La vida es un don sagrado al que algunas madres renuncian para poder verlo florecer en sus hijos. Este es el caso de Elizabeth Joice, Stacie Crimm y Dana Scatton quienes, en medio de su difícil enfermedad, le muestran al mundo hasta donde puede llegar el amor de una madre.

Cada una de ellas fue diagnosticada con cáncer durante su proceso de gestación y dados sus derechos pudieron haber decidido abortar, sin embargo, en ningún caso se inclinaron por esta opción.

Después de su matrimonio, Elizabeth Joice luchó contra en cáncer y logró vencerlo, razón por la cual decidió tener un hijo con su esposo Max.

La felicidad llenó el hogar de esta pequeña familia cuando llegó la noticia del esperado embarazo, no obstante, un nubarrón eclipsó la alegría un mes después, cuando se enteraron de que el cáncer había vuelto.

Elizabeth decidió postergar la radioterapia hasta que, un mes antes de la fecha esperada, nació su esperado bebé.

Cuarenta semanas transcurrieron desde el parto hasta cuando Elizabeth murió. Ahora su esposo observa en su hijo recién nacido la mirada de la madre que lo dio todo para traerlo al mundo.

Elizabeth Joice y su bebé. Foto: imgur.com

.El caso de Stacie Crimm, quien pudo concebir a sus 41 años, deja una estela de tristeza. Ella, como madre soltera, estuvo acompañada por su hermano Ryan tanto en la alegría de saber sobre su estado de gravidez, como en la tristeza de conocer sobre su enfermedad.

Tras tomar la decisión de prescindir del tratamiento para el cáncer y salvar la vida de su bebé, Stace sobrevivió difíciles días en compañía de su hermano y cuñada.

La valiente mujer, pocos días antes de culminar su periodo de gestación, quedó inconciente y su bebé, Dottie Mae, tuvo que nacer mediante cesárea. Al poco tiempo, ella logró despertar y ver a su hermosa hija. Tres días después de conocer a su primogénita, Crimm dejó este mundo.

Stacie Crimm y su bebé. Foto: Facebook

Por otro lado, el pasado 4 de enero, Dana Scatton, dio a luz a una hermosa bebé prematura de dos kilogramos.

Dana tenía 17 años y varios meses de gestación cuando fue diagnosticada de un tipo de cáncer cerebral. A pesar del diagnóstico terminal la joven decidió, junto a su familia, postergar el tratamiento hasta la semana 34 de gestación.

En estos momentos, la joven madre, se encuentra en el hospital, donde el pasado martes 9 de enero cumplió 18 años.

Aries Marié, como ha sido llamada la hija de Dana, muy seguramente agradecerá al Cielo por la valiente decisión tomada por su madre.

Dana Scatton y su bebé.
Share
Categorías:Mundo

Video