Marruecos no tuvo fortuna en el sorteo del Mundial. El destino depositó al combinado africano en el Grupo B junto a España, Portugal e Irán, por lo que una clasificación a los octavos de final representaría una sorpresa internacional.

A pesar de la jerarquía de los rivales europeos, los conducidos por el francés Renard confían en su potencial basado en el juego colectivo y su solidez defensiva. La notable seguidilla de compromisos sin derrotas alimentan las esperanzas de comenzar el certamen con una victoria.

Marruecos acumula 18 partidos sin derrotas y sólo es superado por el seleccionado ibérico (llegó con 20 encuentros invictos, pero se quedó sin entrenador) y Bélgica (suma 19). Los Leones de Atlas atraviesan un gran presente, dado que su última caída fue hace poco más de un año: 10 de junio de 2017 fue 1 a 0 adverso en el Stade Omnisport Ahmadou Ahidjo por la Copa África de Naciones.

Marruecos celebra la victoria frente a Eslovaquia (Foto: REUTERS/Denis B
Marruecos celebra la victoria frente a Eslovaquia (Foto: REUTERS/Denis Balibouse)
 
 

Tras la dolorosa eliminación del certamen continental, los de Renard cosecharon los siguientes resultados: Egipto 1-1 y 3-1; Malí 6-0 y 0-0; Gabón 3-0; Corea del Sur 3-1; Costa de Marfil 2-0; Mauritania 4-0; Guinea 3-1; Sudán 0-0; Namibia 2-0; Libia 3-1; Nigeria 4-0; Serbia 2-1; Uzbekistán 2-0; Ucrania 0-0; Eslovaquia 2-1 y Estonia 3-1

Luego de 20 años, Marruecos volverá a disfrutar de una Copa del Mundo. Tras arrasar en una eliminatoria casi perfecta, al convertirse en la única selección que obtuvo los boletos a Rusia sin recibir goles. Su ilusión también se ampara en la realidad de Irán, porque a pesar de disputar su quinta participación en una Copa de Mundo, sus hinchas todavía no han podido celebrar un pase a la segunda fase.

Fuente: INFOBAE
Por qué Marruecos amenaza con ser la sorpresa del Mundial de Rusia
Califique esta publicación
Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds