La universidad es un momento muy emocionante en tu vida. Te estás mudando de tu casa por primera vez a una escuela. Los beneficios de una vida universitaria son demasiados como para enumerarlos: la independencia, clases más interesantes, la capacidad de salir con alguien sin que tus padres te molesten, comer en el dormitorio, entre otras.

Aunque quizás la comida en el dormitorio es uno de los pocos defectos, eso, y el costo de la universidad. Vaya, que son caras. Oh, y de repente tener que compartir todo con un extraño también es difícil. 

Hablemos de cómo puedes pasar el primer año sin querer estrangular a tu compañero de cuarto. Probablemente esté familiarizado con la obligación de “compartir” en casa. La mayoría de nosotros tenemos que compartir, especialmente cuando somos niños. Compartes el televisor, el control remoto, el helado, el auto y la lista sigue.

Irónicamente, ahora que estás por tu cuenta y tienes más libertad personal que nunca, pero tienes que compartir una pequeña, pequeña habitación con otro adulto.

Al crecer, muchos de nosotros tenemos nuestros propios dormitorios, y ellos son el único espacio que puedes llamar tuyo. Así que, de repente, tener que compartir este espacio personal e íntimo puede llegar a ser un choque cultural.

Pero independientemente de si tú y tu compañero de cuarto se convierten en los mejores amigos y almas gemelas, o si instantáneamente se disgustan mutuamente. Superarás esta experiencia.

¿Qué pasa si te presentas el día de la mudanza y tu compañero de cuarto es un bicho raro? ¿Y si lo primero que decide mostrarte es uno de sus trucos, como éste?

Recuerda, la universidad se trata de ampliar tus horizontes y conocer gente diferente a la que has conocido antes. Eso incluye a un hombre extraño que puede comerse tres manzanas mientras hace malabares.

Trata de abrir tu mente y abrazar a tu compañero de cuarto en un espíritu de hospitalidad. Después de todo, incluso si no te llevas bien, tienen que vivir juntos, ¡así que es mejor que lo intenten!

Imagina pasar dos años de tu vida practicando cada día para que puedas impresionar a los extraños con tu talento único para comer manzanas mientras haces malabares con ellas?

De todos modos, lo más probable es que tu compañero de cuarto no sea nada de eso. Él o ella actuará perfectamente normal, incluso si son un poco tímidos o nerviosos la primera vez que se encuentran.

Dicho esto, hablemos de las tres categorías principales en las que ambos necesitan encontrar puntos en común: limpieza, tiempo de huéspedes y tiempo de estudio.

Limpieza

La primera regla, antes de que hayan montado sus literas trata de establecer un punto medio en cuanto a la limpieza. Todos tenemos diferentes umbrales para estar limpios. Algunos nos ponemos de rodillas para fregar la ducha una vez a la semana. Lo que es, sin duda, un poco excesivo.

Es más, otros han dejado que nuestras mamás limpien por nosotros. Habla con tu compañero de cuarto sobre tus fortalezas (y supuestas debilidades) con la limpieza.

Tal vez él es realmente bueno en mantener la habitación ordenada, y tú eres mejor en limpiar todo, desde las ventanas hasta los teclados. Cualesquiera que sean sus puntos fuertes, ofrécelos como su contribución a la limpieza de la habitación.

En el peor de los casos, tal vez uno de ustedes pueda hacer el papel del bebé en este video:

Hora del invitado

Establezcan las reglas básicas para el “tiempo de los invitados”. Es incómodo hablar de ello, especialmente cuando se conocen por primera vez. 

Tú puedes ser una persona sociable, pero no querrás vivir esto. Podría ser bueno establecer algunas reglas básicas sobre cuánto tiempo se le permite a esa tercera persona pasar en la habitación cada semana.

Siéntense y charlen de los diferentes escenarios de qué hacer cuando el otro compañero de cuarto necesita un poco de privacidad.

Tiempo de estudio

Finalmente, probablemente es mejor considerar cuánto tiempo pasarán estudiando. El dormitorio debe ser un oasis para preparar la clase, los exámenes y los trabajos.

Nunca dejes que tu compañero de cuarto se interponga en tu educación. Es por eso que tú (o tus padres) están gastando mucho dinero para ir a la universidad, así que toma esa responsabilidad en serio.

Tal vez valga la pena explorar cómo estudia él. ¿Es el tipo de hombre al que le gusta rockear mientras te preparas para un examen de biología? Si es así, ustedes dos pueden turnarse para estudiar al final del pasillo en las áreas tranquilas designadas.

No querrás tener que lidiar con una escena como esta mientras estudias.

¡Ahí lo tienes! No te pongas nervioso. La mayoría de la gente tiende a llevarse bien con sus compañeros de cuarto.

videoPlayerId=6c2c0e98c

Ad will display in 09 seconds

Lo más visto de la semana:

videoPlayerId=d664fc9b1

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Entretenimiento


Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Assista a compilação desses cães fazendo seus donos morrerem de rir

DESTACADAS Ver más