Rebecca Boyd quería llevar a su hija de 12 años a una salida especial: decidieron ver Cenicienta en el Tannehill Premiere Cinema 14 en Bessemer, Alabama, Estados Unidos.

El esposo de Rebecca había perdido recientemente su trabajo, y la madre sabía que el dinero para las salidas pronto sería escaso. Pero un grupo de adolescentes sentados detrás de ellas en el cine parecía decidido a arruinar su noche.

Dos chicas comenzaron a hablar en voz alta y a patear los asientos de Rebecca y su hija. La mujer se inclinó y les pidió que pararan, pero las chicas la ignoraron. Más de una vez.

Rebecca enfrentó a las adolecentes después de que terminó la película y explicó que su comportamiento había arruinado su experiencia, sin mencionar la de su hija. Las ruidosas niñas no estaban solas: su hermano mayor las acompañaba, y al salir del teatro y regresar a casa, se sintió obligado a contarle a su madre lo que había sucedido.

La madre en cuestión, Kyesha Smith Wood, tuvo una reacción increíble.

Kyesha estaba mortificada por el comportamiento de su hija de 13 años y su hijastra, y decidió rastrear a Rebecca a través del canal de comunicación por excelencia: las redes sociales. Kyesha se conectó rápidamente a Facebook y publicó una sincera disculpa y una petición directa:

“Puedo asegurarles que estas chicas están siendo tratadas con firmeza y castigadas adecuadamente. Este comportamiento grosero, irrespetuoso y horrible es inaceptable… Mi esposo y yo les pedimos que escriban su carta de disculpa esta noche y nos gustaría pagar por su próxima película y bocadillos con la mesada de las chicas”.

“Por favor, envíame un mensaje si eres tú”, continuó Kyesha, apelando directamente a la madre ofendida, Rebecca, y a su hija. “Me disculpo por su falta de respeto”.

Te puede interesar:

videoPlayerId=aa182c1e3

El mensaje de Kyesha se publicó incluso en la página de la Oficina del Sheriff del Condado de Jefferson, antes de que, como era de prever, se volviera viral. No pasó mucho tiempo antes de que Rebecca, la destinataria, lo leyera.

Rebecca rápidamente decidió perdonar a las adolescentes. Pero nunca se olvidará de esto, y por una buena razón: ¡los padres y los hijos se han convertido en grandes amigos!

“Es la mujer más gentil y amable”, dijo Kyesha sobre su nueva amiga Rebecca, hablando con ABC. “Me siento muy afortunada, y le he estado diciendo a la gente que la verdadera heroína de la historia es ella”.

La creciente amistad entre las dos mamás es testimonio de sus efectivas habilidades de crianza, sus valores morales y su integridad como seres humanos. Bien por Rebecca por no quedarse callada; bien por Kyesha por no estar a la defensiva; ¡felicidades a ambas mujeres por ser lo suficientemente maduras como para perdonar!

Te puede interesar:

videoPlayerId=87c5b681f

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Esta linda noiva libanesa reflete sua felicidade máxima com uma dança muito graciosa