Hace pocos días, Tayla Daly tuvo uno de los momentos más maravillosos de su vida: su novio, Andrew Bevan le dijo que quería pasar el resto de su vida a su lado, y ella aceptó. Sin embargo, días después ella no encontraba su sortija de compromiso, y triste y abatida quiso hacer hasta lo imposible para encontrarla. Lo que jamás imaginó fue que viviría una de las historias más increíbles que han dado la vuelta gracias a las redes sociales y que la llevó a conocer a una nueva gran amiga.

Tayla Daly, de 25 años de edad, estaba más que emocionada cuando su novio le propuso matrimonio. Sumamente feliz y con una sonrisa en la cara, publicó en las redes sociales una foto de uno de los momentos más lindos de su vida.   

Luego de recibir su anillo, Tayla regresó a su rutina y un día, antes de ir al trabajo pasó por la gasolinera, pero cuando llegó al trabajo se dio cuenta que algo le faltaba. ¡Era la sortija!

Desesperada comenzó a buscar en todas partes, buscó en su oficina, y regresó a la gasolinera para ver si la encontraba. ¡Nada!

Tayla escribió una publicación en su perfil de Facebook para ver si alguien podía haber encontrado el anillo de sus sueños. “No había tenido tiempo de reajustarlo y se había caído”, explicó la joven. “Llamé a la gasolinera pero nadie me pudo ayudar. Lloré todo el camino a casa buscando en el auto pero no podía encontrarlo. Desesperada también busqué en cada rincón de mi oficina, pero mi sortija continuaba perdida”, agregó.

La futura novia pensó en el alcance de las redes sociales e hizo una publicación para que la gente la ayudara a recuperar la joya. Y no pudo haber tenido más suerte, pues alguien dispuesta a reunirla con su sortija vio la publicación.

Jade Austin, una vecina de su comunidad, encontró la publicación de Tayla en Facebook. Al verla, se sintió identificada porque años atrás, ella misma había perdido su sortija. A pesar de tener 8 meses de embarazo, Jade condujo por 20 minutos hasta la estación de gasolina que Tayla señalaba, y sin más ayuda, empezó a buscar por todas partes y hasta revisó las cámaras de seguridad para verificar si alguien había recogido algo del suelo.

Cuando Jade se estaba dando por vencida y estaba a punto de irse para su casa, vio algo en el suelo que brillaba. Junto a la gasolinera, Jade se acercó, se agachó y recogió un anillo que estaba en el piso. Contenta por su logro llamó a Tayla para conocerla y entregarle la joya.

“¡El mundo es un lugar hermoso!”, explica Tayla feliz de tener de nuevo su sortija en el dedo. “Estoy segura que han sido los mejores primeros días después de estar comprometida”, agregó con un par de emojis de sonrisas.

En esta búsqueda, Tayla no solo encontró su anillo, sino a una nueva amiga con quien ha empezado a compartir los mejores momentos de su vida y a quien es muy probable que invite a la boda.

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Pequenos “gatinhos do deserto” são filmados. Eles são tão lindos!

DESTACADAS Ver más