Este artículo es la continuación de ¿Por qué nos enfermamos? (1ra parte).

La visión de la medicina china sobre el origen más profundo de las enfermedades y la única manera de evitarlas por completo.

Con reglas morales, el cuerpo no se enferma tanto

La gente en el tiempo antiguo vivía de acuerdo con normas éticas. La mayoría cultivaba su espíritu y refinaba su cuerpo, lo cual la convertía en gente virtuosa y, por lo tanto, sana. No se enfermaba porque al ser buenas personas, tenían de (virtud). Es una razón muy simple.

Este de es una clase de materia blanca. A los ancestros chinos se los escuchaba decir habitualmente que hay que “acumular ‘de“‘ y no cometer maldades para “no desgastar ‘de‘. Ellos sabían qué importancia tiene este asunto. Este de se encuentra alrededor del cuerpo humano y forma un campo. Cuando sufrimos, aguantamos golpes o actuamos correctamente, estas acciones crean materia blanca, de. Por el contrario, cuando el hombre hace maldades, genera y recibe una materia negra llamada ye (que sería el ‘karma malo’ del que habla la religión budista).

Pero en la vida y la materia siempre rige el yin yang, los dos opuestos. Entonces, la materia negra —ye— y la materia blanca —de— existen al mismo tiempo y mantienen una relación estrecha entre sí que responde al equilibrio del universo.

En la China antigua todos sabían de un principio, un principio del universo: “si no se pierde, no se gana; si se gana, hay que perder”; aunque uno sólo quiera ganar sin dar nada a cambio, las leyes del universo tarde o temprano equilibrarán las cuentas. A la mayoría de la gente de hoy le cuesta creer esto. Alguien podría decir: “¿Y quién desempeña esta función justiciera? ¿la policía? ¡Si ni siquiera pueden ordenar el tránsito!”. ¿Qué ocurre entonces?

En las creencias budistas y daoístas se dice que si uno tiene de, si no gana en esta vida, ganará en la próxima. Los chinos creen que el de y el ye son las únicas cosas que uno se lleva al morirse y que trae cuando se reencarna. Si una persona nació con mucho de, tal vez sea un alto funcionario o gane grandes fortunas y pueda tener lo que quiera. Todo eso lo intercambia por el de que ha acumulado en vidas pasadas y ha traído al reencarnarse. También se dice que si una persona no tiene ni una pizca de esta materia blanca —de—, tanto su cuerpo como su alma se extinguen.

¿Entonces por qué en los primeros tiempos muy pocas personas se enfermaban y no existían enfermedades raras y poco comunes? Porque las personas tenían más de. La gente estaba en armonía con el Cielo, entre sí y con la naturaleza, pues seguía un estándar moral más elevado; sabía qué era correcto y qué era incorrecto. En aquel tiempo, la gente vivía con los sabios; los sabios le enseñaban a cuidar su salud, a no dejar que su cuerpo se deteriorase; le enseñaban a practicar el ejercicio moderado, el sueño moderado, cómo vestirse adecuadamente, cómo comer de forma moderada. La gente escuchaba a los sabios, seguía sus enseñanzas y casi nunca se enfermaba.

En el tiempo medio, la gente ya no escuchaba tanto a los sabios y sus pensamientos se volvieron más complicados. Como dice la historia bíblica de Adán y Eva, ellos dejaron de escuchar el mandato divino y empezaron a escuchar a la serpiente. La moral en el tiempo medio decayó poco a poco y, a medida que la materia negra se acumulaba, las personas se volvían más propensas a enfermarse. Cuando decae la moral, se hacen cosas malas y se obtiene materia negra, ye; por eso hay sufrimientos, dificultades y diferentes enfermedades. Con el tiempo, surgen más y más enfermedades nuevas y extrañas; porque el deterioro se acentúa y, en vez de saldar las cuentas, se acumula más y más ye.

Según esta antigua filosofía, la única forma de evitar completamente las enfermedades y los sufrimientos es elevar el estándar de moral y estar claro en distinguir lo correcto de lo perverso. En realidad esto no es tan difícil, ¿o sí?

¿Qué es el yin y yang?

El yin-yang al cual se refiere la filosofía china es la exposición sobre la energía, el frío y el calor, señalando sus dos lados opuestos, dos extremos. Huang di Neijing no solo resume la norma referida a los opuestos de la naturaleza, sino que asimismo revela que el yin-yang es el principio básico del Dao. Conforme a la teoría del yin-yang en la medicina china, expone muy en detalle el principio fundamental, la regla de oposición y la conexión entre yin y yang.

En general, el yin-yang en Huang Di Nejing tiene dos enfoques:

  1. Se refiere a la naturaleza. Las cuatro estaciones son el fundamento de las miríadas de materias. Por eso, los sabios consideraban nutrir el yang durante la primavera y el verano y nutrir el yin durante el otoño y el invierno. Esto significa que los sabios sabían cómo ajustar sus cuerpos de acuerdo con el yin y yang en función del tiempo.
  2. Es una explicación general sobre la regla de opuestos en la naturaleza. El yin-yang es la norma fundamental de crecimiento, existencia y muerte de todas las materias en la Tierra y en el Cielo. Las características del yin-yang son opuestas: tranquilidad y ansiedad, forma y dispersión, hombre y mujer, izquierda y derecha, agua y fuego. En otras palabras, yin-yang es simplemente una recapitulación o resumen de las características opuestas en la naturaleza.

Yin y yang, bajo ciertas circunstancias, pueden cambiar al lado opuesto. Yin-yang, además, posee una doble característica: son opuestos, pero también dependen el uno del otro. La clave es alcanzar un estado estable y un equilibrio adecuado para mantener la marcha normal de los asuntos, su desarrollo y sus cambios. Por ejemplo, si los dos no son compatibles, es como si hubiera primavera pero sin existir el otoño o invierno sin que hubiera verano. Tienen que estar juntos, unidos.

Share
Categorías: Cultura

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds