero reciben un sueldo sin importar cuánto trabajen. Esto causa enormes pérdidas al gobierno: la gente roba por los agujeros del sistema, abusa del mismo y se involucra en transacciones clandestinas. El gobierno decide sobre la vida y la muerte de la gente a través del sistema médico, y está plagado de burocracia. [14]

En 2010, un hombre llamado Jonas en el norte de Suecia estaba sangrando y tenía que suturar sus heridas en una sala de emergencias. Primero fue a una clínica de pacientes ambulatorios, pero estaba cerrada. Luego esperó tres horas en una sala de emergencias. La herida le sangraba, pero no fue asistido. No tuvo más opción que intentar curar las heridas él mismo, pero esto hizo que el personal del hospital lo denunciara por violar la ley por posesión de equipamiento médico sin autorización (él tomó una aguja e hilo que las enfermeras habían dejado al alcance) [15]. Este es solo un ejemplo; la realidad es mucho peor. Ya que todos quieren cobertura médica gratuita, se abusa de los recursos. El choque entre las limitaciones de recursos y la demanda de que sea gratis causa discordancias entre la oferta y la demanda. La falta de oferta significa largas esperas, mientras que quienes realmente necesitan cuidado médico se ven perjudicados por la medicina socializada.

No se trata meramente de una cuestión de eficiencia. El mayor peligro es que todo lo que una persona necesita desde la cuna a la tumba está controlado por el gobierno. Puede parecer algo bueno, pero de hecho, la dependencia de la población en el gobierno es el camino hacia un régimen autocrático.

Tal como escribió Tocqueville: “Si se estableciera el despotismo entre las naciones democráticas de la actualidad, este asumiría un carácter diferente; sería más extenso y más leve; degradaría a los hombres sin atormentarlos” [16]. Esta es una gran definición del Estado benefactor.

c. Un exceso de leyes pavimenta el camino hacia el totalitarismo

La política totalitaria socava la libertad de las personas de ser compasivas, pero les da espacio para hacer el mal. Que la gente quiera usar la ley para evitar que otros hagan cosas malas es precisamente lo que el diablo quiere. En la sociedad moderna, hay numerosas leyes y regulaciones complicadas. Estados Unidos tiene más de 70.000 leyes tributarias; la ley de cobertura de salud tiene 20.000 páginas. Incluso los jueces y abogados no pueden comprender todas las leyes, ni hablar de una persona común y corriente. Desde el nivel federal hasta el nivel de estado, condado y ciudad, cada año se aprueban un promedio de 40.000 leyes nuevas. Una persona puede violar la ley sin siquiera darse cuenta. Los castigos van desde una multa a un tiempo en prisión.

Hay normas sobre qué tipo de anzuelo usar para pescar y sobre sorber la sopa con demasiado ruido en público –todo, más o menos, tiene una ley o una regla que lo limita. California permite solo pantallas de televisión planas que cumplan con ciertos requisitos de consumo de energía; las bolsas de plástico están prohibidas. En algunas ciudades, construir una casita en el jardín trasero de tu propia casa requiere de la aprobación del gobierno.

La sobreutilización de leyes insensibiliza el sentido de la moral. En efecto, muchas leyes están en contra de la moral del sentido común. Y sin embargo, la proliferación de leyes ha creado una tendencia social en la cual la gente es juzgada según la ley y no según su estándar moral. A medida que pasa el tiempo, es fácil para los agentes del espectro perverso implantar la ideología del diablo en las leyes humanas.

Sin importar cuán buena sea la ley, es solo un poder externo y no puede cambiar la mente de las personas. Lao Zi dijo: “Mientras más leyes se promulgan, más ladrones y bandidos habrá”. Cuando el diablo está desenfrenado, la ley es inútil. Mientras más leyes haya, más control puede ejercer el gran gobierno. La gente ignora el hecho de que los problemas sociales son causados por el diablo que magnifica la parte mala del hombre. Piensan que el problema está en la ley, así que se ponen a arreglarla y olvidan el quid de la cuestión. Se forma un círculo vicioso y la sociedad comienza a marchar paso a paso hacia la autocracia.

d. Utilización de la tecnología para ejercer el control

El totalitarismo utiliza el aparato estatal y la policía secreta para monitorear a la población. La tecnología moderna ha llevado a la vigilancia al extremo, ampliando su mirada a cada rincón de la vida.

Un informe de Business Insider resumió diez maneras en que el Partido Comunista Chino ha estado monitoreando al pueblo chino. [17]

  • Usar la tecnología de reconocimiento facial para  identificar a la gente entre grandes multitudes.
  • Hacer que los administradores de chats grupales espíen a las personas.
  • Obligar a los ciudadanos a descargar aplicaciones que permitan al gobierno monitorear las fotos y vídeos de sus celulares.
  • Observar cómo la gente compra por internet.
  • Hacer que los agentes del orden público utilicen lentes especiales para identificar personas en lugares con mucha gente, como calles y estaciones de trenes.
  • Instalar “policía robótica” en estaciones de trenes para escanear los rostros de la gente y cotejarlos con los de fugitivos buscados.
  • Usar tecnología de reconocimiento facial para capturar peatones imprudentes.
  • Detener a peatones aleatoriamente para chequear sus teléfonos celulares.
  • Rastrear las publicaciones en redes sociales de la gente, las cuales pueden ser vinculadas con la familia del usuario y la ubicación del mismo.
  • Desarrollar software predictivo para agregar información sobre la gente –sin su conocimiento– y marcar a quienes considera amenazantes.

El Financial Times sonsaca el siniestro propósito del sistema chino de puntaje de crédito social. “Esto es el núcleo del plan 2020 de China: no solo usar el big data para medir el puntaje de crédito, sino cuantificar la tendencia política de su ciudadanía”, dice el artículo. “El mismo sistema puede ser recalibrado para producir un puntaje de ‘patriotismo’ que evalúe qué tan alineados están los puntos de vista de un individuo con los valores del Partido Comunista al poder”. [18]

Con archivos de recursos humanos y big data, el gobierno puede hacer que los ciudadanos en la mira sean despedidos de sus trabajos y que los bancos cancelen sus hipotecas. Puede revocar sus licencias y asegurar que no reciban atención médica en los hospitales.

La China de hoy tiene el sistema de vigilancia más grande del mundo. En lugares públicos y en los caminos hay por todas partes cámaras de vigilancia. En pocos minutos, los rostros que están en una lista negra pueden ser filtrados de un mar de 1400 millones de personas. El software de vigilancia embebido en los teléfonos celulares a través de WeChat permite la vigilancia abierta, y la privacidad está completamente ausente para cualquiera con un celular. Simplemente no hay dónde esconderse. A medida que la tecnología se vuelve más y más avanzada y los gobiernos de hacen más y más grandes, que Occidente continúe en el camino al socialismo daría como resultado un destino igualmente horroroso, en el que las personas son constantemente monitoreadas, presionadas y manejadas. Este último escenario no es en absoluto una exageración.

6. La guerra total del comunismo contra Occidente

Debido a la infiltración del espectro comunista, la sociedad estadounidense hoy en día está dividida en un grado sin precedentes, con la izquierda usando todo su poder para obstruir y boicotear a quienes tienen puntos de vista tradicionales en la política. Usar el término “guerra” para describir esta situación no es para nada una exageración.

En años recientes, durante la elección en Estados Unidos, a pesar de que la retórica puede haber sido feroz y beligerante, una vez que terminó la elección, comenzaría la sanación, las grietas serían enmendadas y la política regresaría a la normalidad.

No obstante, durante la etapa inicial de las elecciones de 2016, algunos funcionarios de izquierda dentro del gobierno ya estaban elaborando un plan para tratar con estándares diferentes a los candidatos de diferentes partidos. Después de las elecciones, a fin de hacerse de las elecciones nuevamente, la izquierda inició un juicio. Después de que asumiera el nuevo presidente, el gobernador izquierdista del estado de Washington dijo que había un “tornado de apoyo” a la oposición total al nuevo presidente. Los altos mandos del partido opositor admitieron que un ejército enfurecido de liberales quería que se llevará a cabo una “guerra total” [19] contra el nuevo presidente, que se lo bloqueara en todas partes, y que a través de esto, ellos se ganaran el apoyo del público.

