Cuando Steve Goodwin, de 67 años, se dio cuenta de que estaba empezando a perder la memoria, una visita al médico confirmó sus temores: el Alzheimer había comenzado a aparecer.

Esta cruel enfermedad afecta a Goodwin como a muchos otros, pero en él tuvo un efecto secundario particularmente devastador: le robó sus canciones.

Durante las décadas que duró su matrimonio, Steve compuso docenas de canciones originales en el piano, la mayoría de ellas para su amada esposa, Joanie.

Esta fue la parte más difícil para ambos. “Perder las canciones sería como perderlo a él”, dice Joanie.

Afortunadamente, una amiga de la familia y pianista profesional llamada Naomi decidió ir al rescate.

En los últimos dos años, esta persona de gran corazón ha ayudado a Goodwin a recomponer sus canciones originales, pieza por pieza. Ha sido un proceso largo, pero mientras las lágrimas se acumulan en los ojos de todos, ha valido la pena.

Sorprendentemente, con la ayuda de Naomi, Goodwin no solo pudo recuperar sus canciones sino también componer una nueva. Naomi y otros músicos están en el proceso de grabar las canciones de Goodwin en un estudio profesional para que la pareja pueda disfrutar de su música hasta el final de sus días.

Es hermoso saber que las canciones de Goodwin nunca se perderán.

videoPlayerId=5cb893ab6

Ad will display in 09 seconds

Lo más visto de la semana:

videoPlayerId=d664fc9b1

Ad will display in 09 seconds

Lee historias con valores y toda la actualidad mundial >Haciendo click aquí – BLes.com<

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Ouça a versão cativante do funk da música icônica “Sweet Child O’Mine”