El presidente Donald Trump declaró que no alentaría a su hijo Barron a jugar fútbol americano porque “es un deporte peligroso”, pero señaló que tampoco se impondría en el camino del muchacho de 12 años -quien juega fútbol- si quiere incursionar al emparrillado.

En una entrevista con “Face the Nation” de la CBS, el presidente dijo que el fútbol americano “es verdaderamente rudo”.

Admitió que los cascos y los equipos protectores han mejorado, pero señaló que “eso no ha resuelto el problema”.

Los cascos y los equipos protectores no han resuelto el problema
Los cascos y los equipos protectores no han resuelto el problema

Trump opinó que la NFL “es un producto magnífico”. Pero, ¿qué haría si Barron quiere jugar?

“Esa es una pregunta muy difícil. Si él realmente lo quiere, sí. Pero ¿entusiasmarlo para ese deporte? No”, respondió el mandatario.

Trump dijo que “mucha gente, inclusive yo mismo, pensaba que el fútbol no tendría éxito en este país, pero se está popularizando rápidamente”.

Expertos han definido la Encefalopatía traumática crónica (CTE) como la enfermedad del fútbol americano. Varias estrellas de alto perfil de la NFL han desarrollado CTE. Por lo que padres, sociedad y fanáticos del deporte están cada vez más preocupados sobre cómo las conmociones cerebrales pueden afectar a sus hijos y jugadores.

La lesión incluso se ha convertido en parte de la cultura popular, gracias a la película Concussion de 2015. (titulada La verdad duele en España).

En los últimos años se han efectuado diferentes investigaciones que solidifican el vínculo innegable entre los años de fútbol americano y los golpes en la cabeza que desencadenan la encefalopatía traumática crónica, una forma neurodegenerativa de demencia que empeora con la edad y solo se puede diagnosticar mediante autopsias.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

Categorías: Deportes

Video Destacados