Compartir

El proyecto HAARP, desarrollado por el ejército de los Estados Unidos desde 1993, para estudiar la ionosfera, ha suscitado diversas teorías sobre la manipulación del clima y hasta el control mental, por lo que ahora se ha abierto al público, y SKYGLOW filmó un impresionante video con las espectaculares escenas del cielo sobre las instalaciones científicas en Alaska.

La filmación se desarrolló durante el invierno, e incluye algunos aspectos de las bellas auroras boreales, dada la proximidad al polo magnético del norte.

SKYGLOW, es un equipo famoso por la producción de vídeos con prolongados lapsos de tiempo, filmando estrellas, nubes y meteoros sobre monumentos famosos, e hizo de HAARP el sitio de este, su más reciente proyecto.

Por su parte, HAARP es el transmisor de alta potencia y alta frecuencia más potente del mundo para el estudio de la ionosfera. El programa HAARP está comprometido con el desarrollo de una instalación de investigación ionosférica de clase mundial compuesta por el Instrumento de Investigación Ionosférica, IRI, por la sigla en inglés.

El impresionante cielo sobre la instalación de HAARP en Alaska (Video)
Parte de las antenas en las instalaciones HAARP, en Alaska.

El IRI puede ser utilizado para excitar temporalmente un área limitada de la ionosfera para el estudio científico, según la página de la Universidad de Alaska, en Fairbanks, Estados Unidos.

El impresionante cielo sobre la instalación de HAARP en Alaska (Video)
El campo de HAARP, vista panorámica.

La observación de los procesos resultantes del uso controlado del IRI permitirá a los científicos comprender mejor los procesos que ocurren continuamente bajo la estimulación natural del sol.

La teoría de control mental con HAARP

Nick Begich, investigador científico independiente, fue uno de los primeros en hablar sobre las mencionadas antenas de investigación científica capaces de emitir desproporcionados pulsos electromagnéticos.

Hace años dijo del HAARP , aludiendo a que es una antena terrestre capaz de liberar emisiones masivas de ondas que posiblemente puede provocar efectos devastadores en el planeta y sus habitantes: “Cuando convierte las ondas de baja frecuencia en alta intensidad también puede afectar al cerebro humano, no solo modificar el clima”.

Según algunos medios, puede emitir frecuencias extremadamente bajas (ELF), entre los 400-450 MHZ, que actúan como una ventana a la conciencia humana ya que nuestro subconsciente se mueve en ese rango.

Dado que los diferentes estados de ánimo poseen diferentes frecuencias, es posible forzar electrónicamente a la población a estar relajada cuando debería estar enojada, a reírse cuando debería estar consternada, y a mostrarse leal cuando deberían rebelarse.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada BLes.com.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

El impresionante cielo nocturno sobre las instalaciones de HAARP en Alaska (Video)
Califique esta publicación

Compartir

Video Destacados