Numerosas escenas se desarrollan cuando sales de tu casa, escenas agradables y escenas desagradables. Encontrarse con personas que están luchando para llegar a fin de mes parece algo común en estos días.

Aunque la mayoría de ellos buscan una salida fácil, hay algunos que saben que trabajando duro y manteniendo una actitud de nunca rendirse, pueden tener éxito.

Aunque es más fácil sostener un letrero y mendigar o meterse en robos y drogas, este niño en Baltimore, Estados Unidos, hace algo diferente.

La gente en Baltimore está familiarizada con los niños en la esquina de Pratt St. y President St. Ellos esperan a que la señal se ponga roja para poder ir a trabajar.

Un día, cuando las luces se pusieron rojas, un hombre detuvo el auto y vio a un niño pequeño acercarse a él. El muchacho comenzó a limpiar el parabrisas con su escobilla de goma.

Ni siquiera le preguntó al conductor si quería que limpiara su auto.

El hombre compartió la historia con LoveWhatMatters y dijo en un post: “Le di una mirada amenazadora, que decía: ‘No quiero que me laven el parabrisas’. Impertérrito, siguió limpiando mi parabrisas”.

Cuando terminó, el pequeño se acercó al hombre y le preguntó: “Señor, ¿tiene algunas monedas que le sobren?”.

El hombre, molesto, le gritó: “¿Acaso te pedí que me limpiaras el parabrisas?”.

El muchacho respondió respetuosamente: “No, señor”.

El hombre le gritó de nuevo: “Así que te encargaste de limpiar mi parabrisas… ¡¿Aunque no te lo haya pedido?! ¡¿Y ahora quieres que te pague por ello?!”.

A esto, el muchacho volvió a responder cortésmente, otra vez: “Sí, señor”.

El hombre le gritó una vez más: “‘Bueno… ¡¡¡No tengo monedas!!!! Pero puedes quedarte con esto”.

Te puede interesar:

videoPlayerId=aa97ef993

Y le dio todo el dinero que llevaba encima en ese momento.

Eran unos 11 dólares y el hombre dijo que estaría más que contento de darle más si tuviera.

El niño estaba muy contento y le sonrió al conductor, que le devolvió la sonrisa.

Le dio las gracias y le preguntó si quería que limpiara el resto de las ventanas.

El hombre contestó riendo: “No… está bien”.

Animó al niño a seguir “trabajando duro”.

Y agregó: “Algún día valdrá la pena”.

Luego tomó una foto del pequeño antes de continuar su camino.

El hombre también compartió que le recordaba a sus días de juventud cuando era ese “niño pequeño”. Pero en lugar de limpiar parabrisas, solía pararse afuera de las tiendas.

Le preguntaba a la gente si podía llevar las bolsas a su coche a cambio de unas monedas.

La mayoría de las veces recibía un “no” como respuesta, pero eso le enseñó una cosa: a seguir preguntando.

Podría haber caído fácilmente preso de los vicios del mundo. Pero para llegar a donde quería en la sociedad, se dio cuenta de que el trabajo duro era el único camino.

Concluye diciendo: “Piensa en eso… la próxima vez que pienses en cómo te molestan estos niños”.

Desde entonces, el post ha sido apreciado y compartido miles de veces. Y los comentarios están llenos de elogios para el niño.

Un usuario escribió: “Estos chicos hicieron lo mismo conmigo. Le dije que no tenía dinero. Me dijo que no había problema. Fui a buscarlo más tarde y le pagué… Un niño muy dulce”.

Mientras que otro respondió: “Este es el tipo de noticias que deberían reflejar el cambio en Baltimore… ¡Que alguien ponga a este chico en las noticias!”.

Esta historia ciertamente tiene un mensaje para todos. Se debería animar a los que ejercen su oficio con honestidad, por pequeño que sea su trabajo.

Te puede interesar:

videoPlayerId=3cd58a37c

Categorías: Historias

Video Destacados

Este jovem canta uma música famosa com sua voz extraordinária. Você tem que ouvi-lo!