Hay historias que se distinguen por tener características extraordinarias, y una que últimamente se ha vuelto famosa es la de un flamenco que se fugó hace 13 años de un zoológico de Kansas y que recientemente ha sido avistado.

El suceso que da fe de la supervivencia de este espécimen por tantos años, se remonta al momento preciso en el que un estudiante realizaba una pasantía en el Servicio de Parques y Vida Silvestre ubicado en el estado de Texas.

Mientras Ben Shepard navegaba en un bote a lo largo del río Lavaca, a 200 km de Houston, divisó a lo lejos la imagen inconfundible de un flamenco, llamándole la atención que además de estar solo tenía una etiqueta en una de sus patas con un número de registro, 492.

Se trataba del mismo flamenco que desde el 2005 había escapado del Zoológico de Kansas, logrando conservar su estado prófugo hasta la actualidad.

Pero los antecedentes de esta ave en particular están marcados por la palabra supervivencia.

492 originalmente procede de Tanzania, hasta que, junto con un grupo de 40 flamencos, fue llevado hasta un zoológico de la localidad de Wichita en Kansas.

Resulta que cuando el grupo de aves llegó al zoológico, los encargados se percataron que ya habían alcanzado la adultez, con aproximadamente 3 años, razón por la que se determinó no mutilar sus alas ya que era poco ético y existía la alternativa de recortar sus plumas.

Sin embargo, el proceso de cortar las plumas, (similar al corte de cabello en personas) se retrasó demasiado por parte de los cuidadores, lo que propició a que 492 se escapara y además no lo hizo solo sino en compañía de otro flamenco, 397.

Pero inexplicablemente, ambas aves tomaron direcciones diferentes, mientras 397 voló hacia el norte y pasados los meses fue avistada en Míchigan, 492 fijó su destino al sur y terminó en Texas. Se cree que 397 no habría conseguido sobrevivir al invierno de Michigan puesto que no se le ha vuelto a ver.

Ahora, el reciente avistamiento de 492 se convierte en un acontecimiento totalmente extraordinario, debido a que los flamencos no son nativos del territorio estadounidense, y quizás se les puede ver ocasionalmente al sur de Florida, por lo tanto el caso de 492 es excepcional.

Además del curioso caso de un ave de este tipo deambulando por el sur de Estados Unidos, se suma que la naturaleza de los flamencos es social, por lo que es muy raro encontrar a uno en soledad.

No obstante, en su estadía en Texas, se lo vio junto a otro flamenco caribeño que según Scott Newland, cuidador de flamencos del zoológico, habría arribado a la región debido a una fuerte tormenta tropical.

Luego de eso no se volvió a ver a 492 en compañía, tampoco se sabe si el ave que lo acompañó era del sexo opuesto como para especular una posibilidad de reproducción, aunque en su estado de libertad lo más probable es que consiga una pareja, aseguró a la BBC Juan Amat, investigador científico y experto en flamencos de la Estación Biológica Doñana-CSIC en España.

Paralelamente, mientras 492 se dedica a migrar por distintos lugares del sur estadounidense, sus compañeros africanos aún permanecen en el zoológico en Kansas.

Amat, a pesar de que se muestra afín a que un animal esté en libertad, también inculca la importancia de la preservación animal, uno de los fines que se consigue con su cautividad y con la posibilidad de que los zoológicos lleven a cabo programas de reintroducción a la naturaleza de especies que se encuentran amenazadas.

Share
Categorías: Noticias


Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Este jovem canta uma música famosa com sua voz extraordinária. Você tem que ouvi-lo!

DESTACADAS Ver más