CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Fitch Ratings cambió de “estable” a “negativa” la perspectiva que otorga a las emisiones de deuda de largo plazo de México en moneda extranjera, debido a los efectos potenciales de las políticas del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

López Obrador ha tratado de calmar la ansiedad de la comunidad empresarial, pero molestó a muchos al anunciar que cancelará un nuevo aeropuerto en las afueras de la Ciudad de México que estaba ya en proceso de construcción, un proyecto de 13.000 millones de dólares.

El sector privado había dado un fuerte respaldo al aeropuerto, pero López Obrador lo llamó un dispendio. En lugar de ello dice que planea mejorar aeropuertos ya existentes. Tomó la decisión basado en un referéndum mal organizado en el que participó apenas 1% del padrón electoral del país.

Alfredo Coutiño, director de Moody’s Analytics para América Latina, dijo que la decisión de cancelar el proyecto del aeropuerto “añadió no solamente volatilidad, sino también incertidumbre sobre el futuro económico del país, porque señala que la creación de políticas en el nuevo gobierno puede basarse más en ese tipo de consultas subjetivas que en razones técnicas y fundamentos coherentes con las necesidades del país”.

“La cancelación ha introducido ciertamente un elemento de incertidumbre en los mercados e inversionistas”, escribió Coutiño, “lo que pudiera comenzar a afectar la confianza y la credibilidad”.

Fitch ratificó su calificación de BBB+ para la deuda gubernamental mexicana, pero dijo que “existen riesgos de que el cumplimiento de reformas aprobadas previamente, por ejemplo, pudiera estancarse”.

Lopez Obrador ha dicho que revisará los contratos de concesiones para exploración petrolífera otorgados durante el gobierno del actual presidente Enrique Peña Nieto, pero no los cancelará si fueron otorgados de forma justa. Existe el temor de que futuros contratos de exploración sean demorados o cancelados.

López Obrador no asumirá la presidencia hasta el 1 de diciembre, pero ya ha anunciado importantes políticas.

Algunos de sus anuncios _ como mesura fiscal, respeto a la independencia del banco central y la promesa de evitar nueva deuda _ han sido elogiados por los inversionistas.

Pero Fitch apuntó que la decisión de cancelar el aeropuerto “envía un mensaje negativo a los inversionistas”.

López Obrador ha prometido también que ordenará que la empresa petrolera estatal Pemex construya más refinerías para reducir las importaciones de gasolina.

Fitch escribió que ese tipo de propuestas “implicaría la necesidad de mayores préstamos y mayores pasivos contingentes para el gobierno”.

La firma Fitch Ratings cambió perspectiva de deuda de México de “estable a “negativa”
Califique esta publicación
Categorías: Finanzas

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds