Si alguien tocara a tu puerta con un bloc de notas en la mano y te preguntara “si pudieras tener tres deseos, ¿cuáles serían?”. La mayoría seguro pediría algo como un auto nuevo o algo del estilo.

Cuando Ruby Kate Chitsey, de 11 años de edad, preguntó a los residentes de un asilo de ancianos cuáles serían sus tres deseos, encontró sus respuestas sorprendentes, tan sorprendentes que supo que quería hacer todo lo que pudiera para que esos deseos se hicieran realidad.

La mamá de Ruby Kate, Amanda, trabaja con residentes de cinco asilos diferentes en Harrison, Arkansas. La niña de 11 años visita a menudo las instalaciones con su madre y ha llegado a conocer a algunos de los residentes.

Un día, vio a una anciana mirando por la ventana con tristeza en los ojos. Ruby Kate le preguntó qué le pasaba y la mujer le dijo que ya no podía cuidar a su perro que tenía desde hacía 12 años, y que estaba triste porque acababa de terminar una visita con el cachorro y no sabía cuándo volvería a verlo.

Según Amanda, los residentes que reciben ayuda del gobierno normalmente solo reciben unos 40 dólares al mes aparte del alojamiento y la comida. Este dinero cubre cosas como ropa, cortes de pelo y cuidado de mascotas. Ruby Kate decidió que podría usar algo de su propio dinero para ayudar a la residente a comprar comida para su perro, lo que le daría al menos unas cuantas visitas más.

Ruby Kate se sintió tan bien después de cumplir con este pequeño pedido, que se sintió inspirada a preguntar a todos los residentes cuáles serían sus tres deseos.

Resultó que la mayoría de los deseos no eran autos nuevos o vacaciones tropicales, sino cosas como pantalones nuevos, dulces e incluso comidas de McDonald’s.

Como Ruby Kate no tenía suficiente dinero para satisfacer todos los deseos, su mamá la ayudó a crear una página GoFundMe dedicada a recaudar dinero para los residentes.

Te puede interesar:

videoPlayerId=3cd58a37c

Desde su lanzamiento en noviembre de 2018, la recaudación de fondos ha aportado más de 96.000 dólares para alcanzar su objetivo de 100.000 dólares.

Todo el dinero donado se ha destinado a la compra de ropa, audífonos, alimentos, zapatos y, por supuesto, al cuidado de las mascotas.

Ruby Kate está orgullosa del progreso que está haciendo su recaudación de fondos. Cree que el dinero no va a la compra de cosas “extras”, sino a la compra de “cosas que hacen la vida más dulce”.

¡Difunde la increíble misión de Ruby Kate y comparte esta historia con tus amigos!

Te puede interesar:

videoPlayerId=f4e6717c9

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Pequenos “gatinhos do deserto” são filmados. Eles são tão lindos!

DESTACADAS Ver más