La esfera terrestre que habitamos es una estructura viviente con características fascinantes, solo hace falta conocer las particularidades químicas y físicas que presentan los diferentes mantos o capas que la recubren y su función a la hora de dar sustento a la vida.

Particularmente la atmósfera, esa zona que facilita el desarrollo en la superficie, se presentan procesos de erosión importantes para la constitución de los sorprendentes paisajes tal como los conocemos.

Así mismo, la composición del aire se encuentra entre los procesos inherentes a la vida en la tierra. En la superficie terrestre son varios los factores que intervienen en la formación de corrientes de aire, principalmente los gases que lo conforman como el Nitrógeno, Oxígeno, Argón y Dióxido de Carbono.

Gracias a la atracción de la gravedad, el aire se concentra en la superficie terrestre, sucede que conforme se aumenta la altura, los cambios atmosféricos son más notables presentándose de esa manera variaciones en su densidad.

A este fenómeno atmosférico también se integran partículas de polvo en suspensión, sean inorgánicas, pequeños organismos o sus restos y sal marina. Como resultado de la interacción de estas partículas en la atmósfera, se presenta por ejemplo la formación de nieblas contaminantes.

El clima de nuestro Planeta Tierra ostenta condiciones bastante particulares, por ejemplo, existe un lugar en la superficie terrestre que se precia de poseer el más frío del planeta.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista científica Geophysical Research Letters, en la Antártida habría un lugar con vientos helados de hasta  -98 °C, que sería la temperatura más baja registrada hasta entonces.

Luego de analizar datos satelitales, científicos determinaron en el año 2013 que el sitio ubicado en la Meseta Antártica Oriental, cerca al polo sur es el sitio más frío del planeta el cual mostró inicialmente temperaturas de -93 °C.

Ahora los investigadores han realizado un análisis actualizado de los datos mediante los cuales se percataron de que las temperaturas del polo sur durante la noche son aún más bajas, especialmente durante julio y agosto.

En el análisis los expertos observaron pequeñas depresiones en la superficie de la antártida en donde el denso aire frío se acumula y puede permanecer a lo largo de varios días. Concluyendo que no son solo las corrientes de viento ligero o los cielos claros los que contribuyen a la concentración del frío en la zona.

Según la BBC, Ted Scambos, autor principal del estudio, declaró: “En esta área vemos periodos de aire increíblemente seco, y esto permite que el calor en la superficie de la nieve se irradie hacia el espacio más fácilmente”.

Nunca terminamos de conocer el maravilloso planeta donde habitamos, ¡realmente sorprendente!, no?

Share
Categorías: Noticias


Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Esta é uma das coreografias acrobáticas mais impressionantes que você verá em muito tempo!

DESTACADAS Ver más