Redacción BLes – Un equipo de expertos de la República Checa ha realizado un estudio para medir la efectividad de la terapia con perros para niños con disfasia, un trastorno que afecta al habla y la comunicación. Los resultados publicados esta semana en la revista Anthrozoös, han sido muy prometedores. 

La disfasia es un trastorno que produce un deterioro en la comunicación. Normalmente los niños que son diagnosticados con disfasia son derivados a un logopeda para recibir una terapia del habla convencional. 

Los autores del estudio de la Universidad Checa de Ciencias de la Vida en Praga, capitaneados por Kristina Machová, quisieron introducir a esta terapia un elemento complementario, la presencia de animales domésticos, en este caso un perro. 

Realizaron un experimento, de un total de 69 niños diagnosticados de disfasia, se crearon dos grupos.

Al grupo de control [21 niños y 10 niñas] se le aplicaría la terapia estándar y al grupo experimental [31 niños y 7 niñas] se introduciría el elemento nuevo, una perrita llamada Ágata.

El experimento se realizó durante los 10 meses del curso escolar y el objetivo era medir la respuesta de los niños a la terapia y ver si se producía alguna diferencia o mejora en el aprendizaje de aquellos que estaban en contacto con Ágata. 

Para valorar los resultados se midió la motrocidad facial y su predisposición a comunicarse, ambas actitudes mejoraron en presencia de la perrita. 

Los niños del grupo experimental mostraron una clara mejora en su motrocidad, es decir sus expresiones faciales, sonrisa y lenguaje no verbal

“La terapia del habla asistida por perros tiene el potencial de ser un método apropiado y complementario al enfoque convencional. Se muestra especialmente prometedor en la mejora de las habilidades de motricidad orofacial“, se puede leer en las conclusiones del estudio.

Los perros han demostrado tener un efecto muy positivo en los niños.
Los perros han demostrado tener un efecto muy positivo en los niños.

A la luz de estos hallazgos, “esperamos que el alcance de la terapia asistida por animales se amplíe en relación con el tratamiento del deterioro motor facial en diversas condiciones como el Parkinson“.

Sin embargo, lo autores reconocen que aun quedan algunas cuestiones sin resolver, como por ejemplo: ¿Ayudan los perros también fuera de las sesiones de terapia, en otros entornos? 

También es posible que los niños que no tuvieron a un perrito en sus sesiones pudieran estar desmotivados y mostrar menos mejoras con la terapia, ya que todos los niños asistieron al mismo centro. 

En cualquier caso el estudio sí que ha podido demostrar que “los perros motivan a los niños a interactuar con ellos, jugando, acariciando, abrazando o corriendo“, una bella y universal forma de comunicación. 

La terapia con perros para niños con trastornos de comunicación muestra resultados esperanzadores
5 (100%) 1 voto
Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds