La naturaleza es una maravillosa, y a veces terrible, caja de sorpresas.

En ella podemos encontrar paisajes maravillosos y fenómenos extraordinariamente bellos, pero también, catástrofes.

Paradójicamente, estos desastres naturales no están exentos de una cruda belleza, como por ejemplo, la tan temida erupción de los volcanes.

Como sabes, desde el 3 de mayo, el volcán Kilauea de Hawái no ha parado de hacer erupción, dejando miles de evacuados, carreteras principales bloqueadas, casas destruidas y enormes extensiones de terreno afectadas.

De acuerdo con el último informe del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés)  advierte que una gran explosión ocurrida hace pocos días tras el colapso de la cima del volcán Kilauea, provocó una nube de cenizas de unos 150 metros de altura.

Los especialistas indicaron que la actividad volcánica fue equivalente a un terremoto de magnitud 5,2.

Efectivamente, desde mayo pasado, los movimientos sísmicos en esta área han sido regulares, así como las erupciones del volcán.

Sin embargo, recientemente, en las paradisíacas islas del Pacífico, que tanto han sufrido últimamente, ha ocurrido un sorprendente fenómeno:

Las explosiones de lava y ceniza del Kilaaue han provocado que el cráter expulse gemas verdes.

Geólogos de la Universidad de Hawái consultados por diversos medios de comunicación han señalado que estas gemas son pequeños fragmentos de una variedad local de olivino.

Este mineral de color verde oliva o verde amarillento muy común en rocas ígneas (procedentes de erupciones volcánicas) es muy común en Hawái.

De hecho, es uno de los componentes fundamentales de basalto, un mineral que compone el 99,99 % de las rocas de esas islas.

Por ello, se pueden apreciar playas de color verde debido a la alta concentración de olivino procedente de un magma rico en magnesio y hierro.

Normalmente, el olivino está en el interior de las rocas de basalto.

Sin embargo, quizás debido a las violentas erupciones del volcán, se transforme en un cristal separado debido a la expulsión repentina y el rápido enfriamiento.

Estas piedras semitransparentes de color verdoso, parecen esmeraldas.

¿Quieres conocer su valor real?

 Pues el precio de cada gema varía entre 50 y 80 dólares el quilate, aunque los ejemplares finos que son más grandes, tienen el color adecuado y están bien cortados pueden valer hasta 450 dólares por quilate.

Sin embargo, los turistas tienen terminantemente prohibido llevarse piedras, minerales o incluso arena de Hawái.

En realidad, es justo que los habitantes de la Isla Grande, que tantas pérdidas sufrieron, puedan ser compensados de esta manera por el mismo volcán que las originó.

¿No te parece?

Por último, la BBC News publicó el siguiente testimonio de la meteoróloga Erin Jordan:

“En plena destrucción de los alrededores y con estrés por lo desconocido, se despertaron con esto: pequeños trozos de olivino por todo el suelo. Llueven gemas, literalmente. La naturaleza es realmente asombrosa”.

videoPlayerId=http://bles.com/ins/increible-lluvia-de-piedras-preciosas-en-hawai

Share
Categorías: Asombroso

Video Destacados

Assista a compilação desses cães fazendo seus donos morrerem de rir

DESTACADAS Ver más