Madeline Stuart no es una modelo adolescente promedio. Para empezar, ella tiende a dar a los fotógrafos y maquilladores un número sorprendente de abrazos y choca los cinco con la mano.

Y la joven de 18 años de edad tiene tres agujeros en su corazón, una válvula con fugas y síndrome de Down.

La adolescente ha sido aclamada como la primera modelo profesional con esta condición, y su sonrisa se está convirtiendo en omnipresente a través de las redes sociales y revistas.

Madeline desfilará en la pasarela de New York Fashion Week, la tercera pasarela de su vida. Pero la adolescente es completamente imperturbable.

“Su intención es subir a la pasarela y mirarnos desde allí”, dice su madre y directora Rosanne Stuart.

“Pero apuesto que ella va a salir y levantar las manos gritando ‘yeeaah!’ Y pongan atención, ¡todos aplaudirán!”.

Madeline no siempre soñaba con la fama; ella originalmente quería ser camarera en McDonald’s.

Pero en marzo de 2014, decidió bajar de peso y ponerse en forma para poder seguir su clase de baile.

“Entonces en agosto del año pasado fuimos a la Ekka, y Madeline trató de subir al escenario para unirse a las modelos, le dije que no podía y se puso de mal humor”, dijo Rosanne a ABC News Digital .

Así que en marzo de este año, Rosanne organizó una sesión de fotos profesionales, y cargaron las fotos en un sitio cerrado para familias con miembros con síndrome de Down.

“Debido a que estamos sólo ella y yo, y no tenía nadie con quien hablar, quería recibir comentarios de otros padres”, dijo Rosanne. “Y ella recibió 50.000 me gusta de la noche a la mañana”.

Las redes sociales de Madeline ahora incluyen más de 460,000 seguidores en Facebook y casi 75.000 seguidores de Instagram.

“Un alma hermosa”

Madeline no se ve afectada por su nueva fama, porque “ella siempre pensó que era famosa”.

“Solía ​​tener problemas cuando estaba en la escuela, me dijeron que como le dejaba ser el centro de atención ella esperaba eso de todos”, dice Rosanne. ¡Y ahora lo consigue de todo el mundo!

La comunicación verbal de Madeline es limitada, por lo que a menudo levanta su mentón y su mano para hacer mímica.

Pero Rosanne dice que se asegura de que Madeline sólo modele ropa que sea apropiada para su edad y “no provocativa o de mal gusto”.

“No quiero que la vean como si fuera un objeto sexual”, dice Rosanne. “Madeline necesita ser vista por lo que es: un alma hermosa con un buen corazón”.

A diferencia de su hija, Rosanne no disfruta del maquillaje y admite que no “entiende” la moda.

“A mí me parece bastante superficial, porque es la promoción de la parte exterior, la parte física de los cuerpos de las personas”, dice.

“Lo que hay en el interior es más importante, puedes verlo con Maddy, mirar sus fotos y ver el amor y la emoción. Pero esto se trata sólo de modelar, cosa que Madeline realmente ama, y ​​para mí se trata de mi hija siendo feliz”.

“Pero también se trata de cambiar la visión de la sociedad sobre las discapacidades, es sobre la inclusión, la aceptación y terminar con la discriminación”.

Esperanza para las nuevas generaciones

Rosanne dice que las personas con discapacidades siguen siendo invisibles para la población en general, pero Madeline es parte de iniciativas que apuntan a cambiar eso.

La joven modelo es la embajadora de la Inside Outside Dance Ensemble, que apoya a los jóvenes con discapacidad que quieren unirse al mundo de la danza.

Y también trabaja con la organización de caridad IcanIwill, que dirige un programa de tutorias para nivelar a los estudiantes de la escuela secundaria con niños con necesidades especiales.

El presidente de IcanIwill, Conan Visser, dijo que es vital que los niños con necesidades especiales se sientan socialmente aceptados.

“Hay más de cuatro millones de personas con necesidades especiales en Australia y el 80% informan que no sienten encajar en la sociedad, y que la exclusión social comienza en la escuela”, dijo a ABC News Digital.

“Es una gran razón por la que el 60 por ciento de las personas sin hogar de Australia son personas con necesidades especiales”.

Pero Rosanne ha visto mejorar las actitudes de la sociedad durante su experiencia con Madeline.

“Cuando era niña, los médicos eran muy negativos”, dice Rosanne. “Lo primero que me dijeron fue:” ¿Quieres darla en adopción? Ella no madurará más que un niño de nueve años, nunca logrará nada”.

.Foto ABC News Digital: Madeline y su novio Robbie Streeting. Ellos se conocieron en las Olimpiadas Especiales.

“Cuando tenía unos meses, me agredieron en la calle diciéndome que debería estar en una institución y que no me debería atrever a sacarla en público”.

“Íbamos al parque y la gente se llevaba a sus hijos lejos de Madeline, y ella se preguntaba por qué y yo decía: ‘Oh, van a casa a cenar, cariño’. Ella nunca supo que estaba siendo discriminada”.

Pero aunque hay todavía algunas personas que la discriminan, las cosas están cambiando para las generaciones más jóvenes.

“Mientras que Madeline está modelando, está consiguiendo más exposición, y mientras más exposición consigue más conciencia está creando”, asegura Rosanne.

“Todos los seguidores de Madeline en Instagram son niños pequeños, son chicas de 12 a 14 años”.

“Esos chicos ni siquiera saben qué es la discriminación, crecerán en una sociedad donde Madeline es genial, donde uno de sus modelos es una chica con síndrome de Down.

“Eso es lo mejor de todo esto, eso es mejor que la Semana de la Moda de Nueva York”.

Share
Categorías: Vida


Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Este jovem canta uma música famosa com sua voz extraordinária. Você tem que ouvi-lo!

DESTACADAS Ver más