Los textos antiguos de muchas culturas han mencionado una longevidad increíble en personas que vivieron 200 años o incluso aún más.

Las características que compartieron estas personas, ya sean legendarias o históricas, incluían la búsqueda de calma interior, destacando la importancia de la virtud.

Peng Zu, descendiente del Emperador Amarillo en China siempre lucía muy joven, incluso en sus últimos años. Vivió a través de varias dinastías y falleció a los 880 años.

Otro caso fue Li Ching Yuen – quien vivió más de 256 años- y fue instructor de artes marciales y herbolario.

Según registros bíblicos, el patriarca Noé, constructor del arca, vivió 600 años antes del diluvio y luego del mismo vivió otros 350 años. Estos son solo algunos de los casos, pero hay aún muchos más.

Si bien hay quienes argumentan que estas increíbles personas son solo un producto de la mala interpretación de los registros, lo cierto es que hay muchos indicios en los textos para creer que verdaderamente existieron y vivieron por cientos de años.

Desde la antigüedad, la longevidad ha estado conectada a las prácticas taoístas de alquimia interna y a la cultivación de mente y cuerpo que enfatiza el desarrollo espiritual.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

Ir a la portada de BLes.com

Temas: Categorías: Cultura

Video Destacados