Los caballos son criaturas hermosas conocidas por su majestuosa forma de andar y su deslumbrante velocidad al galope. Pero desafortunadamente, muchos caballos en Rumania no son libres de correr tan rápido como quisieran. Allí, es común que los seres humanos encadenen las patas delanteras o traseras de los caballos para evitar que huyan. Estas cadenas pueden ser muy dolorosas.

Cuando un veterinario de la agencia de bienestar animal Four Paws International vio un caballo con las patas encadenadas, decidió liberar al animal.

Comprensiblemente, el caballo no confiaba en los humanos. Pero el veterinario, Ovidiu Rosu, se acercó con cautela, mostrándole que no quería hacerle daño.

Finalmente, el caballo dejó de moverse y permitió que Rosu le cortara las cadenas de las patas delanteras.

Cuando el caballo se estaba recuperando, un miembro de su manada se acercó a Rosu y chocó su nariz con la del hombre. Era su forma de expresar agradecimiento por ayudar a su amigo.

Desde hace años, Four Paws International apoya a los caballos salvajes del Delta del Danubio en Rumanía.

Estos caballos han sido introducidos por primera vez en el país hace 300 o 400 años a través de los tártaros. Los tártaros dejaron muchos caballos atrás que comenzaron a vagar libremente por la zona. Muchos fueron puestos en libertad en 1989, después de que las cooperativas agrícolas de la localidad se separaron. Esto condujo a un auge masivo de la población para el año 2010, había hasta 1.500 caballos residiendo en el Delta del Danubio.

videoPlayerId=3dd895260

Los caballos comenzaron a entrar en el Bosque de Letea para buscar comida, y empezaron a ingerir la vida vegetal y la corteza de los árboles. Los ecologistas y las autoridades de los alrededores querían manejar la población de caballos, así que decidieron matarlos.

Afortunadamente, Four Paws International intervino antes de que dieran ese paso drástico. Four Paws International declaró que proporcionarían anticonceptivos a las yeguas para manejar las tasas de natalidad. Los ambientalistas estuvieron de acuerdo con esta solución. 

En los últimos años, Four Paws International ha trabajado activamente en la región del Delta del Danubio. Vacunaron y criaron ochenta y cinco yeguas. Asignan fardos de alfalfa en invierno y también han liberado a muchos caballos de las cadenas encarnadas.

Te puede interesar:

videoPlayerId=0c6303864

Share
Categorías: Animales

Video Destacados

Mira cómo este hombre rescata a una enorme tortuga marina de una red de pesca