Los bebés arco iris llegan después de la pérdida de un hijo por un aborto natural o porque el niño muere poco después de nacer.

Estos pequeños vienen al mundo después de un duelo y de un embarazo que, como es lógico, se vive con miedo y ansiedad.

Sin embargo, al nacer, iluminan las vidas de sus padres, tal como el arco iris embellece el cielo tras una tormenta.

Según datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, entre el 10% y 20% de las gestaciones resultan fallidas y acaban en un aborto espontáneo.

Las personas que pierden a sus hijos de esta manera deben atravesar una etapa de duelo, durante la que es importante afrontar y sobrellevar sentimientos como el enfado, la culpa, la depresión y la ansiedad.

La pregunta “¿por qué a mí, por qué a nosotros?” no encuentra respuesta, y es el tiempo el que ayuda a aliviar las heridas, hasta que llega un momento en que la mujer o la pareja deciden buscar otro embarazo.

O simplemente sucede.

De acuerdo a estudios recientes, cuando una mujer queda de nuevo en estado antes de que se cumplan seis meses de un aborto natural, el riesgo de volver a sufrir otra pérdida es un 33% más bajo que si se deja pasar más tiempo, sobre todo si transcurren más de dos años.

Un hijo no puede reemplazar a otro, y quizás la tormenta interior nunca cese.

Pero un bebé arco iris llega al mundo para que el amor renazca y brille por sobre todas las cosas, convirtiendo el dolor en una espada ígnea con la cual horadar la oscuridad del mundo.

Te presentamos un vídeo poético y esperanzador sobre segundas oportunidades, bebés y arco iris.

videoPlayerId=102595110

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Vida


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Chef peruano elabora la más bella escultura de un ave en hielo

DESTACADAS Ver más