Un ingenioso pero ligeramente hidrofóbico Cocker Spaniel Inglés llamado Jessers McGhee descubrió cómo usar un flotador azul para rescatar su querida pelota de tenis sin tener que saltar a la piscina.

Según su dueño, Jessers pasó de ser un “gato asustado” a ser un “sabelotodo” porque “le encanta la piscina pero no tiene el valor de meterse”. Mientras que el método que el perrito utilizó no era único, lo hizo ciertamente con estilo.

videoPlayerId=fc63a26fa

Fuente: via Nothing To Do With Arbroath

Share
Categorías: Animales

Video Destacados

Mãe se diverte com seu bebê usando um aplicativo que troca os rostos. Vídeo hilário!

DESTACADAS Ver más