La izquierda actualmente está recurriendo a todos los métodos posibles para alcanzar sus objetivos. Los izquierdistas se suelen oponer a las nuevas políticas por el simple hecho de oponerse. Bajo circunstancias normales, diferentes partidos pueden tener diferentes puntos de vista sobre las políticas, pero a pesar de la división, todos tienen en común el deseo de que el país esté seguro. Pero, notablemente, no solo la propuesta de fortalecer la frontera fue objeto de intensos ataques, sino que ciertos estados incluso aprobaron leyes de “ciudad santuario”. Estas leyes impiden a los oficiales federales del orden público preguntar a las personas sobre su estatus de inmigración y prohíben a las agencias locales brindar información relacionada con inmigración a las agencias federales del orden público.

Antes de las elecciones, los medios de comunicación dominados por la izquierda respaldaron fuertemente a la candidata del partido de izquierda, dando la impresión de que su victoria era inevitable –y así fue que muchos quedaron perplejos por el resultado. Después de las elecciones, los principales medios de comunicación coordinaron con los políticos de izquierda para hacer sensacionalismo con todo tipo de asuntos, dirigiendo la atención del público a los ataques y críticas al nuevo presidente, incluso al punto de inventar noticias falsas para confundir al público. Los principales medios de comunicación hicieron la vista gorda a prácticamente todos los logros del nuevo presidente, mientras que no ahondaron demasiado en los enormes problemas inherentes a la candidata de izquierda.

En una sociedad normal, diferentes grupos o partidos pueden tener diferentes opiniones, con lo que surgen conflictos. Pero tales conflictos deberían ser temporales y localizados, y eventualmente ambos lados deberían intentar resolver el problema pacíficamente. Solo cuando un grupo está poseído por la mentalidad de lucha de clases del espectro comunista, es que las disputas políticas se elevan al punto de iniciar una guerra, con la creencia de que la cooperación o la reconciliación pacífica son imposibles y de que uno debe derrotar totalmente al opositor y demoler completamente el sistema existente.

Esta guerra total se refleja en la confrontación general en el arte del juego político, en la formulación de políticas y en la batalla por la opinión pública, trayendo consigo profundas rupturas sociales y un número creciente de actos extremistas y violentos. Esto es exactamente lo que el espectro comunista espera ver.

En 2016, según la última encuesta conducida por The Associated Press y el Centro de Investigación de Asuntos Públicos, alrededor del 85 por ciento de los encuestados creía que el país estaba más profundamente dividido en la política que en el pasado; el 80 por ciento creía que los estadounidenses están muy divididos en valores importantes. [20]

La unidad de un país requiere de un conjunto común de valores y una cultura compartida. A pesar de que las doctrinas de diferentes religiones son diferentes, los estándares para el bien y el mal son similares. Esto permite que los grupos étnicos de Estados Unidos vivan en armonía. No obstante, cuando los valores están divididos, incluso surge la pregunta de si el país permanecerá unido.

Conclusión

Todos albergan debilidades y maldad dentro de sí. La búsqueda de poder, dinero y fama existió desde el comienzo de la humanidad. El diablo utilizó la maldad en la naturaleza humana con el propósito de crear un sistema de “agentes” suyos en cada país. Un país es como un cuerpo humano, y cada entidad dentro de él –sea una empresa, un gobierno, etc.– es como un órgano humano. Cada uno tiene su función y cumple sus deberes. Si los agentes del diablo se infiltran en un país, entonces es como si una conciencia externa reemplazara el alma humana –o en otras palabras, como si la conciencia externa directamente poseyera y controlara el cuerpo.

