Un padre dedicado siempre va a encontrar la manera de velar por el bienestar y la seguridad de sus hijos, el relato a continuación muestra la historia de un hombre que un día pierde a sus hijos, luego de ser secuestrados por su madre y durando desaparecidos tres largos años.

Como señala STR Noticias, los niños Serena y Thomas fueron el fruto de la relación entre un hombre llamado Harry Speath y su esposa Jane Adare, al comienzo su relación era estable pero poco a poco comenzó a haber menos interés por parte de su esposa.

La relación llegó al punto de una inminente separación, así que para el año 2014, el hombre recibió una carta de separación por parte de su esposa, la pareja acordó compartir la custodia de sus hijos, sin embargo el 5 de diciembre sucedió algo inesperado.

Jane fue a recoger a sus hijos a la casa de su ex-marido con la supuesta intención de pasar el fin de semana con ellos, una vez que Harry fue a recogerlos nuevamente, no encontró a nadie en la casa de su mujer.

Incluso las profesoras de la escuela donde se suponía que estaban le dijeron al padre que sus hijos no habían asistido a clases hace varios días atrás, así que extrañado por la situación decide comunicarse con la policía.

El 17 de febrero de 2015 la policía comenzó la búsqueda de sus hijos, y en sus informes señalaba que los niños ya ni siquiera estarían en el país, así que él con ayuda de un amigo comenzó a buscarlos y los esfuerzos lo llevaron hasta Brasil sin resultado algunos.

También viajó hasta Londres con la esperanza de encontrar a su ex-mujer debido a que tenía un pasaporte británico sin resultado, luego viajó a nueva zelanda par averiguar por ellos con algunos conocidos que tenía.

Sin embargo finalmente un milagro inesperado sucedió, te invitamos a conocer el resto de la historia viendo el video a continuación

videoPlayerId=1d72b70ab

Fuente del video: STR Noticias / YouTube

También te puede interesar:

videoPlayerId=2ddbb9a8a

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Esta mulher cuida de alguns animais muito especiais em forma e tamanho. Que curioso!