El yin-yang al cual se refiere la filosofía china es la exposición sobre la energía, señalando las características opuestas en la naturaleza. Cada objeto, situación o elemento se relaciona con estas cualidades duales.

El libro Huang di Neijing no solo resume la norma referida a los opuestos de la naturaleza, sino que revela que el yin-yang es el principio básico del Dao.

El yin-yang es la norma fundamental de crecimiento, existencia y muerte de todas las materias en la Tierra y en el Cielo. Las características del yin-yang son opuestas: tranquilidad y ansiedad, forma y dispersión, hombre y mujer, izquierda y derecha, agua y fuego, frío y calor.

Yin-yang posee una doble característica: son opuestos, pero a la vez dependen el uno del otro y bajo ciertas circunstancias pueden cambiar al lado opuesto.

La clave en cada ser de la naturaleza es alcanzar un estado estable y un equilibrio adecuado para mantener la marcha normal de los asuntos, su desarrollo y sus cambios. Por ejemplo, si los dos no son compatibles, es como si hubiera primavera, pero sin existir el otoño, o como el invierno sin que existiera el verano. Tienen que estar juntos, unidos y en armonía.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

Ir a la portada de BLes.com.

Video Destacados