Si alguien intenta despertar a una sociedad del control del diablo, este sistema probablemente resista por todos los medios –por ejemplo, usando los medios de comunicación para desacreditar a los opositores, haciendo ataques personales, usando información engañosa para confundir al público, fomentando el antagonismo, ignorando los decretos gubernamentales, desviando recursos para apoyar a la oposición y arrastrando a la sociedad entera hacia la división y al conflicto. Los opositores incluso han causado agitación social mientras intentaban poner al público desinformado en contra de quienes se atreven a confrontar al diablo. Muchas personas son los fundadores, y al mismo tiempo las víctimas, de este sistema. A pesar de que pueden haber hecho cosas malas, no son realmente enemigos de la humanidad.

El poder político puede ser utilizado para tener logros que beneficien a todas las personas. Por otro lado, el abuso del poder político puede conducir a enormes crímenes. El propósito de este capítulo ha sido revelar los factores comunistas detrás de la política del mundo actual y así ayudar a las personas a distinguir entre el bien y el mal, ver las estrategias del diablo y regresar a la política a su dominio apropiado y a su camino correcto.

El expresidente de EE. UU. Reagan una vez dijo: “De tiempo en tiempo hemos estado tentados a creer que la sociedad se ha vuelto demasiado compleja como para ser manejada mediante el autogobierno, que el gobierno de un grupo de élite es superior al gobierno por, para y del pueblo. Bueno, si nadie entre nosotros es capaz de gobernarse a sí mismo, entonces ¿quién entre nosotros tiene la capacidad de gobernar a otros?” [21]. De manera similar, el presidente Trump dijo: “En Estados Unidos no adoramos al gobierno, adoramos a Dios”. [22]

La autoridad política necesita regresar al camino correcto, basado en valores tradicionales. Solo cuando la humanidad sea bendecida por Dios será capaz de resistir la manipulación del diablo y así evitar el camino de esclavitud y destrucción. Solo retornando a las tradiciones y virtudes dejadas al hombre por Dios tendrá la humanidad una salida.

Referencias

[1]] Karl Marx and Frederick Engels, The Communist Manifesto, trans. Samuel Moore in cooperation with Frederick Engels, Marx/Engels Internet Archive, https://www.marxists.org/archive/marx/works/1848/communist-manifesto/ch04.htm.

[2] Vladimir Lenin, The State and Revolution, Chapter I, Lenin Internet Archive, https://www.marxists.org/archive/lenin/works/1917/staterev/ch01.htm.

[3] David Horowitz, “Alinsky, Beck, Satan, and Me,” Discoverthenetworks.org, August 2009, http://www.discoverthenetworks.org/Articles/alinskybecksatanandmedh.html.

[4] He Qinglian, “New Symptom of Democratic Countries: Split between Elite and Masses,” Voice of America, July 5, 2016.

[5] Mike McPhate, “After Lawmaker’s Silencing, More Cries of ‘She Persisted,’” California Today, February 28, 2017, https://www.nytimes.com/2017/02/28/us/california-today-janet-nguyen-ejection.html.

[6] Jiang Linda, Liu Fei, “Californian Candidate: Why I Went from the Democratic Party to the Republican Party.” The Epoch Times (Chinese edition). May 7, 2018. http://www.epochtimes.com/b5/18/5/7/n10367953.htm. The English-language version of a portion of his original remarks may be found here: https://goo.gl/yJijbo.

[7] Bill Dolan, “County Rejects Large Number of Invalid Voter Registrations,” Northwest Indiana Times, October 2, 2008,  http://www.nwitimes.com/news/local/county-rejects-large-number-of-invalid-voter-registrations/article_6ecf9efd-c716-5872-a2ed-b3dbb95f965b.html.

[8] “ACORN Fires More Officials for Helping ‘Pimp,’ ‘Prostitute’ in Washington Office,” Fox News, September 11,2009, http://www.foxnews.com/story/2009/09/11/acorn-fires-more-officials-for-helping-pimp-prostitute-in-washington-office.html.

