NUEVA YORK (AP) — Casi una década después de su consagración en el Abierto de Estados Unidos, Juan Martín del Potro jugará su segunda final de Grand Slam en el mismo escenario. El regreso del argentino a tan trascendental compromiso se concretó cuando su oponente no tuvo otro medio que dar un paso al lado.

Rafal Nadal volvió a sufrir con sus rodillas. Del Potro accedió al duelo por el título de su torneo favorito debido a que su rival español se retiró el viernes de la semifinal a causa del dolor que le causaba el tendón rotuliano.

Del Potro ganaba 7-6 (3), 6-2 tras dos horas de partido cuando el campeón reinante anunció que no podía continuar.

“Dejó de ser un partido de tenis al final”, dijo Nadal. “Solo había un jugador en la pista, el otro parado. Odio retirarme así, pero seguir jugando otro set era demasiado para mí”.

El número uno del mundo tiene un historial de tendinitis en ambas rodillas. Al atardecer del viernes, la molestia le empezó a torturar cuando el partido apenas despuntaba. Con el marcador 2-2 en el primer set, Nadal sintió un pinchazo al finalizar un largo peloteo. El fisioterapeuta le vendó la articulación, pero el español se quitó el vendaje en el siguiente cambio de lado.

Su frustración y desconsuelo se plasmaron cuando, sentado en el banquillo, se pegó en la rodilla derecha con una botella de plástico.

El español Rafael Nadal recibe tratamiento durante un cambio de lado en el partido ante el argentino Juan Martín del Potro en las semifinales del Abierto de Estados Unidos, el viernes 7 de septiembre de 2018. (AP Foto/Seth Wenig)

“No me sentí para nada cómodo”, contó Nadal. “No podía correr, no me podía apoyar, ni hacer fuerza para sacar. Sinceramente es muy desagradable retirarme”.

Durante el segundo parcial, Nadal apenas se podía desplazar y se pudo escuchar cuando dijo que iba a retirarse. Fue lo que hizo eventualmente.

“No es la mejor manera de ganar un partido”, dijo Del Potro. “Me gusta jugar contra Rafa porque es el tenista más luchador. No me gusta verlo sufrir y estoy triste por él”.

Su rival de turno será el serbio Novak Djokovic, quien alcanzó su octava final del US Open al vencer 6-3, 6-4, 6-2 al japonés Kei Nishikori.

Djokovic busca su tercer título en Flushing Meadows y el 14to cetro de Grand Slam de su carrera. El serbio, sexto preclasificado, se perdió la edición del año pasado debido a una lesión en el codo derecho.

Fue el segundo abandono de Nadal en un grande esta temporada. También se retiró durante el quinto set de su duelo de cuartos de final del Abierto de Australia ante Marin Cilic por culpa de una dolencia en el muslo derecho. Meses después, en el Abierto de Francia conquistó su 11mo título en la arcilla de París, y el 17mo grande su carrera.

Nadal venció a del Potro en las semifinales del año pasado y vapuleó a Kevin Anderson en la final para su tercer título del US Open.

Desde los cinco títulos seguidos que ganó Roger Federer entre 2004-08, nadie ha pido revalidar el título en el último grande de la temporada.

La racha de Federer se vio interrumpida al año siguiente al perder con Del Potro, el único título del argentino en un Slam. El tercer cabeza de serie había perdido ante Nadal en sus últimos tres enfrentamientos, todos en las grandes citas.

Hace nueve años, la “Torre de Tandil” irrumpió en el escenario de Nueva York. Con su demoledora derecha, Del Potro tumbó a Nadal en semifinales y luego a Federer en la final.

Apenas tenías 20 años y quedó señalado para ganar más títulos de Grand Slam, pero un suplicio de lesiones con las muñecas le costaron dos años y medio de su carrera.

“Es un amigo que aprecio, alguien que respeto muchísimo”, dijo Djokovic. “Todos nos afligimos por su calvario con las lesiones”.

Fueron cuatro operaciones en total: una en la muñeca derecha y tres en la izquierda. Llegó a hundirse al puesto 1.045 del ranking en 2016, la temporada en la que resurgió con la conquista de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río y el primer trono de Argentina en la Copa Davis.

En plenitud, Del Potro ganó en marzo el título de Indian Wells — su primero en un Masters 1000 — y el mes pasado alcanzó el número tres del ranking, su mejor posición histórica.

El argentino Juan Martín del Potro devuelve ante el español Rafael Nadal durante las semifinales del Abierto de Estados Unidos, el viernes 7 de septiembre de 2018. (AP Foto/Seth Wenig)

“Estoy feliz de volver a la final”, dijo Del Potro. “Tiene gran significado, no me esperaba volver a una final de Grand Slam. Este es mi torneo favorito y mis mejores recuerdos son los de 2009 aquí. Pero entonces era un niño, y ahora soy más viejo”.

Para la final del domingo, Del Potro volverá a contar con el aliento de un grupo de 14 amigos de su infancia en Tandil que la han acompañado durante esta travesía Esa “banda”, como los define, fueron claves para que no se rindiera en 2015, cuando estuvo a punto de retirarse del tenis por el suplicio de sus muñecas.

“Fue un momento en el que no sabía si podría ser un tenista otra vez”, valoró.

“Ahora que todo llega, obviamente que las ilusiones crecen y las expectativas son altas”, añadió. “Yo trato de volver un poco a la tierra y mantenerme calmo, equilibrando con esos años anteriores y así encontrar el punto medio para estar tranquilo”.

El argentino Del Potro a la final del US Open tras abandono de Nadal por una lesión en la rodilla
5 (100%) 1 voto
Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds