Algunas personas pensaban que esta pareja con síndrome de Down no debía casarse. Pero después de 25 años, Paul y Kris Scharoun-DeForge están más unidos que nunca.

Durante años, Kris y Paul Scharoun-DeForge celebraron San Valentín con la misma rutina.

Paul siempre encuentra una tarjeta cuando llega a casa del trabajo, una de las elaboradas que Kris prefiere hacer a mano para los que ama.

Kris, de 58 años, disfruta cocinar. Sin embargo, el día de San Valentín, salían a comer, tal vez a Red Lobster o a Olive Garden, tal vez a un lugar simple y cómodo como su amado Subway. Solo querían estar juntos.

“Él abrió mi mundo”, dijo Kris, con su brazo descansando en el de Paul.

Pero el Día de San Valentín de este año puede ser distinto. Esto se debe a que es su vigésimo quinto aniversario como marido y mujer, un hito que sería notable para la mayoría de las parejas, pero que es extraordinario para los Scharoun-DeForges. Ambos nacieron con síndrome de Down y se cree que son la pareja más longeva con la afección en el país.

Te puede interesar:

videoPlayerId=87c5b681f

En el momento de su boda, algunos creían que las personas con síndrome de Down no tenían la madurez emocional para casarse. Kris, que de niña solía cortar fotos de boda de revistas y colgarlas en la pared, no estaba de acuerdo. “Lo miré a los ojos y vi mi futuro”, dijo. Para demostrar su punto de vista, cuando se casaron, decidieron fusionar sus apellidos en uno solo.

Aún así, han tenido sus luchas, y hay otras que están a punto de llegar. El Día de San Valentín de este año es el primero en el que no estarán juntos. Paul, de 54 años, está lidiando con la demencia en etapa temprana, una enfermedad que afecta a muchos con su condición. Hace varios meses, el estado lo trasladó a una residencia comunitaria con cuidados intensivos de enfermería. “Cuando me lo dijeron, empecé a llorar”, dijo Kris, que todavía vive en su acogedor apartamento. “Él es mi vida. No quiero estar sin él”.

Sus familias trabajaron mucho para que ellos sigan unidos. Creen que Kris y Paul merecen la oportunidad de tomar las mismas decisiones que cualquier pareja.

“Ellos deben definir sus propias vidas”, dijo Susan Scharoun, la hermana de Kris, a Today. “Ellos saben lo que es bueno para ellos”.

Cuando la Oficina de Personas con Discapacidades del Desarrollo del Estado de Nueva York determinó que Paul no podía quedarse en su casa, la familia hizo una petición. Incluso encontraron un nuevo apartamento que cumplía con los estándares del estado y era más accesible para Paul. Al principio, el estado estuvo de acuerdo, pero la condición de Paul continuó deteriorándose. Para entonces ya estaba en silla de ruedas y necesitaba cuidados las 24 horas del día. El estado decidió que tenía que mudarse a las instalaciones después de todo.

Kris visita a Paul regularmente, y pasan los fines de semana juntos en la casa de Scharoun, donde Kris todavía cocina para su novio. “Tienen un amor incondicional”, dijo Scharoun. “Se complementan totalmente”.

Comparte esta hermosa historia que nos enseña sobre el amor puro e incondicional.

Te puede interesar:

videoPlayerId=fc5461151

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

A bela interpretação desse menino da música “Stand by me” apaixona a todos nas redes sociais

DESTACADAS Ver más