[9] Spencer S. Hsu, “Measure to Let Noncitizens Vote Actually Failed, College Park Announces,” Washington Post, September 16, 2017, https://www.washingtonpost.com/local/md-politics/measure-to-let-noncitizens-vote-actually-failed-college-park-md-announces-with-considerable-embarrassment/2017/09/16/2f973582-9ae9-11e7-b569-3360011663b4_story.html?noredirect=on&utm_term=.d3454a846017.

[10] Mark Hendrickson, “President Obama’s Wealth Destroying Goal: Taking The ‘Curley Effect’ Nationwide,” Forbes, May 31, 2012,  https://www.forbes.com/sites/markhendrickson/2012/05/31/president-obamas-wealth-destroying-goal-taking-the-curley-effect-nationwide/#793869d63d75.

[11] Ibid.

[12] Alexis de Tocqueville, Democracy in America, Volume 1, trans. Henry Reeve (New Rochelle, New York: Arlington House).

[13] A.V. Dicey, “Dicey on the Rise of Legal Collectivism in the 20th Century,” Online Library of Liberty, http://oll.libertyfund.org/pages/dicey-on-the-rise-of-legal-collectivism-in-the-20thc.

[14] Paul B. Skousen, The Naked Socialist: Socialism Taught with The 5000 Year Leap Principles (Izzard Ink), Kindle Edition.

[15] “Jonas, 32, Sewed up His Own Leg after ER Wait,” 2010. The Local.se,August 3, 2010, https://www.thelocal.se/20100803/28150.

[16] De Tocqueville, Alexis, n.d, “Democracy In America Alexis De Tocqueville,” Accessed July 3, 2018. https://www.marxists.org/reference/archive/de-tocqueville/democracy-america/ch43.htm.

[17] Alexandra Ma, “China Is Building a Vast Civilian Surveillance Network — Here Are 10 Ways It Could Be Feeding Its Creepy ‘Social Credit System,’” Business Insider, April 29, 2018, http://www.businessinsider.com/how-china-is-watching-its-citizens-in-a-modern-surveillance-state-2018-4.

[18] Gilliam Collinsworth Hamilton, “China’s Social Credit Score System Is Doomed to Fail,” Financial Times, November 16, 2015, https://www.ft.com/content/6ba36896-75ad-356a-a768-47c53c652916.

[19] Jonathan Martin and Alexander Burns, “Weakened Democrats Bow to Voters, Opting for Total War on Trump,” New York Times, February 23, 2017, https://www.nytimes.com/2017/02/23/us/democrats-dnc-chairman-trump-keith-ellison-tom-perez.html.

[20] “New Survey Finds Vast Majority of Americans Think the Country Is Divided over Values and Politics,” The Associated Press–NORC, August 1, 2016, http://apnorc.org/PDFs/Divided1/Divided%20America%20%20AP-NORC%20poll%20press%20release%20%20FINAL.pdf.

[21] Jonah Goldberg, “Trump’s Populism Is Not Reagan’s Populism,” National Review, April 4, 2018. https://www.nationalreview.com/2018/04/donald-trumpr-ronald-reagan-populism-different/.

[22] Paulina Firozi, “Trump: ‘In America We Don’t Worship Government, We Worship God,’” The Hill, May 13, 2017. http://thehill.com/homenews/administration/333252-trump-in-america-we-dont-worship-government-we-worship-god.

Lea la serie completa:  “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Capítulo 1: : Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo.

Capítulo 2:  Los comienzos europeos del comunismo.

Capítulo 3:  Asesinatos en masa en Oriente.

Capítulo 4: Exportar la Revolución.

Capítulo 5:  Infiltración en Occidente (Parte 1).

Capítulo 5: Infiltración en Occidente (Parte 2)

Capítulo 6: La revuelta contra Dios.  

Capítulo 7: La destrucción de la familia (Parte 1).

Capítulo 7: La destrucción de la familia (Parte 2).

Capítulo 8: Cómo el comunismo siembra el caos en la política (Parte 1)

Capítulo 8: Cómo el comunismo siembra el caos en la política (Parte 2)
5 (100%) 1 voto
Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds