El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu comunicó este sábado que se reunirá con el presidente ruso, Vladimir Putin, el miércoles en Moscú para discutir asuntos regionales.
Israel está preocupado por la presencia militar de Irán en Siria y también ha estado presionando a las potencias mundiales para que “cambien o anulen” el acuerdo nuclear de 2015.

El premier israelí denunció el 30 de abril un plan secreto de Irán para producir armas atómicas (AFP)

El martes pasado, Netanyahu anunció que los mandatarios de países como Alemania, Reino Unido y Francia aceptaron su propuesta de enviar delegaciones a Israel para investigar la documentación sobre la actividad nuclear iraní que denunció el lunes.

El primer ministro dijo que también habló con el presidente ruso, Vladimir Putin, así como con el chino, Xi Jinping, pero aún no han decidido si aceptarán la invitación, que extendió al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

El 30 de abril, Netanyahu allanó el camino a EEUU para retirarse del pacto nuclear iraní al presentar las supuestas pruebas de un programa secreto y acusar a Irán de incumplimiento del acuerdo de 2015 firmado con el G5+1 (Rusia, China, Reino Unido, Francia, EEUU y Alemania).

Retirando las sábanas de dos estanterías, el jefe de Gobierno mostró lo que aseguró que era media tonelada de copias de documentos iraníes originales, en una comparecencia en inglés y hebreo que convocó de forma inesperada tras una breve visita a Israel del nuevo secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo.

El “archivo atómico secreto iraní” de más de 100.000 archivos y 183 CD habría estado oculto en un almacén en el distrito de Shorabad, en el sur de Teherán, y fue obtenido por los servicios de inteligencia y posteriormente “compartidos” con EEUU, que confirmó su “autenticidad”, según palabras del primer ministro.

A raíz de las revelaciones israelíes, la OIEA, encargada de vigilar el programa nuclear iraní, señaló el martes que “evalúa todas las informaciones disponibles”, aunque recordó que sus expertos concluyeron en 2015 que Irán abandonó a partir de 2009 sus intentos de hacerse con una bomba nuclear.

Por otro lado, Irán calificó el anuncio de Israel como “propaganda política” para presentarle como una amenaza e influir en Estados Unidos para que se retire del pacto. El ministerio iraní de Exteriores llamó a Netanyahu “mentiroso infame” y consideró sus declaraciones “inútiles y vergonzosas”.

Las autoridades estadounidenses apoyaron totalmente las acusaciones israelíes, mientras la Unión Europea (UE) mostró cautela y recordó que la OIEA no ha cuestionado el cumplimiento iraní de mantenerse fuera de la búsqueda de armamento nuclear.

Infobae

Con información de Reuters

Benjamin Netanyahu se reunirá con Vladimir Putin en Moscú el próximo miércoles
Califique esta publicación
Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds