Te sorprenderás si te decimos que esta señora tiene 92 años de edad, ¡y así es! Ha estado practicando la medicina durante unos 60 años y no tiene planes de jubilarse.

Ella es la Dra. Melissa Freeman, cada año, ella consulta hasta 200 pacientes en su clínica privada, ubicada en Harlem, Nueva York, Estados Unidos. 

Lo increíble es que a su edad avanzada, parece tan llena de vitalidad. Podría estar jubilada, pero está tratando a personas que son adictas a las drogas.

“Una vez que seas adicto, es un problema muy difícil de resolver”, le dijo a la anfitriona de Good Morning America, Robin Roberts, en agosto de 2018. “El ver enderezar sus vidas, es algo muy conmovedor”.

Lo más probable es que sean los cambios positivos que ella ve en los pacientes que trata, lo que la motiva a seguir haciendo lo que hace.

“Mientras Dios me dé vida y fuerza, lo seguiré haciendo, y él ha sido muy, muy misericordioso conmigo”.

Además, para desplazarse por la ciudad, la doctora toma el metro.

“Soy neoyorquina”. “Si tengo que ir a algún lado y el metro es la mejor manera de llegar, subiré”.

Poco sabrían sus pacientes que ella es la nieta de una esclava, su abuelo y su padre no tuvieron muchas oportunidades de recibir educación, así que la animaron a estudiar mucho.

“Mi padre realmente enfatizó la importancia de la educación”, dijo Freeman. “Todos ellos sabían que sus hijos necesitaban ser educados. No hablaba mucho de ello, pero todos los niños lo sabían”.

Tiene un pasado musical, posteriormente le llamo la atención la medicina.

“Fui a Música y Arte al Hunter College”, dijo Freeman a Amsterdam News. “Había una amiga de la familia y ella solía platicar conmigo y tenía una hija que era médica y me preguntaba:”¿Por qué no te haces médico? ¿Por qué no piensas en ser médico?””.

“Sabía que no iba a ser músico, estudié fisiología en la universidad y me gustaba la ciencia”, continuó Freeman. “¿Pero cómo iba a pagar una educación en medicina? Mi padre acababa de morir, no teníamos dinero, así que no sabía qué hacer”.

Y como dice el dicho, donde hay voluntad, hay una manera.

Para poder estudiar medicina, equilibró un par de trabajos con clases nocturnas. Eventualmente, se graduó de la Facultad de Medicina de la Universidad de Howard en 1955.

A partir de ahí, su carrera en la medicina floreció, y podemos ver que ella obtiene mucha satisfacción de tratar a la gente.

Cuando se le preguntó si quería dejar de trabajar ella dijo: “No”.

Conociendo la historia y viendo la carrera de la doctora Freeman, el dicho de Confucio encaja perfectamente: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día en tu vida”.

¡Qué importante es la educación! Que el viaje de la vida de la Dra. Freeman sea un estímulo para todos los que anhelan estudiar y hacer algo con sus vidas, incluyendo a los padres que desean motivar a sus hijos.

Usa tu educación para beneficiar a otros.

Lee historias con valores y toda la actualidad mundial >Haciendo click aquí – BLes.com<

Share
Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Chef peruano elabora la más bella escultura de un ave en hielo

DESTACADAS Ver más