Los perros son animales fieles y nobles con el ser humano, tal es su condición de existencia. Tal vez no haya mayor sinónimo de amistad que la encarnada por un perro.

Siempre atentos a lo que nos ocurre, en guardia defendiendo el espacio, moviéndonos la cola en ademán de alegría incondicionalmente dispuesta. Su lealtad y amor expresan un corazón de entrega y abierto a toda ocasión.

En la humanidad también puede habitar tal condición pero en estos momentos la corriente de la sociedad ha teñido nuestra innata bondad y generosidad, al punto de no poder ver nada más que nuestro propio interés, cometiendo todo tipo de atropello desmedido.

Querer tener el control de un perro y atarlo para que se quede en el lugar es un acto muchas veces repudiado por quien conoce las conductas del perro y sus movimientos de libertad dentro de su hogar.

Incluso, muchos perros se tornan agresivos en ese estado. Impotentes en sus cadenas, no pueden hacer lo que su corazón siente. Otros también presentan aprehensión, se deprimen y la tristeza les invade el alma.

Lamentablemente, como humanidad hemos perdido esa capacidad de comprender a otros seres vivos y ponernos en su lugar, empatizar con su situación, considerarlos por lo que son y respetarlos.

Sin embargo nada está perdido aun. ¡La esperanza es lo último que nos pueden quitar! Hay gestos, detalles, que refuerzan esta afirmación. Una pequeña acción, puede decir grandes cosas también.

Como este hombre, que se acercó a alimentar a un perro amarrado y abandonado en la puerta de un espacio poco habitado para que “cuide la entrada”, sin importar el modo, aludiendo a que el fin justifica los medios.

Este hombre, que sintió la angustia del perro, le llevó comida y lo desató. Nada de quejas, ni repudios, simplemente actuó. Emociona ver esos instantes donde la libertad llega, después de una innecesaria opresión. Son escenas que alimentan los aspectos positivos de la vida.

Lo que ha hecho este buen hombre es un ejemplo de lo que podemos hacer todos, en cualquier momento, en cualquier rincón. No hace falta que sea una enorme proeza y que alguien lo sepa, en los detalles anónimos también se capta el mensaje. Lo único que importa es que lo recibe el universo y lo devuelve en una bendición.

videoPlayerId=b6fffbbba

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Historias


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Brillante rutina de patinaje con música latina hace vibrar a Corea del Sur

DESTACADAS Ver más