Mientras dos investigadores Daneses analizaban algunos libros del siglo XVI y XVII en la biblioteca de la Universidad del Sur de Dinamarca descubrieron de manera accidental que estos estaban envenenados.

Kaare Lund Rasmussen y Jakob Povl Holck, se dedicaban a descifrar inscripciones en latín en las cubiertas de los libros. Antiguamente se solían utilizar fragmentos de manuscritos medievales como copias de la ley romana y la ley canónica que se imprimían en las tapas.

Mientras llevaban a cabo la labor se percataron que estaban embadurnados con una gruesa capa de pintura verde que oscurecía las letras haciendo más difícil el reconocimiento de las letras, por lo que decidieron llevar a cabo un análisis de fluorescencia con rayos X.

De acuerdo con el portal The Conversation, mediante esta técnica se puede ver el espectro químico de un material haciendo un análisis de la radiación “secundaria” característica emitida por el material durante la reacción generada por la intensa energía de los rayos X.

Este método es ampliamente utilizado en el campo de la arqueología o el arte, cuando se investigan los elementos químicos de las cerámicas y las pinturas.

El resultado del análisis los dejó sorprendidos pues se trataba nada más y nada menos que de arsénico, una sustancia altamente tóxica que al manipularse puede producir serias intoxicaciones e incluso la muerte.

A modo de sarcasmo, Rasmussen y Holck señalan que la razón detrás de la sustancia en los libros sería una simple manera de protegerlos contra los insectos y otros animales y señalan que realmente “no existe un peligro real” para los expertos.

De acuerdo con el portal RT, se espera que los ejemplares sean digitalizados para evitar entrar el contacto físico.

Share
Categorías: Asombroso


Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Pequenos “gatinhos do deserto” são filmados. Eles são tão lindos!

DESTACADAS Ver más