El ex actor de teatro y cine, el británico Drew Goodall, es dueño de un exitoso y próspero negocio en el Reino Unido llamado Sunshine Shoeshine. S

u negocio proporciona servicios de lustrado de zapatos a bancos y oficinas en todo el Reino Unido, colocando trabajadores en edificios para ofrecer un trabajo sencillo pero valioso.

Puede parecer sorprendente que alguien que alguna vez protagonizó películas junto a nombres famosos como Hugh Grant y Brad Pitt trabaje en una industria tan inesperada; una empresa que pone un gran énfasis en proporcionar trabajo a las personas sin hogar, con discapacidades de adaptación y con necesidades especiales.

Goodall ahora vive una vida cómoda, generando mucho dinero con Sunshine Shoeshine. A pesar de lo que suena como una vida de estrellas, son los años entre su carrera de actor y la fundación de su compañía los que realmente ponen de manifiesto lo que significa superar la adversidad y explicar dónde descubrió la necesidad de proporcionar un empleo seguro a los más desfavorecidos de la sociedad.

Goodall explicó que su vida en Hollywood comenzó a desvanecerse cuando era un adulto joven, dejándolo sin dinero en efectivo y sin trabajo como actor.

Avergonzado de volver a vivir con sus padres, en vez de eso se quedó por su cuenta, y cuando ya no pudo pagar su casa, se encontró viviendo en la calle durante seis meses.

Desesperado por encontrar un empleo que pudiera asumir mientras estaba sin hogar, su vida cambió cuando un hombre le sugirió que lustrara zapatos. Con el tiempo, amplió su base de clientes a bancos y edificios de oficinas, lo que le permitió ahorrar suficiente dinero para salir de las calles y volver a tener un lugar propio.

Podría haberse considerado afortunado y seguir adelante, encontrando un empleo remunerado en otro lugar y dando un dólar o un sándwich caliente a los sin techo que se cruzara de vez en cuando.

Te puede interesar:

videoPlayerId=3cd58a37c

Pero en vez de eso, fundó la compañía que ahora posee e hizo su misión de contratar a la mayor cantidad de gente necesitada posible, asegurándose de que se les ofreciera una forma segura y confiable de ganar dinero y mejorar su situación.

“Surgió orgánicamente. No me propuse, a mi manera, tratar de cambiar el mundo”, explicó.

Reuters informa que en 2017, Goodall empleaba a ocho trabajadores y ganaba alrededor de 250.000 libras (330.000 dólares) al año. Además de sus ocho empleados actuales, entre 2012 y 2017 contrató a 40 personas que pudieron mejorar sus condiciones de vida.

Sus empleados claramente usan el trabajo como un escalón, ahorrando para pasar a un trabajo más estable o dirigirse a otro lugar cuando encuentran un hogar.

Acuden a él en busca de estabilidad mientras luchan contra la pobreza, las lesiones o las enfermedades mentales, buscando superar los obstáculos y las situaciones difíciles para poder avanzar hacia cosas mejores.

Este maravilloso hombre proporciona trabajo para aquellos que antes solo intentaban mendigar monedas en la esquina y, lo que es más importante, les ayuda a sobrellevar sus días durante lo que probablemente sean los años más angustiosos de sus vidas.

“A menudo es transformador. Le da a la gente un sentido de propósito, algo por lo que levantarse en la mañana”, dijo Goodall.

Te puede interesar:

videoPlayerId=aa97ef993

Categorías: Historias


Video Destacados

Um cachorro deixa os vizinhos surpresos quando começa a subir a cerca de sua casa