Julia Powell, una artista de Cambridge, Massachusetts, tiene admiradores y críticos, pero su espectadora más comprometida es su perra, Ella Fitzgerald.

En mayo fue la primera vez que Powell descubrió a Ella mirando una pintura sin terminar en el estudio. Al día siguiente la descubrió mirando una pintura distinta, esta vez afuera. Desde entonces, la artista ha grabado a Ella mirando a muchas pinturas diferentes y llegó a darle distintas opciones para ver qué pintura le interesaba más.

Parece que Ella prefiere los paisajes donde hay cuerpos de agua y muchos azules y verdes. Ella se compenetra tanto que ni siquiera se da cuenta cuando Powell le pone anteojos y una bufanda.

Eso no significa que a Ella solo le gustan las pinturas de cuerpos de agua, los abedules también llaman su atención.

Como muestra el video, el tamaño del lienzo tampoco importa y Ella prefiere que no la molesten mientras se compenetra con el arte.

En cuanto a qué es lo que llama tanto su atención, solo podemos adivinar. Quizás ansía pasar tiempo en las orillas de un lago, caminando por los senderos de los bosques cercanos y olfateando los frescos olores de la naturaleza. Todos deberíamos ser tan sensibles frente al arte como Ella.

videoPlayerId=b6498b055

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Animales


Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Esta linda noiva libanesa reflete sua felicidade máxima com uma dança muito graciosa

DESTACADAS Ver más