Hoy te presentamos la historia y las increíbles habilidades del famoso psíquico americano, Ingo Swann, (1933-2013).

Esta figura prominente de la parapsicología, licenciado en Biología y en Arte, trabajó durante más de viente años en entornos controlados de laboratorio con investigadores científicos.

Ingo escribió un libro y dio numerosas conferencias sobre la importancia de las facultades psíquicas y sus potencialidades.

Sin embargo, nunca demostró públicamente sus habilidades.

Participó en numerosos programas de desarrollo mental, a saber:

  • Intentó influir en las plantas,
  • Realizó presuntamente viajes fuera del cuerpo,
  • Experimentó con la percepción psíquica a distancia: visión remota.

Estos últimos experimentos los realizó durante 1971-73 en la Sociedad Americana para la Investigación Psíquica.

¿En qué consistían?

Al parecer, Swann sentado en una silla, trataba de proyectar su conciencia en cajas selladas en una pequeña plataforma a varios metros por encima de su cabeza, en la que había un símbolo de objetivo completamente protegido de la vista.

Swann era controlado mediante electrodos que registraban los movimientos de la silla.

En uno de esos “viajes” extraordinarios, se dice que el dotado psíquico “visitó” el planeta Júpiter, donde vio un “anillo” de asteroides pequeños en todo el planeta, dato que posteriormente sería validado.

También detectó anomalías en la Luna, al punto que pudo visualizar que el satélite de la Tierra no es natural ni está exento de vida. 

Otro de los asombrosos poderes psíquicos atribuidos a Swann es haber logrado modificar la temperatura a distancia sin más ayuda que la de su mente.

En los  exámenes que se realizaron a efectos de esta experimentación en la Universidad de Nueva York, se utilizaron las medidas de temperatura de cuatro puntos de una habitación dentro de la cual se encontraba el propio Swan.

Su propia piel era uno de esos cuatro puntos.

Durante las pruebas, Swan parecía capaz de modificar, hacia arriba y hacia abajo, el nivel de la temperatura de esos lugares sin utilizar para ello medios convencionales.

A partir de la presentación de este informe en Nueva York, los investigadores norteamericanos decidieron realizar nuevos estudios.

Por ejemplo, en un equipo del Instituto Stanford, liderado por el investigador Harold Putoff, intentó y logró que el psíquico influyera y modificara los valores de un magnetómetro, que es un aparato que mide los campos magnéticos que se registran en un lugar determinado.

Para evitar cualquier fraude o incidencia externa, los expertos del Instituto Stanford cubrieron el aparato con una especie de coraza blindada a través de la cual no podían penetrar perturbaciones electromagnéticas exteriores.

En realidad, según los científicos, logró hacerlo docenas de veces. Además, los científicos comprobaron sorprendidos que cuando abandonaba la habitación, las agujas medidoras del magnetómetro volvían a la normalidad.

Increíble, ¿verdad?

Pero, ¿por qué tenía Ingo Swann tantos poderes psíquicos?

O, quizás, la pregunta correcta sería:

¿Tenemos todos los seres humanos poderes psíquicos que no hemos descubierto ni desarrollado?

 

videoPlayerId=cfefdf6ba

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Asombroso


Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Esta mulher cuida de alguns animais muito especiais em forma e tamanho. Que curioso!

DESTACADAS Ver más