Arne Murke, un turista alemán de 30 años, puede agradecerse a sí mismo por haber hecho una excelente elección de vestuario el día en que se vio arrojado de la cubierta de un yate. Sin sus vaqueros, con los que diseñó una especie de salvavidas, tal vez no estaría aquí para contarlo.

Vestido con jeans y camiseta, Murke se lanzó al mar el 6 de marzo de 2019 en un yate llamado “Wahoo” junto a su hermano. Su ruta comenzó en Auckland, Nueva Zelanda, y se dirigía a Brasil cuando llegaron a aguas bravas. Cuando las cosas se pusieron serias, estaban a unas 20 millas (32 km) de Tolaga Bay.

Las agitadas aguas hicieron que se soltara la escota principal del yate y ni Murke ni su hermano pudieron volver a controlarla. Mientras intentaba arreglar el problema, Murke cayó por la borda.

También te puede interesar:

videoPlayerId=3cd58a37c

Hablando con el New Zealand Herald, Murke revivió el momento en que cayó y los encomiables esfuerzos de su hermano para salvarlo. “Mi hermano empezó a buscarme, pero el oleaje era de unos tres metros. Tiró por la borda un chaleco salvavidas con una cuerda”, recordó Murke, indicando que su hermano había seguido perfectamente el protocolo para tal emergencia. Pero fue en vano: “No pude alcanzarlo, ya estaba demasiado lejos”.

Murke se dio cuenta de que iba a ser muy difícil que su hermano u otra operación de rescate de la marina llegara hasta él, estaba por su cuenta. Pero lejos del pánico, se le ocurrió una solución ingeniosa: Murke decidió hacer un dispositivo de flotación usando sus jeans.

Esta es una técnica básica entre los Navy SEAL y los grupos Scouting, y requiere que el náufrago se quite los pantalones y los “azote” contra la superficie del agua para atrapar aire en el tejido hueco de las piernas.

La técnica fue detallada en un sitio web: “Tan pronto como estés en al agua, quítate los pantalones”, empiezan. “Ata las piernas del pantalón con un simple nudo, luego agarra los pantalones por la cintura. Este es el momento en el que el nadador varado tiene que mantenerse a flote mientras sostiene sus pantalones por encima de la cabeza y luego debes azotarlos con fuerza contra el agua”, prosiguen los expertos, “dejando que las piernas del pantalón se llenen de aire en la medida de lo posible antes de volver a golpear el agua. Cada pierna del pantalón debe hincharse con aire”.

El sitio advierte que esto puede tomar varios intentos, pero que una vez que el nadador ha capturado suficiente aire, el resto es simple. “Pasa la cabeza como si fuera un chaleco salvavidas y mantén la cintura de los pantalones cerrada con una mano”, aconseja el sitio web. “Mientras flotas, usa la otra mano para mantener las piernas del pantalón mojadas para que puedan retener el aire por más tiempo”.

Murke había hecho su investigación. “Por suerte, conocía el truco de los vaqueros”, le dijo al Herald. “Eso fue lo que me salvó”.

“Respiré profundamente”, explicó Murke, “me saqué los vaqueros, hice nudos en la punta de las piernas y los inflé. Tenía como un chaleco salvavidas improvisado”. Su rapidez de pensamiento puede haber salvado su vida, pero una vez que aseguró su propia seguridad, los pensamientos de Murke se alejaron: a su hija de 10 meses que vive en las Filipinas. “Esa fue la mayor motivación”, compartió más tarde.

Afortunadamente, Sky News informó que Murke fue visto y salvado por un helicóptero de rescate después de cuatro horas en el mar. El Lowe Corporation Rescue Helicopter Service compartió un video del rescate en su página de Facebook. “Es increíblemente afortunado de estar vivo”, exclamaron los rescatadores.

Murke, sano y salvo, dice: “Sin los vaqueros no estaría aquí”.

También te puede interesar:

videoPlayerId=2d58d23a7

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Um cachorro deixa os vizinhos surpresos quando começa a subir a cerca de sua casa

DESTACADAS Ver más